cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Diez minutos
Reflexiones |
03.03.10
  • 4
  • 4
  • 2412
Sinopsis

El tiempo no me va a esperar

¿Quieres saber quien soy?, pues busca a la persona que fui, e imagina todo lo contrario, tendrás una cercana idea de conocer la verdad.
No se por qué lo he hecho, pero he reinventado mi vida. La balsa que me saca a flote son las mentiras de los demás, tus palabras son mis remos y los uso tan solo para navegar, no intentes decirme nada,…te hundes bajo el mar. Sigo remando ayudado por tus verbos, es esa mi voluntad.

Mi vida consta de diez minutos, reiré, sentiré no teneros tan cerca como tengo a aquellos de los que me alejo, pero buscaré el modo de reír aunque solo sea por diez minutos. En cuanto suene la alarma dejaré de hacerlo para empezar a llorar, ¿llorar por qué?, ¿y por qué no llorar?, si veo como ríes y luego mientes, y luego te hundes en el mar, si es que es “pa” llorar.

En un descuido mis ojos se han apagado, y los sueños se han extendidos en una cama que apenas saboreo, y me digo: “Diossss, diez minutos más…” y vuelo imaginando que despierto, y despierto, imagino que vuelo y que no vuelvo más, pero vuelvo, y una vez más, el tiempo me recuerda que los diez minutos han pasado ya, y en el trabajo el cliente quiere que le dedique todo mi tiempo, que les haga olvidar sus preocupaciones, y tengo unos diez minutos de intervalo entre que lloro y que río, entre que sueño y que vuelo, entre que remo y que llego,…entre que quiero y despierto.

Tengo un baúl repleto de horas incompletas, y por ello, con una vieja cuerda de cáñamo voy atando los segundos que voy encontrando por mi habitación. Pero tan solo encuentro tiempo perdido, minutos malgastados, momentos vividos, y estos son inútiles en mi búsqueda. Hace horas que espero encontrar un minuto.

Echando la vista atrás, observo aquellos minutos que fueron ya presos de mi solitaria locura y cuando vengo a darme cuenta, estoy de nuevo flotando en el mar, naufragando en aquella balsa. Había cambiado tanto que no la reconocí al llegar, y navegué de nuevo con otros rumbos, y vuestra hipocresía le daba calma al temporal, porque vuestras palabras me enseñaban el camino, el camino por el que no debía optar. Y así regresé a la isla de nunca jamás para volver a ser un niño, un niño que había perdido la ilusión por las cosas que siempre le emocionaron. Quizás seá por eso que ni aun a base de polvos de hadas he resuelto el modo de volver a volar, por eso, y por tener la certeza de que en tan solo diez minutos, tendré que volver a despertar…

…y mis remos se hundieron en el mar…

…tres, dos, uno, ya…

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Es lo malo de no tener tiempo. Me recordo un poema de Gabriel Celaya, que decía "yo me alquilo por horas, rio y lloro con todos..pero escribiría un poema perfecto si no fuera indecente hacerlo en estos tiempos". Y es cierto que en diez minutos se puede escribir ese poema, esos de los que dispones.
    Muy completo este texto Novato. Esos ansiados diez minutos que practicamente no son nada pero que a veces lo cambian todo. Y el eterno desengaño que provocan las mentiras de las personas que amamos o creemos amar....llegados a este punto me conformo con 5 minutos....
    estoy de acuerdo con None, el tiempo perdido ya no se recupera, es inutil intentarlo, un saludo
    No sé ni qué decirte... Diez minutos, siempre necesitamos sólo diez minutos más... Pero por muchos segundos que ates con tu vieja cuerda de cáñamo, no los recuperarás. El tiempo perdido, se va para siemre, e intentar recuperarlo, es perder más tiempo...
  • Una lucha tan antigua como el bien y el mal.

    Pensamientos idiotas

    La búsqueda

    Un niño y su labrador, un gran viaje.

    Es un tema delicado tratado de un modo cómico. Desde el más infinito respeto hacia aquellos que por desgracia lo están padeciendo.

    Un repaso de las noches de Junio de hace tres años

    Inspirada en una historia real, con un principio amargo, y un final muy dulce

    La voz que guía mis pasos

    Es totalmente ficticia, aunque una serie de hechos me hayan inspirado a la hora escribirla.

    Una historia sobre el poder de la ley de atracción. O no.

  • 64
  • 4.57
  • 23

Aficionado a dibujar, escribir, cantar, y comer, sobre todo comer.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta