cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Demonios ¿Lo amo?
Varios |
13.07.15
  • 5
  • 1
  • 303
Sinopsis

Un ángel cautivado por los humanos recorre el mundo en busca de ver sus cambiantes facetas, cuando encuentra con uno que atrae por completo su atención, al verlo vivir entre ellos y estos le maltratan, el decide protegerle, su ley divina le impide meterse en los asuntos humanos a excepción que este sea solicitado y aprobado por los cielos, ignorando por completo esta condición, desciende al mundo mortal y cuidar de quien se introdujo en sis pensamientos.

“No siempre el amor es una justificación a las decisiones que  tomamos”

-Este aire es tan tranquilo, justo como el… (Risa entre cortada)

Las copas de los arboles eran mecidas por la brisa del viento, mientras indiferente el chico aun derribado en el suelo observaba, el pasto se acomodaba en su cuerpo, mientras que con sus manos apretaba su pecho, mordió ligeramente su labio mientras enfurecido exhalo, sin poderse levantar solo exclamo:

-Ahora es cuando necesito un Ángel-

Cerrando con fuerzas sus ojos unas lágrimas brotaron de sus ojos,

-¡No pienso rendirme! ¿Lo oyes?  –Exclamo intentando de alguna manera levantar su puño mirando firmemente el cielo-

Unos campesinos al pasar por las orillas del pueblo vieron a un sujeto de aspecto andrajoso, desconcertados no querían acercarse pero cuando aquel chico los miro solicito su ayuda, por lo que decidieron acercarse y llevarlo con ellos, más tarde el chico aun herido con un poco más de fuerza se levantó con dificultad, se percató de la humildad extrema en la que vivían esas personas  su cara reflejando una infinita tristeza se dirigió a ellos;

-¿Cómo piensan en ayudar a un extraño cuando se nota que ustedes apenas pueden mantenerse?-

Los campesinos parecían seguir en sus deberes sin prestarle atención al chico, este incomodado por ver cómo era ignorado golpeo con poca fuerza el mueble más cercano a él, estos de inmediato mostraron su desagrado por su actitud, cansados respondieron;

-Solicitaste nuestra ayuda, no podríamos haberte abandonado incluso si eso significaba darte nuestro alimento-

-Ahora que lo sabes debes ser más agradecido- -replico el otro-

-lo lamento… pero no creo que deban hacerlo no soy alguien que merezca ayuda, -mirando tristemente el joven débil se desmayó en lo que parecía un comedor cocina-

-Debes ser fuerte, quizás este sea nuestra última vez juntos pero mi amor por ti transcenderá te prometo que podrás sentirlo- (Eco en su mente)

(Pensamientos*) Su voz, solo eso se quedó conmigo, no he podido sentir nada, ¿Dónde estás? Si supieras la falta que me haces ahora…

-(hablando) Te necesito conmigo  –Despierto- ¿Que sucede? ¿Qué me paso?

-Sufriste un desmayo, pensábamos que eran heridas leves, y estabas bien cuando te trajimos, pero tu temperatura subió mucho, ¡No deberías levantarte!

-tonterías, debo regresar… -sujetándose el pecho-

-¿A dónde iras?

-A mi hogar –cabizbajo-

-Ese lugar fue destruido no podrás volver, ahora son puras ruinas.

-Me encontrara ahí, yo sé que regresara por mi –tapándose el rostro comienza a llorar-

-¿Tenias familiares ahí? O ¿Cuál es tu insistencia en volver a un sitio donde no hay nada?

-Él me dijo que viviríamos felices… -apretándose mas fuerte el pecho el dolor le hace retorcerse-

-¿Qué te sucede? ¡Deja que veamos lo que te provoca dolor!

-conteniendo el dolor se descubre, los campesinos no pueden creer lo que sus ojos distinguen, toman un par de camisas que tienen al alcance intentando limpiar lo que parece una herida que recorre su pecho y estomago del grosor de unos 5 cm, palpitante la cicatriz parece tener vida propia extendiéndose por el resto del cuerpo-

-¿Desde cuándo?

-Eso debería importarnos menos, parece delicado y si ¿llamamos un médico?

-Haciendo un gesto niega con la cabeza- Ni tú ni yo tenemos para pagar uno,

-No podemos dejarlo morir,

-el chico se coloca de nuevo la camisa, se levanta mientras lo que parece ser una sonrisa forzada agradece la hospitalidad de los aldeanos y decide retirarse, antes de marcharse uno de ellos le detiene cogiéndole del brazo-

-¡No debes irte! Quizás no tengamos para doctores pero te cuidaremos,

-¿Porque se esfuerzan tanto por mí?

-la mirada del campesino se torna triste agachando la cabeza narra su situación-

-Nosotros éramos una familia no acaudalada pero nunca nos faltó nada, vivíamos muy bien, un día mientras recorríamos los campos  encontramos a 2 personas en muy mal estado, un niño y un joven maduro, los cuidamos hasta que estuvieron mejor, cuando se marcharon, volvimos a ver al joven maduro, justo después de haber adoptado a un joven, parecía muy descuidado, ese chico lo quisimos como a un hijo, pero un día vinieron unos soldados por él, cuando fuimos por él, la prisión donde había sido encarcelado se incendió y ocasiono muchas bajas en el ejército y muchas muertes de prisioneros incluyéndolo a él, cuando te vimos en esa situación le recordamos, perdimos todo nuestro dinero intentando salvar a nuestra hija de una enfermedad muy rara, los doctores nunca supieron explicarnos lo que le sucedía.

-Quédate con nosotros, ¡Por favor!

-Lo que me piden es que mantenga viva la memoria de un hijo que ya no existe,  de esa manera sanar la herida que les dejo, pero déjenme demostrarles que yo tengo mi propia herida y por lo que ven, va creciendo, pronto moriré y no quiero hacerlo hasta ver que el vuelva, por eso debo volver a donde me encontraron-

-¿Por lo menos puedes decirnos tu nombre?

-No recuerdo mi nombre pero recuerdo al que si lo sabe,

-¿Cómo se llama tu amigo que esperas?

-Su nombre es Ángel

-Eso es imposible….

-¿Ahora que balbucea anciano?

-Ángel se llamaba el joven maduro que rescatamos aquel día, y con el vino un niño llamado Addamaz,

-¿Addamaz? –inmutado, una sensación electrizante envolvió su cuerpo, a su vez parecía un ardor recorrerle, inclinándose abrazaba sus piernas esperando que el dolor desapareciese, ¿Por qué no se va? –se repetía varias veces cuando la herida comenzaba a sangrarle-

-¡Vamos a curarte! ¡Deja de apretarte lo empeoraras!

(¿Que es esta sensación? ¿Por qué tengo que recordarte? Me siento solo…)

Ángel) Addamaz…. Te amo…

-Esa voz  ¿De dónde vino?  –mirando a su alrededor los aldeanos dormidos  cerca de él percatándose que ellos dormían en el suelo, con su fuerza restante los cargo y los acomodo en la cama cubriéndolos, sonrió levemente al recordarlos y con su mirada agradeció el gesto y se marchó, su travesía por volver se había complicado ya que no le sobraba energía alguna para seguir avanzando, una luz tirito en el cielo, enceguecido cerro sus ojos al abrirlos levemente vio como un ser iluminado completamente por una luz celestial, descendió del cielo y le abrazo, colocando sus manos en su pecho, recorrió con sus dedos la herida mientras que a su vez parecía sanarle por completo-

-¿Volviste?

-Por ahora no puedo regresar a tu lado, Te amo. –Desapareciendo-

- (Llorando) Esperare… 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • solo puedo decir que te me llevas 5 estrellas :)
  • La soledad y el vació, sentimientos de agonía, para quien por fin descubrió, lo que es el amor.

    Un homenaje al amor perdido...

    Un joven camino a descubrir su orientación sexual, se transforma en una personalidad rota y un futuro incierto.

    Has sentido esa vibrante sensación cuando te das cuenta que encontraste algo que te apasiona? Comparto aquí mi primera vez.

    Una época donde el mas apto es apartado y el mas fuerte valorado, una joven escritora de novelas de amor, indaga el mundo en busca de historias de asesinos los mas crueles para levantar el nombre de su empresa, ella sin saber como empezar, su destino se ve afectado cuando uno de sus libros son manchados con tinta roja, la sangre de su primer victima.

    Un ángel cautivado por los humanos recorre el mundo en busca de ver sus cambiantes facetas, cuando encuentra con uno que atrae por completo su atención, al verlo vivir entre ellos y estos le maltratan, el decide protegerle, su ley divina le impide meterse en los asuntos humanos a excepción que este sea solicitado y aprobado por los cielos, ignorando por completo esta condición, desciende al mundo mortal y cuidar de quien se introdujo en sis pensamientos.

  • 6
  • 4.67
  • -

me gusta cantar dibujar e intento aprender varios idiomas me gusta un platica constructiva y llena de creatividad.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta