cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

13 min
Desenfreno total, intensidad infinita (parte 4 de 5)
Drama |
09.08.17
  • 4
  • 3
  • 1004
Sinopsis

La pensaba dejar inconclusa por un accidente que tuve con la computadora, la escribi en tres horas y se borro todo por un programa de seguridad de la oficina. Se alargo a 5, hoy escribi dos horas, maniana otras dos y ahi termina. De vacaciones dos semanas yeeeee (pero en el hospital porque me operan buuuuuuuu.

Laura casi no estaba en casa, queria disculparme por haberla sorprendido, pude hacerlo una maniana que nos encontramos en la cocina para desayunar. De pronto me dio una canasta llena de manzanas y me jalo al jardin de atras. Un grupo de venados pasaba por ahi y les dimos la fruta, fue genial. Laura me conto que casi vivia con su novio porque la relacion con Jenny y con su madre era muy complicada. Procuraba ir cuando ellas trabajaban. Habia dejado la universidad y tenia un trabajo de medio tiempo, nadie lo sabia.

-Por cierto, lamento mucho haberte sorprendido el otro dia. No queria asustarte ni avergonzarte. -Le dije sonrojado.
-No te preocupes, tengo un culo divino y estoy orgullosa de el. -Se carcajeo.


Solo bromeaba, no estaba orgullosa de sus nalgas y tampoco estaba avergonzada. Senti la confianza de pedirle que me dejara acompaniarla a sus actividades. Al principio me puso varios pretextos pero le insisti.

-Por favor Laura, llevo dos semanas encerrado en el sotano. Necesito salir, estoy aburrido; te acompanio a donde vayas.


Fuimos a la tintoreria, a recoger unos papeles y a comprar unos tenis. Laura era muy diferente a su hermana, era tranquila, amable, divertida y de mi edad. Por poco le digo que no tenia 28 anios. Hablar y salir con ella me ayudo a salir de la rutina del sotano. Me dejo en la casa antes de que los ninios llegaran del colegio.

Jenny llegaba a las 21:00, a veces mas tarde. Cenaba rapido, veia una hora de television con cerveza y se dormia. Si ella tenia ganas de hacerlo, lo haciamos; si yo queria hacerlo y ella no, tenia que aguantarme y esperar que el dia siguiente tuviera ganas y energia. Guardaba la cerveza junto a la cama, una caja de 24 latas y tan pronto se terminaba ibamos a comprar, sin importar el frio ni la hora. Al principio yo no pude terminarme ni una lata porque la cerveza tibia no me gustaba pero en un par de dias me acostumbre. Tambien aprendi a beber sin gas, solo necesitaba embriagarse, no disfrutaba el sabor de la cebada. 

No me permitia tocarla mucho, mas bien como que se masturbaba conmigo adentro. Llegaba al orgasmo en un minuto y en una sola posicion, ella arriba. No me permitia probar ninguna otra ni tardarme mas de un minuto, tampoco en menos. Estabamos haciendolo con libertad porque los ninios se habian quedado dormidos arriba, viendo una pelicula con los abuelos. Jenny gemia en voz alta y decia cuanto lo disfrutaba, yo me emocione demasiado y termine rapido, antes que ella. Se dio cuenta y se enojo.

-Maldito cerdo asqueroso -me reclamo con una bofetada que retumbo con eco en la habitacion.


Se cubrio con la sabana y me saco de la cama. Al salir me empujo de una patada y azoto la puerta. Yo no le habia faltado al respeto, solo termine unos segundos antes. Se ofendio como si la hubiera usado, como si la hubiera grabado a escondidas, como si la hubiera lastimado. Me quede toda la noche sin dormir y me hice el dormido en la maniana, cuando la escuche salir al trabajo. Toda la tarde nervioso por la charla de la noche, que no llego. Estaba bien, no pasaba nada. Fui yo quien le recordo lo que habia pasado el dia anterior.

-Olvidalo, a veces a si pasa. -Ya no estaba molesta.


Ella tenia ganas de hacerlo y fui cuidadoso para no venirme rapido, lo que ocasiono que no me viniera en absoluto. Incluso perdia fuerza mi ereccion por temor a decepcionarla de nuevo. Fingi el orgasmo y gemi al mismo tiempo que ella para evitar problemas. Las siguientes veces que lo hicimos tuve que hacerlo asi para atinarle al momento justo en el que ella queria que yo terminara. Si, era coger, pero un minuto es muy poco. No habia besos, siempre la misma posiscion, en voz baja  por los ninios… era dificil excitarse asi. Para ella no, a eso estaba acostumbrada.

Descubri que estar con los ninios era mi responsabilidad. Trate de encerrarme a estudiar y vino la abuela a reclamarme que no estaba cuidando a los ninios.

-Eres la pareja de mi hija, lo minimo que puedes hacer es estar al pendiente de ellos. No ayudas en nada en casa, ni siquiera con tus trastes. Yo tengo que limpiar la nieve de la entrada para que puedan subir los coches por la rampa, asi que cuidas a los ninios o limpias la rampa. -Me dio a elegir de mala gana.


Era justo, lo que no estaba bien era que hasta ese momento nadie me habia pedido nada y de pronto la abuela me reclamaba por varias cosas. Me ofreci a quitar la nieve y al terminar me hice cargo de los pequenios. Despues de cenar lave todos los platos, acoste a los ninios y llego Jenny. Ni siquiera me beso, fue directo a la cama, abrio su cerveza tibia y se quedo dormida despues de la tercera.

Jenny era muy voluble, llegue a pensar que sufria de personalidad multiple. Una noche platicabamos en la cocina y de la nada me grito.

-?Me estas poniendo atencion? -Me quito mi plato con comida.
-Si, claro. Estoy comiendo y te estoy escuchando -me justifique.
-Whatever (como sea, me da igual). -Se fue sin terminar de comer.


Termine de cenar, guarde su cena en el refrigerador y baje. Se enojo mas porque no la persegui cuando bajo, queria que me disculpara y le suplicara. Lo hubiera hecho con gusto pero no sabia que eso era lo que queria. Un dia bien, otro mal, otro regular, otro mal y otro medio bien. Ya que el tiempo que estabamos “bien” era muy poco, yo lo disfrutaba mucho, ella no; parecia estar resentida por alguna de las miles discusiones.


Una noche me di cuenta que estaba deseosa de sexo, quiso hacerlo antes de ver la television. Aproveche que los ninios estaban dormidos arriba y le puse seguro a la puerta.

-Quita el seguro -ordeno Jenny.


La ignore, la desvesti, la deje en lenceria, le di un masaje y poco a poco le lami la ingle y el abdomen. Le gustaba pero le daba pena. Trato de quirarme y la detuve con fuerza. Lami su gloria y le meti la lengua hasta el estomago, dejo de resistirse, le meti dos dedos mientras lamia su clitoris con velocidad, no me detuve cuando escuche que termino, segui lento y al escucharla excitarse la embesti como un ogro enloquecido.

-Termine dos veces, nunca me habia pasado -me felicito Jenny exhausta.


La maniana siguiente desperte y me encontre a Laura en la cocina. Habia preparado una ensalada de frutas, platicabamos y comiamos, y me lo dijo.

-No le pongas seguro a la puerta, ayer traia a Connor en brazos y no pude abrir -me pidio sin verme.
-Si, perdon. -?Como sabia que habia sido yo?
-Tuve que dejarlo en la escalera y subi por la llave. -Me miro fijamente.

Me puse nervioso, termine de desayunar, cambie el tema, lave los platos y se puso a mi lado para ayudarme lavar.


-Mi novio es bastante envidioso, dormimos juntos pero casi no lo hacemos. Y cuando lo hacemos es en una sola posicion, me pone como perro, me jala el cabello y ya. Lo peor de todo es que lo hace viendo pornografia, no quiere hacerlo conmigo, solo me utiliza -confeso.

-No es normal. ?Lo quieres?
-Antes si, llevamos cinco anios jutnos, el amor murio hace mucho. Sigo con el porque no tengo a donde ir. No me alcanza para vivir sola y vivir aqui es un infierno. Pero tu eres diferente, you are a giver (te gusta dar placer). -Me acaricio la cabeza.
-Si, bueno, no se. -Me hice a un lado y guarde los trastes secos.
-Vi como te ocupabas de ella, fue delicioso. Senti tanta envidia y me excite como tenia anios no lo hacia. -Me abrazo por detras.
-Laura, no me digas estas cosas, voy a tratar de seducirte y no quiero hacerlo. -Estaba desesperado, entre la espada y la pared.
-Por favor, hazlo. -Se quito los pantalones delante de mi, tanga negra con tres hilos al lado (lenceria fina en un cuerpo de diosa).
-Laura, no. No hagas esto, piensa en tu hermana, en mi y en los ninios. Vas a destruir toda la familia. -Corri a mi cuarto y puse el seguro.
-Te dije que tenemos la llave -me recordo y la vi en brasier.
-Laura… -mis suplicas fueron en vano. Me detuvo con todas sus fuerzas y me arrojo a la cama.
-Quiero que me comas toda y despues quiero darte placer a ti. Dejame mostrarte el cielo, yo tambien soy buena para estas cosas.


Me desabrochaba el pantalon cuando escuchamos a mi suegra en las escaleras del sotano, queria que la acompaniara al supermercado para cargar varias bolsas. Laura se escondio en el cuarto de Jenny y me fui muy confundido. Si, lo hubiera hecho pero no sucedio. Al regresar ya no estaba y en la noche Jenny me sorprendio con una cita.


Fuimos al billar, me pregunto si sabia jugar, dije que no y me dio la teoria. Jugamos y le gane. Estaba furiosa porque la habia enganiado.

-No te miento, no se jugar.
-Juegas mejor que yo, estupido. -Manejaba de manera imprudente.
-Vas muy rapido y estas enojada, es peligroso -dije tratando de calmarla.


Lo que sucedio despues me sacudio hasta el alma. Me agarro a golpes mientras pisaba el acelerador a fondo. Para que evitar que perdiera  el control la deje que me pegara, solo me cubri con el brazo. Sabia que no me estaba lastimando, se orillo y…

-!Ahhhhhhh! -me electrocuto con un arma de defensa personal.

No la vi porque me cubria el rostro. Al recuperarme me di cuenta que me habia orinado, habiamos tomado varias cervezas. Llegamos a la casa, me avento una cubeta con cosas para lavar su auto y me dio las buenas noches con la botella del jabon en la nariz. Maldita perra demente. Lave su coche, queria rayarlo, me meti a baniar y al asegurarme de que todos dormian hice mi maleta y me sali en la madrugada.


Camine dos horas en las largas calles del pueblo, hasta que llegue a una tienda. Me ofrecieron una bebida caliente, estaba congelado, y ofrecieron llamar a la policia. Les pedi que llamaran un taxi y me dirigi a la estacion de autobus. Espere seis horas en una silla, sin nada que hacer, y fui al pueblo de mi padre. Le sorprendio mucho verme, no le avise que dia iria a verlo. Fueron cuatro dias muy aburridos, el trabajaba todo el dia y yo no tenia nada que hacer. Dormia en la sala y le estorbaba a su esposa y a sus hijastros. Una noche cenabamos y sono el telefono, era para mi. Pense que era mi madre, para quejarse de que nunca me reportaba, era Jenny.


Se tardo en encontrar el numero y la direccion de mi padre, estaba afuera de la casa. Hablamos en su coche, lloro, se arrodillo, se disculpo y regrese con ella.  Acepto tener un serio problema, me explico que le daban ataques de ira que no podia controlar, me juro que pediria ayuda y amenazo con quitarse la vida si la rechazaba. En casa de mi padre estorbaba y ahora la tenia comiendo de mi mano. El camino de regreso se porto muy amigable, aparentaba ser la Jenny que conoci en Mexico.


Me dio mucho gusto salir de casa de mi padre. Jenny ya no era un problema ni un peligro, el problema ahora eran sus padres que no me querian de regreso. Fueron muy groseros y me pidieron que me fuera.

-No te preocupes por ellos, yo les pago mi parte de la renta; esta casa es tan tuya como mia. Para lo unico que tienes que subir es por comida, solo hazlo cuando no esten ellos. No los veras ni hablaras con ellos.


Y asi lo hice, una semana, hasta la cena de Navidad. Jenny fue todo amor esa semana, el sexo mejoro; era mas libre. Me presento a sus dos hermanos, uno fue muy amigable y el otro me ignoro por completo, con justa razon. La cena fue muy incomoda para todos, hasta que la esposa del hermano que me ignoraba empezo a hablar conmigo en espaniol. Yo borre a los demas y me concentre en ella, dijo algo gracioso y cuando me rei Jenny exploto. Avento los platos con comida al suelo, los ninios lloraron, los reganio, la abuela la detuvo, y el hermano que me ignoraba por fin me hablo. Me saco de la casa como perro pulgoso, el otro hermano me defendio y me obligo a regresar, los abuelos tambien me querian afuera… la peor cena de Navidad en la historia.


Como era de esperarse trate de irme al dia siguiente pero Jenny me escondio mi pasaporte y mi cartera.


-Sabia que te irias, eres un cobarde. No te voy a dar nada hasta que arreglemos las cosas -me aviso.

Estuvimos dos dias sin hablar, nos calmamos los dos, me dio mis cosas en la noche (obligandome asi a quedarme) y nos reconciliamos con sexo. Logro que sus padres me toleraran y la ultima semana fue buena. Unos dias antes de irme tuvimos la charla.

-Estoy embarazada -me informo y me dio la prueba de embarazo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Mexicano viviendo en Japón, gozando de mis dulces 16 (por segunda vez), godin deprimido, rapero frustrado, comediante serio, escritor (bastante malo [maligno, no mediocre]{creo})

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta