cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
¡DESPEJA TU CIELO!
Amor |
15.07.15
  • 0
  • 0
  • 560
Sinopsis

“Quien no ha afrontado la adversidad no conoce su propia fuerza”

No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños, destrabar los problemas y el tiempo; tirar los escombros y despejar tu cielo. Hoy date permiso de despejar tu cielo; te sorprenderá la vida, harás tus deberes con placer, tendrás raíces profundas a pesar de la noche obscura sin luna y sin estrellas y del vendaval de la tormenta, seguirás adelante; multiplicaras la fuerza de tu Fe, que fortalece al amor y el amor vence los obstáculos; porque “la Fe no hace las cosas fáciles… las hace posibles!

Despejar tu pedacito de cielo te lleva a reconocer que Dios hoy tiene algo grande para Ti, solo tienes que abrir tu alma para recibir gracia y dones, para encontrar tu sentido de vida, para no viajar por el camino del agravio, y aceptar que eres más grande que el dolor y los tropiezos; para amar, para ser amado y gozar de todo lo que te da Dios.

Despejar el cielo es contactar con tu maestro divino; es valorar la majestuosidad de cada día, es saber que todo; absolutamente todo tiene un ¿Para qué?, es intentar, es descubrir, es arriesgarte, es llenarte de valor aunque te equivoques, porque al final de la jornada lograras ser tú mismo, ganaras mucho… Crecerás.

Despejar el cielo es celebrar con alegría la fiesta de la vida; es levantarte pleno de entusiasmo y agradecimiento, entendiendo que el entusiasmo despertó tus sentidos a la vida y la palabra GRACIAS, aunque corta es enérgicamente saludable; es metafísicamente poderosa, tiene la virtud de atraer bienestar, armonía, equilibrio, paz interior y abundante felicidad a tu ser,

Despejar el cielo es destapar tu imaginación y abrir las alas del alma, para ser luz que vive para amar, porque amar te transforma en alguien que no conocías, en alguien superior que no existía; amar provee a tu alma de alas para ir en pos de tus sueños, amar es bendecir el milagro del nuevo amanecer, porque la mejor manera de consagrar tu vida: amándola y bendiciéndola.

Despejar el cielo es entender que la vida es un viaje sin tiempo ni distancia; es dejar de pensar negativamente y adquirir una visión positiva que aminore el ego; es  desprogramar tu ser de privaciones, sabiendo que el cambio viene de adentro, solo requieres saber que no llegaste a esta vida a sufrir; por ella hoy rompe paradigmas restrictivos, cambia patrones limitantes.

Despejar el cielo es meditar y mirar hacia arriba, solicitando inspiración divina que es contactar con tu espíritu; viendo al prójimo no como extraño, si no como un hermano del camino, sin saber cómo llegan a tu vida el racimo de los milagros, que “no son la implementación de una ley natural, si no la implementación de una ley superior.”

Despejar el cielo es entender que si hoy en tu vida no reconoces ningún milagro, es vital que hagas un alto en el camino y lo revises… ¡algo está fallando! Necesitas pasar de círculo vicioso de la incredulidad, que atrofia tus poderes y dones, al círculo virtuoso del amor, que cancela el principio de la escases y transforma tu vida.

Despejar el cielo es hacer una reingeniería en tu vida, transformar tu realidad interior, sabiendo que si eres el arquitecto de tus sueños, ¿Por qué soñar con  la tristeza y la enfermedad? Mejor sueña con la alegría, la salud, paz interior y la felicidad.

Despejar el cielo es una metáfora de la vida, que te recuerda que tienes la capacidad de crear tu realidad en la medida en que tu mente, cuerpo y alma estén en equilibrio.

Despejar el cielo es disfrutarlo en la tierra, en el presente; sabiendo que sanar es tomar conciencia de pensar, sentir y actuar positivamente, con amor incondicional; es deleitarte conversando con el padre, sabiendo que la victoria final, la de uno mismo es inevitable por medio de Él.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta