cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Dioses de papel
Fantasía |
28.09.13
  • 4
  • 3
  • 3441
Sinopsis

A veces nos cremos dioses y lo somos, solo que de papel.

El gallo empezó a cantar, el sol empezaba a emerger un día más; la ansiedad me corroía, pero sabía que aún era temprano, prepare la cafetera- hoy la necesitare entera- me dije a mi mismo, introduje más leña en la vieja cocina y espere a que la cafetera empezase a silbar.

Serví la primera taza y me senté en el porche de la granja, hace tiempo que el cartero no pasa por aquí, si lo pienso bien hace ya algunos días que no veo a ninguna persona por estos lugares.

Es lógico, elegí esta vida para alejarme de este mundo que ya no comprendía, un lugar sin electricidad ni comodidades de la vida moderna, todas ellas me habían conducido a que mi interior se secase como un pozo que vamos descuidando por falta de uso.

Mire mi huerto y recordé los días en que vivía en la ciudad, el trabajo me absorbía la mayor parte del tiempo, la compra la hacía por Internet, los amigos eran compañeros de trabajo que solo aspiraban a ascender por cualquier método (al igual que yo)

Y llego el día en que todo cambio, un desplome en la bolsa, un infarto repentino, un aviso de que debía de cambiar, ¡y valla si cambie!, vendí todo lo que poseía, cobre la indemnización del seguro y compre esta pequeña granja.

El día que llegue aquí fue el primer día de mi vida, por eso cuando me preguntan la edad siempre digo que tengo casi nueve años, todo me miran como un loco, pero realmente fue hace nueve años que abandone el manicomio que representaba toda mi vida hasta entonces.

Me dirijo a la cocina y me sirvo otra taza de café, miro la despensa y veo que los suministros no perecederos son abundantes, me vuelvo a sentar en el porche y me vuelvo a preguntar: ¿Cuándo fue la última vez que vi a alguien por aquí?

Puede que el cartero haya enfermado o que los caminos estén intransitables, no es que eche de menos saber algo del mundo que deje, pero mi hermano me manda una carta mensual para contarme como esta su familia y yo les respondo para que sepan que estoy bien.

Con el tiempo pude descubrir que un virus había acabado con prácticamente toda la  población, un experimento militar que escapo al control de los militares, jugamos a ser dioses y a veces olvidamos que lo somos, solo que dioses de papel que pueden arder con la misma facilidad.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Si alguna vez pasa ni en esos oasis de paz de buscó tu protagonista estaremos a salvo. Me gustó el relato.
    Viejo tema el de huir del mundanal ruido. Ya los griegos tenían poemas sobre ello. Aquí el protagonista se ha convertido en un Robinson Crusoe.
    Esa huida del "mundanal ruido" es algo que a muchos nos gustaría hacer, aunque eso de cultivar lechugas también estresa. Ese virus del que hablas ya anda diezmando a la población, al menos anímica e intelectualmente, no sé si será un experimento militar o de otro tipo, pero funciona. Por cierto Draco, repasa los acentos hay algunos que encuentro a faltar. Un saludo.
  • Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

  • 1107
  • 4.58
  • 3

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta