cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Diez días de marzo
Ciencia Ficción |
09.04.15
  • 0
  • 0
  • 753
Sinopsis

Relato de ciencia ficción.- Diez días de marzo del año de 2119 en la vida de un investigador en neurociencias. Te invito a leer mis otros relatos.

Sábado 15 de marzo, 2119.

En el piso 30 de ese impresionante Hospital se encuentra un investigador en neurociencias de 120 años, quien por razones naturales ha tenido enormes problemas de salud y el equipo de doctores le han presentado solo dos alternativas: someterse a una operación para sobrevivir o esperar la llegada de la muerte.

Vicent Fove no ha resuelto aún que hacer. Él piensa que la decisión no solo es solo suya, también ha involucrado a su familia. De ellos, la más renuente es su hija mayor, mientras que todos los demás están convencidos de que lo mejor es que corra el riesgo.

La intervención la han denominado CC-2119, Copia Cerebral y el año en que se identificó como una operación factible de realizarse en un ser humano. Antes se hicieron experimentos en varias especies animales y esta sería la primera en realizarse en un ser humano.

Jueves 20 de marzo, 2119.

Vincent solo contaba con dos semanas para hacer saber su decisión al Equipo de Proyecto del Hospital de la Universidad de Duke dirigido por el doctor Williams, así que antes de que el plazo concluyera pidió hablar con el doctor y le dijo:

  • He tomado la decisión de someterme a la intervención y estoy listo para cuando ustedes me lo indiquen.

El doctor respondió:

  • El próximo lunes a primera hora iniciaremos las acciones preparatorias correspondientes. Le felicito por su decisión. Podrá usted prolongar su vida por lo menos por 20 años más, así continuaremos contando con su talento,  conocimientos y sabiduría para bien de esta Universidad y de nuestro país.

Lunes 24 de marzo, 2119.

Muy temprano toda la familia acompañó a Vincent a su traslado hasta la sala de preparación en la cual pasó solamente él y el equipo del Proyecto CC-2119.

En la sala prepararon tanto física como mentalmente a Vincent y lo colocaron en la máquina de exploración y diagnóstico cerebral, para asegurarse que estaba en condiciones de ser sometido a tan riesgosa intervención.

Vincent sintió mucho temor, no tanto por perder la vida, sino en que aún vivo existieran problemas mayores, él era una eminencia en las ciencias médicas, estaba ampliamente informado y conocía algunos de los riesgos existentes.

En esa condición se refugió en su ser interior y haciendo un esfuerzo por concentrase únicamente en él, cerró los ojos y procuró olvidarse de la fría plancha de acero en la que se encontraba para tan solo pensar en un estado de relajación y paz que le permitiera olvidarse de lo que ahí estaba sucediendo. La meditación lograda le concedió la posibilidad de transportarse a otra dimensión en la cual todo era paz, serenidad y tranquilidad.

Cuando paso a la parte interior de la cámara sintió que perdía el conocimiento. Lo anterior era tan solo el efecto de los potentes anestésicos que le habían aplicado y entre la meditación y la anestesia perdió totalmente el contacto con la realidad.

El Equipo de Proyecto anunció a través de un letrero luminoso con letras rojas que decía:

ESTAMOS INICIANDO LA COPIA CEREBRAL DEL SEÑOR VINCENT FOVE……

Múltiples aparatos, computadoras y dispositivos entraron en acción y desde el observatorio médico ubicado en la parte superior de la sala, varios de los asistentes pudieron identificar que el proceso había dado inicio.

La intervención sería llevada a efecto a través de la “Cirugía Robótica”. La técnica consistía en operar al paciente usando un Robot a través de varias computadoras de alta potencia, con la dirección y control de un grupo de médicos especialistas.

El Robot contaba con una combinación de brazos y una serie de  escáneres de ultrasonidos diseñado por los bioingenieros de la Universidad. Estos dispositivos hacían las veces de “ojos” del Robot, los cuales compilarían todos los datos del cerebro para así poder realizar la copia correspondiente.

Esta técnica fue desarrollada por tres de los más sobresalientes neurólogos del mundo para preservar el cerebro humano en una máquina, y lograr la interfaz informática necesaria que permitiera que la conciencia y el conocimiento pudiera manifestarse posteriormente. 

Los doctores Alexander, Kaplan y Bergerson, afirmaban que era posible que el cerebro sobreviviera al cuerpo dentro de un caparazón cibernético. Se basaban en que el cerebro es el último órgano del cuerpo en morir y los tejidos cerebrales envejecen mucho más lento que otros, así que esto sería posible llevarlo a cabo con éxito en el caso del señor Fove.

No obstante, existía otra forma contrastante de apreciar las cosas, otro grupo de científicos argumentaba que el cuerpo es parte esencial de lo que nos hace humanos, y nuestra conciencia no "reside" en el cerebro únicamente, sino en todo nuestro organismo.

La intervención según le habían enterado a los familiares llevaría alrededor de 12 horas y en ella participarían tres equipos de especialistas para evitar que el agotamiento los llevara a cometer algún error.

Después de cuatro horas salió el primer equipo y en su lugar paso el liderado por el doctor Williams, lo anterior debido a que las segundas cuatro horas eran cruciales para el éxito de la operación.

El doctor Williams iba reportando todo lo realizado por el micrófono y en algunas ocasiones se podían ver en la pantalla imágenes de lo que dentro estaba ocurriendo. Sin embargo, no había una lógica entre lo narrado y las imágenes presentadas, así que había gran confusión.

Una vez que pasaron las segundas cuatro horas salió el equipo del doctor Williams y en su lugar tomo la responsabilidad el doctor White conjuntamente con  tres especialistas.

Las cuatro últimas horas se hicieron interminables para todos, eran las acciones finales que determinarían el éxito o el fracaso de esa Odisea. Para esos momentos Vincent empezaba a recobrar el conocimiento muy lentamente ayudado por los médicos que iban eliminando la anestesia y colocando otro tipo de medicamentos para que reaccionara.

Exactamente en ese momento fue que sintió que dejaba de ser él y tomaba una forma diferente a la que estaba acostumbrado, su cuerpo cada vez era más frio y más voluminoso.

El Equipo de Proyecto anunció a través del letrero que decía:

ESTAMOS TERMINANDO LA COPIA CEREBRAL DEL SEÑOR VINCENT FOVE Y ESTÁ SIENDO TRANSLADADA A OTRO CUERPO………………………………..

Cuando todo concluyó, los médicos del observatorio y la familia del señor Fove pudieron ver cómo era trasladado a la sala de Terapia Intensiva y Recuperación.

Martes 25 de marzo, 2119.

Pasadas cinco horas más, Vincent despertaba, estaba impresionado por todo lo que había sucedido y se encontraba deseoso de poderse verse, así que pidió un espejo al doctor Williams, quedó horrorizado: aunque era más joven, su cara no era su cara y tampoco era su mismo cuerpo, sintió tristeza y lástima por él.

Al igual que Vincent todos sus familiares quedaron decepcionados, ahora estaba frente a ellos un ser totalmente extraño y diferente. Todos expresaron su incomodidad de diferentes maneras y pensaron que jamás volverían a tener a la misma persona frente a ellos.

Él se asomó lentamente por la ventana que da a la sala en donde se encontraba su antiguo cuerpo y en medio de enorme tristeza y dolor, pudo verse inerte, sin vida. Vio por última vez su rostro, sus facciones y sus arrugas. Ese cuerpo ya no tenía vida y no era él. Por otro lado, en su nuevo cuerpo él ya no era el mismo.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 89
  • 4.3
  • 544

Mi nombre es Gabriel Ramos y me gusta leer y escribir. Últimamente he escrito relatos breves y algunos cuentos cortos. Agradeceré sus comentarios y sugerencias para mejorar.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta