cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Descubre
Varios |
05.07.15
  • 5
  • 2
  • 966
Sinopsis

Descubre

Dos pájaros de pechos amarillos se posaban sobre un cable eléctrico de la calle Corrientes al 1000: sobre un lado de la plaza Alberdi. Hermosos eran estos, la brisa se sentía fresca en la reciente mañana donde el sol apenas había iniciado a hacer su aparición. En el cielo celeste donde comenzaba a atisbarse los primeros rayos diurnos, encima de aquellas dos aves, una estela blanca se manifestaba producida por el paso de un avión muy en lo alto; ¿Adónde sus pasajeros se dirigían?, ¿Cómo será la vida del piloto y de su copiloto?, ¿Estarán disfrutando de sus trabajos y sus vidas esas azafatas?, ¿Cómo habrán sido sus vidas y que decisiones las llevaron a elegir de vocación la de azafata?, y en fin, ¿Era un avión privado o público?, ¿Civil o militar?. Simplemente no lo sé, pero eso pregunto.

  Seguí mi caminata entre el dominante frío de la mañana. Autos y personas veía pasar e irse, unos policías custodiaban el desarmado escenario de un evento que había terminado ayer. Una policía, dos policías, un policía, dos policías, no sabría decir con exactitud, entre ellos charlaban y su radio sonaba constantemente con la voz de una señora que daba indicaciones, yo trotaba de paso, vuelta tras vuelta alrededor de la plaza Alberdi. Eso fue antes pero ahora mi menta absorta y etérea se siente mientras escribo esto, mágico es ver como cada letra pareciera surgir de la nada desde el fondo blanco en el cual escribo, simplemente inefable, mágico, sumergido en un estado de levitación me siento.

  Pero prosiguiendo con los sucesos de las primeras horas de la luz solar allí me encontraba yo, gélido, y sólo me había puesto una remera para salir, pero no es que aquello me importe ya que por lo general siempre fui bastante insensible con respecto a lo que a temperaturas se refiere, sí, así soy yo. Me acuerdo haber dicho una metáfora cuando entre a la Facultad  de Filosofía y Letras: -Durante veinte años he vagado y ahora he encontrado un oasis-, lo había dicho por decir, lo primero que se me había venido a la cabeza, pero no fue tan así, inconscientemente había dicho una gran verdad, durante veinte años he vagado durante toda mi vida y ahora por fin he encontrado lo que necesitaba: algo que tal vez empiece a construir el sentido que ando buscando, veremos qué sentido será ese. Pero un oasis es una parada transitoria ya que dentro del desierto aún me encontraría, al menos que tenga pensado varar allí durante el resto de mi existencia, si es que mi consciencia y mi moral nada oponen a aquello. Tengo 21 años, este año he entrado a la Facultad, durante dos años no estuve haciendo más que holgazanear, 5 de Julio del 2015 es hoy, las once y diecisiete minutos es cuando escribo “esto”.

  Termino de correr las vueltas, hice diez, me dolía el tobillo del pie derecho pero igual proseguí. Fui al tobogán y allí estire ambas piernas. Debido a las actividades organizadas en ese lugar todos los perros y vagabundos que allí descansaban ya no están más, ¿Dónde se habrán ido?, ¿Quién los habrá hecho marchar?; ¿Qué es preferible querido lector, el amor o la amistad?, yo era amigo de una compañera mía a la cual le dije que estaba enamorada de ella, ella se desconcertó y la perdí como amiga. Mala suerte, no. Estúpido, sí. No recuerdo nada más que cosas monótonas luego de haber estirado mis piernas: haber bajados unas escaleras hacia la acera, caminar, volver a mi departamento y ponerme a escuchar un poco de música.

  Debo de admitir que soy un poco infantil y nostálgico, bueno bastante pero no siempre es así además de que tengo a su vez su contraparte. Me gusta escuchar música de dibujos viejos. Ayer fue el último día de aquella actividad libre y gratuita al aire libre denominada “Tucumán crea”, oía cantos y bailes con su música dispersándose por el aire y penetrando en mis oídos. Últimamente me fue mal en Italiano, y en Griego aunque no sé la nota, pero espero por lo menos sacarme un seis. No he dicho que estudio filosofía y para ser más exacto la licenciatura. A veces cuando voy al cerro o salgo a correr uno que otro perro me sigue, y me gusta. Ya me he bañado, desayunado, me he sacado la ropa toda sudada y transpirada, cambiado, ahora tengo pensado hacer una guía que el ayudante de historia de filosofía antigua, Leandro, nos ha dado a toda la clase, para luego enviársela por correo electrónico una vez que la realice. Me empezó a doler un poco la espalda así que dejaré momentáneamente de escribir, no quiero seguir tampoco. Me siento un poco confundido cuando estoy cerca de ella porque todavía este sentimiento en mí hacia ella no se fue del todo y todavía sigo un poco enamorado, pero deseo que así no sea porque sé que ella así lo prefiere,  porque yo así lo quiero.

  Pero todavía sigo confundido cada vez que veo sus ojos, cada vez que oigo su voz… idiota. Vuelvo a ver a aquellos dos amarillentos pájaros volando tan sublimemente por afuera de mi balcón, salgo, veo el celeste cielo, las blancas nubes, y todo la ciudad tan llena de vida, de tantas personas con sus diversas personalidades, anécdotas, y me digo: -Qué bello es todo esto-, mientras despido con mi vista a las aves que se pierden adentrándose en el lejano horizonte. Un llanto de alguien en agonía me despierta de mis sueños idealistas… 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Hola soy Lucas, ya que todos moriremos algún día aprovecho para saludarles por más que tal vez nunca conozcan mi rostro actual y mi voz, aunque por lo menos saben mi nombre pero, eso sirve de poco o nada, ¿O estaré equivocado en todo lo que digo?...

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta