cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Después de la Muerte
Suspense |
10.03.15
  • 0
  • 0
  • 412
Sinopsis

La primera vez que fallecí debo admitir que si hubo confusión, no podía entender por que las demás personas me ignoraban por completo.

La primera vez que fallecí debo admitir que si hubo confusión, no podía entender por que las demás personas me ignoraban por completo ni la mirada me dirigían, me era extraño el estar rodeada de gente que nunca antes había visto y lo que mas me llamo la atención fue que las personas se veían completamente sin emociones, no realizaban ningún gesto, no mostraban interés en nada y al verlos a los ojos lo único que veías era un vacío completamente vacía, era algo perturbador.

Estuve en ese estado durante varias semanas, el lugar en el que me encontraba era irreconocible, nunca antes había estado en ese sitio aunque lo que veía era común pero no era el lugar en el que habitaba, me encontraba en una villa algo grande pero donde la pobreza se hacia notar. Durante un tiempo viaje por el lugar y sus alrededores en busca de alguna pista que me dijera donde me encontraba exactamente, pero al ser ignorada por todas las personas eso hacia que la tarea fuera mas difícil. Pasaron unos meses en los que estuve yendo de un lugar a otro en busca de mi villa hasta que por fin la encontré, a lo lejos observando desde las montañas logre ver unos molinos que me eran familiares, por fin había regresado a mi hogar, me apresure y de inmediato me dirigí hacia mi casa, pero a partir de ahí todo se volvió mas confuso, al llegar a mi morada mire a mi madre llorar, yo por mas que le cuestionaba que le pasaba ella sencillamente no me respondía, al alrededor de nosotros se veía gente susurrando y observando por las ventanas, me adentre mas a mi casa y me percate de que yo me encontraba tendida en el suelo y el padre de la villa me estaba dando la bendición. Todo se volvió gris, no podía entender lo que sucedía a mí alrededor, estaba más confundida, al no poder mas me fui corriendo del lugar. Al cabo de unas horas me puse a analizar.

Me di cuenta de que cuando uno muere su alma abandona el cuerpo, y por alguna razón que desconozco es llevado a un lugar lejos de donde uno fallece, donde apareces es en el lugar en el que ve a toda esa gente confundida que posiblemente no ha encontrado a su cuerpo o que al encontrarlo no pudo comprender nada, como dije anteriormente estuve vagando en lugar desconocido por meses, pero al llegar a casa y ver mi cuerpo me di cuenta de que el tiempo en el mundo de los muertos pasa mas rápido que en el mundo de los vivos. Tal vez te preguntes "Si estas muerta ¿Como escribiste esto?" la respuesta es sencilla pero difícil de comprender, simplemente cuando uno muere y se da cuenta de lo que sucedió después de eso uno puede hacer lo que desee y eso abarca el robar almas para regresar al mundo de los vivos.

En fin si lees esto y dentro de unos años falleces solo recuerda este relato y posiblemente dejes la confusión a un lado y puedas regresar más rápido a este mundo. No te preocupes, al morir tus recuerdos siguen en ti, lo único que cambia es que cada vez que robas almas pierdes parte de tus recuerdos de vidas pasadas. En mi caso cuando fallecí fue el 29 de febrero del año 1320.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Sentí que mis ojos no me pertenecían, vi rostros que no eran mios.

    !No estoy loco!, !No estoy loco! - Les gritaba pero ellos no me escuchaban, -!Cállense, cállense, cállense! - No pude mas y solté el llanto.

    La primera vez que fallecí debo admitir que si hubo confusión, no podía entender por que las demás personas me ignoraban por completo.

    Katherine sabia que le quedaba poco tiempo, se encontraba demasiada angustiada y llena de temor.

Todo aquel que sea testigo de la oscuridad perdera toda esperanza de vivir - Adan Najera

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta