cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Desde las alturas de Madrid
Reales |
15.11.14
  • 5
  • 1
  • 1546
Sinopsis

Soñando con conexiones invisibles. Fragmento de la novela que estoy escribiendo a paso lento pero decidido.

Siempre que he subido a un avión he sentido la misma sensación. Podría pensarse que me refiero, como tanta gente, a la sensación de volar, de suspenderse en el aire, de las diferentes fuerzas de aceleración, ascensión y gravedad actuando al mismo tiempo y revolviéndonos el interior. O quizá al ruido o las luces de la ciudad. Las caras de miedo de algunos pasajeros que intentar ocultar que están nerviosos relajando algunas facciones, pero haciendo de esta forma más evidente la tensión de las otras. No. Desconozco si lo que yo siento tiene algún significado o si le sucede a más personas, pero lo que me enturbia los pensamientos cuando despega un avión, son los coches. La carretera sobre la que volamos. Casi siempre la A-2 en dirección a Zaragoza, separando las ruedas de alguna de las pistas del gran aeropuerto de Barajas de Madrid. Los coches circulando lentamente bajo nuestros ojos. Pienso en que ahí dentro hay personas que conducen, que piensan, dentro de esos recipientes metálicos que se mueven incesantes. Los observo y me fijo en uno de ellos, preguntándome si esa persona sabrá que la miro, allí desde las alturas. Desde dos objetos tan impersonales, artificiales, a cientos de metros, observo el coche y por alguna razón noto la conexión con esa persona, sé que me está mirando. Me veo a mí mismo hace tantos años cuando era un niño y desde la parte trasera del coche luchaba por ver la sombra que nos adelantaba ahí arriba. Veo a ese niño clavando sus ojos en mí, preguntándose quién habrá dentro del pájaro metálico que se va hacia algún lugar desconocido. La conexión se cierra y me veo a mi mismo como en un espejo, siento el calor de ese desconocido que me observa y que algún día crecerá y será yo, y seguirá observando con esa misma curiosidad y ambición de soñar a los coches que circulan, a los aviones que vuelan. Soñando con conexiones invisibles y personas que también creen en ellas, unas pocas entre la multitud que me parece estúpida, pero por alguna razón, siempre creo que dentro de ese coche que observo hay una que me entiende.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 72
  • 4.68
  • 12

Guionista. Escritor, entrenador de fútbol, socorrista y monitor de padel. Un poco de todo, nada de mucho y 20 años menos.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta