cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
Despertar
Reflexiones |
25.11.14
  • 4
  • 14
  • 1950
Sinopsis

Relato sobre la postergación constante de los proyectos personales. No sé si realmente encaja en la categoría Reflexiones, tal vez debería ser en Varios. Ciertamente es un cuento de género fantástico con una moraleja; ya me dirán si funciona o si es demasiado obvio en su intención.

La palabra “irritante” queda descartada por insuficiente. Odioso. Funesto. Nefasto. Nada alcanza para adjetivar al estridente sonido del reloj despertador. A veces consigo despertar a las 5:59 de la mañana, justo antes de que suene. Pero no hoy. Hoy me ha arrancado violentamente del cálido seno del sueño. La añoranza que siento por el maternal abrazo es sólo comparable al inmenso odio que profeso al insidioso pitido.

¿Pero qué estaba haciendo? ¡Ah, sí! Estaba a punto de terminar mi ópera prima, ni más ni menos; la mejor idea de mi vida. Ya se esfumó, por cierto. De seguro en esta ocasión pude habérmela robado del fantástico país de Oniria y sin duda, de haberlo conseguido, habría corrido a mi viejo estudio para empezar a materializarla. Pero no. Se perdió para siempre y todo gracias a la puta alarma.

Cómo detesto las mañanas. Cómo detesto mi vida. Cada rostro en la oficina, la risa troglodita de mi jefe, las conversaciones estúpidas en la cafetería. Son vampiros que se alimentan de mi tiempo. Se trata de todo un complot en mi contra para mantenerme alejado de mi viejo estudio, ése donde he abortado tantas buenas ideas debido a la parsimonia con que realizo la labor de parto, todo gracias a mi cronofágica labor como acólito en el templo de la mediocridad. ¿Existe algo peor que ser burócrata? Todo por un mísero salario, todo por la triste y elemental necesidad de tener dónde dormir, qué comer, con quién coger… e internet, claro está.

Recito mi acostumbrada letanía de maldiciones mañaneras y descargo mi mano furiosa contra la mesita junto a la cama. ¡Estúpido! El reloj despertador no está ahí; tuve la fabulosa idea de cambiarlo de sitio precisamente para protegerlo de mi ira matutina y para obligarme a ponerme en pie en lugar de sucumbir al seductor canto de las sirenas y su canción “Cinco minutitos más” ¡Ah, y para colmo es invierno! Quitarme las cobijas es como arrancarme la piel. ¿Por qué todo es siempre tan perfecto cuando se trata de joderme la vida? ¿Quién orquesta esta sinfonía de infortunio? ¿Quién sopla la flauta que atrae a las roedoras calamidades?... ¿¡Quién!?

Entumido por el frío, busco el reloj despertador entre el caos que es mi habitación. Vivo literalmente en un basurero, pero mi horario de trabajo no me deja tiempo para limpiar. ¿A quién engaño? Podría hacerlo por las tardes, es verdad, pero también es cierto que cuando llego de un pesado día en la oficina, lo que menos me apetece es limpiar mi departamento; además, muchas veces el trabajo me acompaña a casa, pues a la insaciable máquina no le bastan ocho horas de mi preciosa vida, siempre quiere más. Por otro lado, no gano lo suficiente para costearme una sirvienta, así que… sucio se queda hasta nuevo aviso.

Encuentro al fin el reloj despertador, inteligentemente escondido debajo de una caja de comida china, y de un manotazo lo apago… O al menos eso intenté, pues el trasto sigue sonando. Es tan cómico que reírme está de más. ¡El hijo de puta se descompuso! Lo manipulo con exacerbación, buscando hacerlo callar, mientras su agudo sonido escarba un orificio en mi cerebro. Nada. La porquería no se apaga. ¡Jódete! La arrojo contra la pared y estalla en mil pedazos.

Me dispongo a continuar con mi asqueroso ritual diario, pero me detengo en seco. ¡Esto es imposible! Lentamente volteo hacia el suelo y con pasmo observo las entrañas del reloj despertador esparcidas por el suelo. Algo frío trepa por mi columna vertebral. Busco entre los restos el corazón del detestado artefacto, el responsable del sonido enloquecedor, y lo encuentro, como era de esperarse, inerte. Muerto. Mi inicial temor se convierte de inmediato en pánico. Mis manos instintivamente tapan mis oídos, sólo para confirmar lo que ya intuía: es inútil.

¿¡Pero qué está pasando!? Corro despavorido, buscando huir de aquel martirio imposible de ser; salgo de la habitación, salgo del departamento, salgo del edificio. La gente me mira, pero no por mi ropa de dormir, sino por el terror en mi rostro. Algunos incluso se hacen a un lado como quien deja pasar a un leproso. Estoy a punto de gritar, de perder el control, pero aprieto bien los ojos y me propongo relajarme y pensar en frío... ¡Hospital! ¡Claro, es una emergencia! Algo no está funcionando como debiera y debo acudir a los profesionales.

Mientras espero mi turno, en la sala de espera, las otras personas me observan con disimulo. Algunos muestran mortificación; seguramente se preguntan si el hombre en pijama, sudoroso, con cara de angustia y las manos en sus oídos, significará un potencial peligro para ellos.

Sin poder evitarlo, grito al médico mi problema y éste me pide que baje la voz. Para decepción mía, después de revisarme me dice que todo está perfectamente bien con mis oídos, que mi problema (si bien no se atreve a conjeturar) podría tratarse de estrés, por lo que me aconseja visitar a un psiquiatra amigo suyo. Sigo el consejo, pero el diagnóstico de su colega no es más alentador: se trata de un caso insólito, dijo, nunca antes escuchado por él y me recomienda altamente la confinación en un centro psiquiátrico.

Desesperanzado camino hacia mi departamento. Desisto ya de taparme los oídos, no tiene caso. En cambio procuro ir por las calles más transitadas, donde abundan los sonidos de enojados cláxones, el bullicio urbano y taladros eléctricos dentro de edificios en construcción. Sin embargo, pronto esos efímeros alivios quedan atrás al llegar a mi hogar, donde no queda más que el insistente llamado del teléfono. El mundo clama por mi presencia, cientos de documentos requieren de mi revisión y firma. ¿Soy pieza esencial en el complejo engranaje de la realidad? No. Pero el sistema parece estar convencido de que es mejor ocuparme en cualquier cosa antes que dejarme entrar en mi viejo estudio.

Contesto la llamada, invento una mentira y prometo estar en mi cubículo en menos de diez minutos. Continuar con mi vida, como si nada ocurriera, como si todo estuviera bien, es sólo un acto de desesperación.

Estar en la oficina nunca ha sido tan detestable para mí, ni para los pobres diablos a quienes atiendo, como hoy; nunca he hecho las cosas tan de mala gana como hoy; nunca he gritado tanto como hoy; nunca he condenado a tantas almas al infierno de trámites interminables e innecesarios como hoy. El odio por todo y por todos nunca había punzado tanto en mis oídos, ni tan literalmente, como hoy.

Tres días sin dormir, cuatro psiquiatras, el mismo diagnóstico. Considero que internarme en un manicomio podría al menos ser un cambio para variar, pero también podría cerrarme la última puerta hacia la paz cuya llave acabo de comprar en un Wal-Mart junto con una caja de municiones. Determino que una decisión tan importante amerita al menos de algunos tragos y no se me ocurre sitio más pacífico y relajante que un antro de heavy metal donde busco ubicarme lo más cercano posible a las bocinas.

En medio del placentero estruendo, que si bien no logra apagar mi calamidad, sí me ayuda a ignorarla, intento meditar sobre mi siguiente paso, sin embargo me distrae el brillo de unos ojos que me buscan insistentemente. La guitarrista de la banda sobre el escenario, una mujer madura de de piel morena y peinado punk, me observa como si fuera un familiar al que no ha visto en décadas. Más que su atractiva figura, me intriga su interés en mí, por lo que decido esperar a que termine el espectáculo para abordarla.

–Sé lo que tienes –me dice la guitarrista punk tras dar un largo trago a una botella de vodka. –Esa cara tuya le he visto antes; es la misma que estuvo en mi espejo por años.

–¿Qué debo hacer? –pregunto esperanzado.

–Toda mi vida quise ser guitarrista de metal; desde niña me apasiona. Me hubiera gustado haber estudiado música, pero mi padre me obligó a ser dentista como él. Ejercí ese oficio durante mucho tiempo y no sabes cuánto me arrepiento de cada minuto perdido...

La historia de la mujer me maravilla. Mientras más habla, más identificado me siento con ella. Finalmente agradezco sus consejos y salgo del bar con dirección a mi departamento. En el camino, arrojo el arma recién comprada en un bote de basura.  

Al entrar en mi hogar, veo con vergüenza el completo desorden en el que vivo y me prometo que mañana mismo me pongo a limpiar a detalle cada rincón del lugar con tanto esmero y dedicación como si se tratase de mi propio cuerpo, mi propia conciencia, mi propia alma. Pero primero, lo primero:

La entrada a mi viejo estudio está obstruida por una montaña de trabajo pendiente de oficina, mohosas cajas de pizza y latas vacías de cerveza; derribo este muro de una patada voladora y abro la puerta del polvoriento recinto repleto de telarañas. Apenas entro en aquella abandonada habitación de mi casa y la alarma del reloj despertador se apaga. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me gustó la forma de exponer su reflexión y el ritmo con el que dotó. Excelente
    El mensaje es más que claro, así que cinco estrellas. La narración es sincera y fluida, me gusta el concepto del despertador eterno. La solución es muy acertada, y la imagen final perfecta para que todos nos identifiquemos. Al igual que tú, no dejaré de escribir para acallar el pitido en mis oídos.
    Inquietante y estridente relato que, aunque intentases una reflexión, no te alejaste del horror... He de decir que no soy muy fan de las reflexiones, por lo que no las leo casi nunca, pero algo me decía que la tuya no me iba a dormir ni ha decepcionar, y efectivamente no lo hizo y me alegro de haberla leído.; de todos modos, era el último relato tuyo (de los subidos al menos) que me quedaba por leer. Me ha encantado leerte, Carlo, podría decir que hasta tengo mono, así que espero que subas más pronto. Un abrazo.
    ¿Terror psicológico?, ¿humor negro? La decisión de ponerlo como un escrito de reflexión me parece adecuada. Este cuento muestra que hay que buscar algo para escapar de la rutina o nos llevará a la locura. Has creado un personaje creíble, desbordado por sus responsabilidades carentes de sentido en sí mismas y que no le dejan tiempo para hacer lo que realmente disfruta. Me gustó mucho.
    Muchas gracias por tu comentario, nsk, me has hecho reir hasta la lágrima con lo de la patata, esa expresión no la conocía. Es muy gratificante ver que un cuento propio le guste a alguien de esa manera. Y PACO muchas gracias por ese análisis concienzudo; resulta motivante.
    Son muchas cosas las que veo y tengo que ver (releer) en tu relato pero destaco: "despertar de la ópera prima"...genial y el comienzo del trastorno. Es algo común, la rabia con ese sonido irritante, y lo llevas a la maldita locura y me encanta la forma en que lo haces. El primer giro es propio de un loco y me encanta como lo vas ampliando hasta perder la razón por completo. Es como una canción punk y el Do de pecho del relato, se lo lleva la musa......me tocaste la patata!!! Lo mejor la solución para ese esquizofrénico sonido..... Has convertido algo común en una odisea. Un abrazo enorme maestro
    Sí, realmente creo que funciona y la moraleja no resulta obvia en absoluto, no hasta el final. El relato, bien ensamblado y mejor narrado, tiene un ritmo trepidante y te hace vivir, sin pausa, la angustia y el tormento del protagonista. La vida moderna anula la personalidad y nos convierte en esclavos del sistema, por lo que siempre es bueno regresar a los viejos desvanes polvorientos para recuperar aquello que nos fue arrebatado por la tiránica rutina, haciendo enmudecer la alarma que aguijonea nuestra conciencia sepultada y desenterrando el tiempo donde vivíamos sin tiempo porque nosotros éramos sus dueños. Y vaya, que me gustó el relato, por lo qué cuentas y por la forma de contarlo. OK.
    Gracias, Enrique, por tu comentario En efecto, hay un muro que nos separa de nuestros sueños... y tiene muchas formas, ya has descrito tú otra de ellas en un buenísimo micro.
    Por aquí otro que se siente identificado con el protagonista del relato. Día que paso sin escribir es para mí un día perdido que me aleja de mi sueño de ser escritor. Sueño que para otro será ser músico, pintor, etc., es decir, dedicarse a lo que le apasiona y le da aliento para seguir adelante. Me gustó mucho el final, es una metáfora de lo que en la mayoría de las veces lo nos impide ir a por nuestros sueños, o sea una barrera imaginaria, el aplazamiento infinito, también llamado procrastinación, que es la mejor aliada de la mediocridad y la rutina. Un fuerte abrazo amigo Carlo.
    Gracias Isabel. Tienes toda la razón, nos quedan los sueños; aunque a veces se vuelven cosa suficiente y es cuando se deja de actuar fuera de ellos. Y gracias, Carlos, por tu sincera apreciación; buscaré ese autor que mencionas.
  • Tras muchos siglos de banal existencia, un vampiro decide que la vida eterna ya no le satisface.

    ¿Quién dijo que no se pude vivir de tus sueños? Gracias a la bendita tecnología, ahora es posible… aunque claro, todo tiene un precio.

    ¿Alguna vez has soñado con alguien y al despertar sientes que te has enamorado de esa persona?

    Una familia disfruta del Domingo de Pascua y todo sería perfecto de no ser por el amargado abuelo.

    Relato sobre la postergación constante de los proyectos personales. No sé si realmente encaja en la categoría Reflexiones, tal vez debería ser en Varios. Ciertamente es un cuento de género fantástico con una moraleja; ya me dirán si funciona o si es demasiado obvio en su intención.

    Noé, un joven hombre de familia, se encuentra a prueba en un nuevo trabajo. No le agrada en lo absoluto, el sitio le pone la carne la gallina, pero la necesidad lo obliga a estar ahí. Este es un relato sobre aquellos empleos que nadie quiere, pero alguien tiene que hacer.

    ¿Y si el infierno sí es como lo pintan?

    Microrelato

    Alicia se mordía las uñas mientras observaba la enorme y tétrica casa frente a ella; algo en su interior le decía que estaba cometiendo un terrible error, que debía regresar cuanto antes, pero su curiosidad era infinitamente más poderosa que su prudencia. O tal vez se trataba de algo más.

  • 21
  • 4.65
  • 115

Comunicador de profesión, escritor por pasatiempo. Entusiasta de los géneros fantásticos, en particular el horror.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta