cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Desconfianza
Terror |
07.04.15
  • 5
  • 2
  • 579
Sinopsis

Las personas somos seres indefinidamente impredecibles. Nadie es igual a nadie, y por lo tanto todos tenemos misterios en nuestro interior. ¿Puedes conocer las intensiones de una persona con solo mirar sus ojos?

Desconfianza

Ricardo era un joven atlético, esbelto, muy alegre, tenía esa simpatía que todo el mundo desea tener. Yo era su amigo, se podría decir que el más cercano, salíamos regularmente a tomar un café o simplemente para conversar. Ricardo estaba muy enamorado de su novia Mishell, ella era una chica muy hermosa, tenía ojos azules, cabellera rubia y un cuerpo fantástico. Ricardo me comentaba en ocasiones que entre y ella y él nunca habían peleas, me decía que ella era muy madura y que sabia llevar muy bien la relación. Literalmente en sus palabras decía: “Ella es la chica que siempre anhelé tener, creo que me casaré con ella”. Ellos llevaban ocho meses de noviazgo, regalos, dedicatorias y un sinfín de cosas eran las frecuentes entre ellos.

Él tenía tanta confianza conmigo que hasta me comentaba la intimidad de su relación. Ricardo me decía que nunca habían hecho el amor en su casa, ni en la de ella, sino que cada vez que se presentaba la oportunidad, tenían que ir a un hotel, él me decía que a ella no le parecía correcto que de novios tuvieran intimidad en sus casas, porque pensaba que hacer el amor en la casa era solo para personas casadas. Entre palabras Ricardo me dejaba ver que tenía sus dudas al respecto, ya que ninguna chica pensaría de esta manera, “¿Para qué pagar si tienes tu propia casa para intimar?“ Era la pregunta que Ricardo se formulaba cada vez que hablábamos.

Un día como todos al salir de la universidad me comentó que tenía esa espina de duda y que ese día se la sacaría, ya que estaba pensando en seguir a Mishell y ver si le ocultaba algo, pudiera ser que estuviera casada y por tal motivo no quería que él fuera a su casa, o simplemente tenía un hijo y por temor de perder su amor no se lo comentaba. La conversación quedó allí y desde ese día nunca lo volví a ver.

Fui a su casa y me dijeron que él se había fugado con su novia y que jamás volvería al lugar; pero noté en los ojos de su madre que lo que me decía era una mentira. Pasaron los meses, yo estaba descansando en la sala de mi casa y tuve la intensión de entretenerme un poco en la tv, casualmente el canal sintonizado estaba transmitiendo en vivo la captura de un psicópata asesino, se veía muy interesante así que me quedé atento observando lo que sucedía. El noticiero revelaba que la policía andaba detrás de este personaje hacía ya varios años. La captura se efectuó en el apartamento del asesino, revelaban que los vecinos del lugar habían escuchado gritos de dolor y eso los había alertado.

Todo parecía muy común en estos casos, hasta que relevaron la dirección en donde vivía el asesino, me quedé perplejo, asombrado, atónito, realmente estaba estupefacto por la noticia. La dirección del psicópata asesino era exactamente la misma dirección en donde vivía la novia de Ricardo. Un camarógrafo atrevido se acercó a la patrulla que transportaba al asesino y reveló su rostro. Aquel desquiciado personaje era Mishell la novia de Ricardo. La noticia recorrió el mundo y poco tiempo después se reveló que ella torturaba a sus víctimas, desollando sus pieles y manteniéndolos refrigerados para que no perdieran sangre y de esa manera se mantuvieran vivos el mayor tiempo posible. Dentro de la gran lista de personas mutiladas y torturadas estaba el nombre de Ricardo, aquel joven iluso que un día calló en manos de una mujer hermosa con una mente desquiciada.

 

P. Cardona 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 27
  • 4.33
  • 515

Soy una persona que disfruta redactar historias cotidianas y un poco extrañas. A veces están en mi mente y otras veces en el ambiente.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta