cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Dios al final del tobogán
Varios |
30.09.15
  • 5
  • 6
  • 645
Sinopsis

A veces, o casi siempre, las matemáticas hablan de Dios. Pequeño relato dedicado a algunos de aquí a quienes he oído hablar de Wittgenstein.

Diciembre de 1977. Nieva en el campus de Princeton. A Kurt Gödel se le han ido escapando poco a poco las vividurías por los agujeros de la memoria. Por eso mira pero no recuerda quién es ese Alan Turing de la foto, dedicada en Cambridge en 1939, que tiene a la izquierda de la pequeña pizarra de su despacho; ni quién ese Ludwig Wittgenstein que le dedica esa otra a la derecha y fechada en Viena en 1949.

Como cada mañana desde que le retiraron de las aulas, Kurt Gödel coge una tiza, dibuja al azar en la pizarra el signo alef, la primera letra del alfabeto hebreo, y le añade un subíndice cero. Eso sí recuerda lo que es: representa un número muy alto, un infinito, el de los números naturales. Luego dibuja otro alef y le añade un subíndice uno: un infinito aún más alto, el de los números reales, que además de los naturales contiene otros como 1,1, 14,93… Sigue dibujando signos alef de diferentes tamaños y orientados hacia aquí y hacia allá con subíndices cada vez más altos y los distribuye caóticamente por su pequeña pizarra. Como cada mañana, va sintiendo más y más vértigo al ir representando un infinito cada vez mayor, y decide descansar. Pero antes traza un último signo alef y le adjudica también alef como subíndice. Tras ello, se sienta en la butaca y se queda contemplando su último signo: sabe que es el número mayor, el infinito de todos los infinitos, y sabe que si sigue mirándolo acabará por aparecérsele Dios.

Al otro lado de la ventana, sigue nevando en el campus de Princeton.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Y por último la simetría del dado. Si sólo miras una cara y le das una vuelta exacta (1/4 sobre un imaginario círculo de 360 grados) la habrás rotado 90 grados no?, si ese dado carece de los puntos que marcan los números sólo una veras una cara igual y no sabrás si el dado se ha movido o no. Si, por el contrario, lo mueves de otra forma, medio giro de esa cara por ejemplo, si advertirás que el dado se ha movido. En una esfera en ningún caso verás otra forma diferente por mucho que la muevas, es la mejor muestra de simetría
    Gracias por tus comentarios, siempre constructivos, sobre el primer capítulo de Simetría. Si te puedo hacer alguna precisión ahí van: Sobre la asignatura de filosofía griega, aunque no exista (bueno yo si la tuve en la carrera general de filosofía por la UNED) tampoco creo que sea descabellado imaginarla. En cuanto a bedeles fumando el problema es que soy muy mayor y no veo tan lejos cuando fumaban en el instituto y la universidad profesores, alumnos y cualquiera que quisiera (y en las habitaciones de los hospitales). La trama tampoco concreta que se desarrolle en 2016. El detalle de la tiza simplemente quiere reiterar que el hombre tenia tanta prisa que no sabía que hacía.
    Gracias por tus comentarios, siempre constructivos, sobre el primer capítulo de Simetría. Si te puedo hacer alguna precisión ahí van: Sobre la asignatura de filosofía griega, aunque no exista (bueno yo si la tuve en la carrera general de filosofía por la UNED) tampoco creo que sea descabellado imaginarla. En cuanto a bedeles fumando el problema es que soy muy mayor y no veo tan lejos cuando fumaban en el instituto y la universidad profesores, alumnos y cualquiera que quisiera (y en las habitaciones de los hospitales). La trama tampoco concreta que se desarrolle en 2016. El detalle de la tiza simplemente quiere reiterar que el hombre tenia tanta prisa que no sabía que hacía.
    Hija de mi vida (y de mis entretelas), decir que Borges no sirve para nada. Blasfema, hereje, pagana. Toito te lo consiento menos que te metas con mi Borgesssssssssss. Bueno, te salva lo de Manolo. Ya lo dijo precisamente el mayor de los Machado: de sabios mudar de consejo, de hombres equivocarse, de honrados el reconocerlo.
    Gracias a todos por los comentarios, claro. Y he leído Borges, Wittgenstein, el tratado de lógica de L. Carroll y mil cosas más que no sirven para nada... Y, Néstor: conozco 'El Aleph' de Borges; y aquí no es que se sirva de alef como variable matemática sino que lo usa según su valor tradicional en matemáticas. Y sí, voy a quitar ese esdrújulo. Ay, y Carlos, no te jubiles, que yo me río mucho con tu Manolo.
    Ahora que yo también me he jubilado (de esto de escribir) decir que tu texto es muy Borges, en mi subjetiva opinión (¿acaso la objetividad existe?). Wittgenstein perdería la cabeza con su filosofía radical por dos motivos muy personales: su brutal experiencia en la guerra y su homosexualidad reprimida. Siempre pensé que de haber tenido una vida llena de falos a los que felar no hubiera perdido el tiempo escribiendo hasta morir casi solo en una cabaña...otro obsesionado con las matemáticas era Lewis Carroll, pero ya sabemos cual era su secreto inconfesable. Al final me quedo con Borges, mi Dios de los textos crípticos. Si bien yo he hablado de Wittgenstein en esta web...
  • Un relato enviado a lo que se vino a llamar duelos de exhibición. Y mira tú por dónde que voy y gano éste cuando me habían eliminado de torneo de verdad.

    Bienvenidas sean las almas en pena al recinto del dolor. Este es un lugar público donde TODOS son cordialmente invitados a participar con historias de tortura. Sube tu relato con el título “El Anfiteatro de la Tortura: (Tu Título)” Y pega esta sinopsis para que los nuevos mártires la lean. El propósito de esta serie es publicar un libro de DESCARGA gratuita. ADVERTENCIA: Se prohíbe la entrada a menores de edad, mujeres embarazadas, personas con problemas cardiacos, y a los débiles de estómago.

    Como he visto hacer a otros, publico aquí el relato con el que participé y me descalificaron del concurso (que no se me cae la cara de vergüenza). A ver si así recupero en el ranking alguna de las 40 posiciones que perdí mientras un relato mío estaba, sin yo comerlo ni beberlo, como relato del mes. También puede ser que me hunda en la miseria, claro, y acabe en la posición 200.

    Tras unos días de reposo vuelvo al enterarme indirectamente de que Fénix había lanzado un reto sobre un tema concreto. Yo no podía fallar y menos tras ver que Fénix ha variado por fin algo que le dije sobre su perfil: gracias. Veo además en su avatar algo que parece un menú de Nochevieja o similar y eso también se tendría que valorar.

    Algo diferente de lo que he aportado hasta ahora. De tonos míticos e inspirado en un pasaje del Génesis, el primer libro de la Biblia.

    Otro texto recuperado de la buhardilla de mi ordenador y que puede ser tanto el final como el comienzo de una novela que nunca escribiré

    Otro relato marinero pero esta vez atlántico. Escrito hace años, repasado, reposado y ahí va

    Otro relato de género histórico; y costumbrista. Escrita hace años, rescatada y retocada: por eso, y a pesar de haberla tenido reposando dos días, puede contener algún fallo. Para entender bien la historia hay que saber que pasa durante el siglo XVIII en la isla de Menorca, a la sazón dominada por los ingleses en guerra con España y Francia. Por eso conceden patentes de corso a los marineros locales.

    Arrímate a los buenos y serás uno de ellos. Eso piensa la madre de Lázaro de Tormes y, después, le va como le va. Por eso yo, escarmentada de su ejemplo, al verme en el número 101 del ranking, me he inventado algo de bajo nivel a partir de anécdotas que me cuenta mi marido; a ver si así puedo volver hasta la posición 120 o superior donde me sentiré más cómoda.

    Más de lo mismo

  • 31
  • 4.29
  • 550

De profesión sus labores

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta