cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
Desde las profundidades de mi
Amor |
09.02.16
  • 4
  • 0
  • 715
Sinopsis

no son despedidas, son sentires

Divagar, suponer, callar…… no más, quiero actuar. Debo hacerlo, aún con la claridad de tus últimas palabras.  Vale o no la pena? Para mí la vale toda, posiblemente para ti, un mensaje que no deseas leer… Dudé muchas veces en si escribirte o no, pero dentro de toda esta tormenta fue la única forma que encontré para desahogarme. Sabes que para mí es la mejor forma de expresarme… Puede que estas letras queden simplemente plasmadas en el lector y no tienen que ser más sino eso: letras. No estoy pretendiendo con esto confusiones ni malinterpretaciones, tal vez sólo pretendo que comprendas que quiero hacer bien las cosas. Por favor léeme hasta el final.

 

Hoy tengo que dar un paso atrás, tal vez quise engañar al destino, ese que me repetía una y otra vez que me alejara de ti, y ahora me está obligando a decirte adiós con todo el dolor de mi corazón, un dolor tan grande que no se va.

 

Tenía un miedo inmenso a perderte, es que no quiero hablar de afirmaciones, no ves que no quiero perderte! No puedo hacerme a la idea de ya no tenerte, de resignarme a ya no verte nunca más… Es que con decir adiós, con despedirnos, esto no va desaparecer, mis sueños a tu lado siguen dentro de mí,  no voy a dejar de dibujarte en mi mente en cada momento…  No te quiero lejos, me encuentro en el vacío, es como si una espina atravesara mi corazón

 

No encuentro las palabras, los minutos están siendo años, mis pasos no quieren buscar un horizonte pero ya no puedo negarme algo en lo que fuiste tan concluyente y definitivo….Motivos para luchar por este amor tengo miles, pero el único que no depende de mí, está siendo mi duelo… Esto de perderte me desconsuela, mi mundo está de cabeza, acabas de partir y estoy con el alma hecha pedazos.

 

Quisiera engañar al tiempo, y congelar la última vez que te besé, tu último abrazo…  Me consume el pensar en cómo y dónde estarás? Es que significas tanto para mí, me importas tanto y no saber de ti me ahoga lentamente… No dejo de pensar en lo que pudo ser y tal vez nunca será… Es que así te vayas, tu presencia sigue perdurando en mí, cierro mis ojos y  aquí estás tú.  Trato duramente de decirme a mí misma que te has ido, pero sin embargo te siento conmigo.

 

Se lo que te dije alguna vez sobre el complemento que eras en mi vida, y que si te ibas de ella, no iba a cambiar mi suerte… Pero únicamente hasta el momento en el que ya no estás aquí, me doy cuenta que eras mucho más que eso. Aun no entiendo cómo se dio todo esto, pero así fue y supe que eras alguien diferente y algo dentro de mí se movió, y el tiempo y los instantes que compartimos me mostraron un poco más quien eras, y ese personaje me tramo, me tramo bastante… Tú y solo tú lograste entrar en mi corazón y en mi vida de una manera asombrosa. Fuiste, eres y serás la canción de amor más hermosa. Nunca fuiste un obstáculo para mi felicidad, sólo tocaste mi alma y volví a sonreír…me hiciste feliz todos los días.

 

Te he dicho que la ausencia revela los sentimientos y deseos más profundos, y cada segundo sin ti es un te quiero más y más fuerte. Tengo tu sonrisa y tu mirada en mi mente, y siento que no es suficiente, mi corazón se niega a olvidarte, sabe que te está perdiendo y empieza a quererte como jamás lo hizo porque sabe todo lo que compartimos, sabe que el lugar que tienes en él es intocable.

 

Pero está el otro lado de las cosas, y te comprendo, entiendo lo fuerte que es esto para ti, lo difícil que es tomar una decisión, y una parte de mí me dice que me aleje, que fue tu elección, que deje que el tiempo escriba nuestros caminos y que la espera será mi guía… que deje mis ilusiones a un lado, que la vida no es una comedia color de rosa con el final “felices por siempre”, que lo acepte de una vez por todas. Me dice Ojos de escarcha, ya has pasado por esto antes, que no es el fin del mundo -así yo quiera ver el mundo a tu lado- , que por algo suceden las cosas, que todo tiene un motivo, una razón y un sentido -así en este momento no lo vea-…, que necesitamos esta soledad para aclarar nuestra mente y saber lo que realmente queremos. Y que es cuestión de tiempo… maldito tiempo… que es una prueba que me está poniendo la vida y entiendo que esto es lo más raciona que podría hacer….

 

Solo que hay otra parte diciendo que no puedo darte ese adiós para siempre… así no funciono, así no actúo… y esta situación me está forzando a ir en contra de todo lo que soy y siento… Que más bien deje las decisiones racionales para las matemáticas, nunca para los sueños. Por qué reprimir nuestros sentimientos? Me pides callar algo que me abruma, negarte, ocultar lo que siento, perderme en el universo y hacerme invisible… Lo intento, pero sí sólo supieras cuanto te extraño, no soy capaz de alejarme así!! Te entiendo pero también entiéndeme a mí, cada minuto aumenta éste dolor y la distancia empieza a ser cada vez más evidente.

 

Perdóname por escribirte de esta manera, pero me encuentro en silencio dentro de un laberinto sin salida sin poder expresar lo que hay en mi interior.  Intento explicarme qué es lo me que sucede? Es que soy una ciega soñadora y estoy en un sueño del que no quiero despertar?  Sé que me tengo que ir y sin embargo hay algo en el fondo de mi ser que me dice NO LO HAGAS!!! A veces lo llaman intuición, la voz de la conciencia, un sexto sentido, o sencillamente una idiotez…. No lo sé…. Es que quién se inventó que a un amor tan puro y verdadero como el nuestro hay que dejarlo ir?? Se me hace una idea desacertada. Aún me cuesta creer que éste es el fin y que el remedio es dejarte ir y sacarte de mí como si no fueras nada ni nadie… Es que siento que me estoy yendo cuando más nos necesitamos…

 

Sólo me digo una y otra vez que no quiero perderte, que quiero desafiar al mundo entero. No quiero que te conviertas en parte de mi pasado… Si la razón de tu despedida llegara a cambiar, quisiera estar para ti y hacer realidad nuestros sueños, entregarte todo lo que siento, cuidarte sin remedio y seguir enamorándonos a destiempo.

 

De alguna manera me gustaría encontrarte, caminar, conocerte más, descubrir nuevos lugares, estrellas y sonrisas, entender un poco más lo que pasa tu cabeza… Ser ese alguien sobre quien puedes poner tu corazón y tu cabeza…. Pero viene de nuevo ese maldito tiempo, ese pasar de los días sin saber si podamos volver a tomarnos de la mano.

 

No soy de las que echa todo a un lado pensando que algo mejor vendrá, sé que el mundo no es perfecto, yo no lo soy, tu tampoco lo eres… y qué importa??  Nadie mejor que tú sabe todo lo que estoy dispuesta a dar y que siempre he pensado que si hay algo que merece la pena arriesgarse, no lo dudo ni un segundo. Pero también tengo claro que solamente lo quiero si es mutuo, donde podamos dar lo mejor de cada uno; no persigo amores obligados ni llenos de lastima. Y si éste no es nuestro momento, podrá serlo después o tal vez nunca más… No lo sabemos.

 

En estos días he tenido que aceptar que así lo quisiste… que no encajo en tu vida en este momento y a pesar que me parta el alma no tenerte, tú sabes lo mucho que te quiero y no quiero ser egoísta y quisiera apoyarte siempre, así sea desde el interior.

 

Esta no es una carta de despedida porque muy bien sabes que no soy de negros o blancos, siempre veo un mundo de colores y posibilidades. Aunque esto hoy me suene a una idea absurda y no lo pueda concebir, pues sé que para mí no es fácil verte como un amigo como para ti verme como tu amiga, definitivamente no quiero perder el contacto, sé la excelente persona que eres, no te tengo el más mínimo rencor. Existe un inmenso amor por ti y un gran agradecimiento a la vida por haberte puesto en alguna parte de mi camino. Me encantaría estar aquí para lo que necesites, sin importar lo lejos que estés. Te lo he dicho una y mil veces: no eres cualquier persona y poder contar incondicionalmente contigo sería maravilloso, poder hablar de nuestras confidencias y secretos, poder sentarnos a explorar nuestras amarguras y a la vez compartir nuestras alegrías y logros. Sería aún mucho más triste y doloroso perder esto!

 

A veces la vida da giros que no logramos entender y nos traiciona, no deja que sintamos lo que en verdad hay en el corazón…. puede que esto solo sea una confusión sin razón y solo hay que dejarla ir, para volver a sonreír.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 19
  • 4.65
  • 3

Cuento historias de únicamente un par de ojos, los míos y de sus mas intensas miradas, de sus silencios, de sus sueños, de sus desventuras y mas felices instantes compartidos al lado de otros pares de ojos.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta