cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Distinto.
Amor |
07.03.15
  • 4
  • 12
  • 2236
Sinopsis

Tres fases de un día, tres atmósferas, tres ideas... Imposible pasar por alto ese blanco y negro que empañaba la ciudad.

I.

No sabía describirlo, pero aquella mañana se apreciaba una atmósfera más templada, sobria de color, apagada, aburrida... Podría cansarme a matizar esa mañana con adjetivos, pero, no sé, ninguno terminaría de encajar del todo. El olor a café recién hecho era el mismo, el despertador sonó a la hora de siempre, los vecinos levantaron sus persianas de la forma tan ruidosa como suelen hacerlo, la ducha empañó los cristales del baño, impidiendo que mi rostro se perfilara en el espejo... Realmente los acontecimientos diarios se sucedían con normalidad, sin embargo, esa mañana tenía algo distinto: Un matiz que la apartaba de la rutina. Era algo, estaba cien por cien segura, aunque no adivinaba el qué. Salí de casa a destiempo, como habitúo, muy a mi pesar; llegué corriendo al trabajo, maldiciendo al conductor de autobuses por su tardanza; la clientela empezó a llenar el local con suspiros y bufidos, la paciencia no es una virtud que abunde en este mundo; poco a poco el trasiego de la mañana fue calmándose, el silencio volvía a dominar la estancia y el sol iba ascendiendo hasta colocarse en la cima de un cielo despejado y resplandeciente. Daba la impresión de que aquella mañana era como cualquier otra, nada indicaba lo contrario; aun así, mi subconsciente se esforzaba por descubrir el fallo. ¿Qué era distinto? Había algo, una sensación, un atisbo de sospecha que no acababa de cuadrar. ¿Me estaría volviendo loca? Ante mis ojos, todo, absolutamente todo, transcurría con normalidad, plena y absoluta. Debían ser imaginaciones mías, paranoias provocadas por el cansancio. Aunque, la idea era tan fuerte, tan dominante… Imposible pasar por alto ese blanco y negro que empañaba la ciudad aquella mañana.

 

II.

No sabía describirlo, pero aquella tarde la atmósfera se tornó negra, decadente, sin vida... Podría cansarme a matizar esa tarde con adjetivos, pero, no sé, ninguno terminaría de encajar del todo. Recibí una llamada inesperada, urgente, asesina. Te ibas a marchar, muy lejos, todo lo que pudieras y el mayor tiempo posible. “Lo nuestro no era viable”. Así remataste esos años de dedicación y ¿amor? Fue una de las excusas más tontas que había oído en mi vida. Te escuché decir una sarta de explicaciones y teorías sobre la compatibilidad de personalidades, la distancia y lo mucho que nos estábamos perdiendo fuera de esta relación, “aún somos muy jóvenes para encadenarnos”. Un gran discurso muy bien ensayado, que solo obtuvo una respuesta: te colgué. Apagué tu voz y me sumí en un pozo de incredulidad. La tarde se volvió atemporal y eterna. Ni siquiera pude llorar, ni gritar, ni odiarte; tan solo me senté agazapada en un rincón de mi habitación, con la idea recurrente de que aquello no había sucedido, de que te arrepentirías y me llamarías otra vez para pedirme perdón y suplicarme deshacer esa ruptura abrupta y sin sentido. Quería borrar el miedo a perderte, a perderme; aunque, la idea era tan fuerte, tan dominante… Imposible pasar por alto ese blanco y negro que empañaba la ciudad aquella tarde.

 

III.

No sabía describirlo, pero aquella noche la atmósfera traía aires de sufrimiento y dolor, mucho dolor, ¿Cómo podías haberme hecho eso? ... Podría cansarme a matizar esa noche con adjetivos, pero, no sé, ninguno terminaría de encajar del todo. Intenté rehuir de mis demonios, olvidarme de ti, de lo nuestro, aunque fuera por un par de horas. Salí de casa a llenarme de fuerzas, a tomar el aire y sentirme sola en un mundo que cruelmente había decidido premiarme con tu palabrería inconexa. Conduje sin dirección, ni pensamiento, hasta terminar aparcada en un parque desolado, a las afueras de la ciudad. Y ahí, ahí fue donde te vi, estabas con otra chica, más joven que yo, más guapa que yo, más delgada que yo… ¿Pero te querría más que yo? Lo dudé mucho. Ahora todo cobraba sentido, las prisas, las dudas, la fatalidad. Encubrías la infidelidad en la virtud del destino. Valiente cobarde fuiste. Mi sangre entró en ebullición, la ira no me dejaba pensar, solo actuar. Fue un segundo, el mundo se desvaneció y por un segundo perdí el control. Te lo merecías. Mi coche arrolló nuestra relación para siempre, estampándose contra un árbol, ante la atónita mirada de tu acompañante femenina. Me desvanecí, intentando autoconvencerme de que no estabas muerto; aunque, la idea era tan fuerte, tan dominante… Imposible pasar por alto ese rojo carmesí que empañaba la ciudad aquella noche.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias! Me alegra que te gustara, también es uno de mis relatos favoritos de suspende, jaja. Saludos
    Me quedo con la boca abierta, tu narración me ha parecido deliciosa y es que esa relación estaba balanceada de un solo lado, y eso es lo peor, que el sufrimiento luego se convierte en ira.
    Se agradecen Arruillo, me alegro de que sorprenda tanto este relato. Un saludo!
    Original en su forma, el relato cuenta con todos los alicientes para llevarse los honores de un trabajo bien hecho. Amores y desamores lo conforman y transmiten secuencias dela vida misma.- Felicidades.- Un saludo
    Gracias compañeros! Aunque hay mucho relato y autor bueno por esta web, tenemos que seguir leyendo para encontrar grandes relatos que despunten y nos apasionen ;). Un saludo a todos!
    ¡Qué bueno!. Se nota cuando un relato está trabajado a conciencia y éste es un ejemplo. La forma en la que comienzas y terminas los párrafos, todos iguales para luego dar paso a un avance en la historia diferente en cada uno, los colores que asignas a cada final en consonancia con los sentimientos de la protagonista, como se enlazan los tres capítulos, una trama que parecía de lo más normal y que termina en ese desenlace inesperado, la descripción de un día sumido en la rutina y como esa rutina va cambiando hasta transformarse en un día diferente, inesperado e indeseado. Que buena esta frase: “Mi coche arrolló nuestra relación para siempre”. De lo mejor que he leído últimamente por aquí. Saludos Shiva.
    La intuición femenina existe y se percibe así, con cambios de "colores" entre otras cosas ... Magníficas descripciones, excelente tu escritura y tu expresión... Felicidades ;)
    Los colores pintan los sentimientos de la protagonista. Empezando y finalizando los párrafos de la misma manera, pero cambiando la descripción del estado ánimico que luego describes.Muy buen relato Shiva,.
    Delicada descripción de todos los colores y sombras por los q pasa una ruptura.Saludos
    Cuanto puede cambiar nuestro dia de una mañana a una noche, cuantas sorpresas, cuantas decepciones y alegrias, todo esto me recordaron tus palabras, muy bueno
  • Remonto después del veranito... espero estar más activa con el frío =).

    "Su piel posee un característica llamada dermografismo, que consiste en que cualquier contacto le deja una marca que tarda un rato en borrarse [...] Si la piel es sensible, ¿qué no dejará marca en el alma?" -Marwan-

    Amapolas.

    "Cando penso que te fuches, negra sombra que me asombras, ó pé dos meus cabezales tornas facéndome mofa." -Rosalia de Castro-

    Unas zapatillas, voluntad y ganas de olvidar.

    Micropoesía en colaboración con el paisano BLUESS. Gracias por todo =).

    Vuelvo a las andadas tras una temporada perdida por la realidad del trajín diario, pido perdón por la ausencia, aunque esté justificada... Os deseo feliz año a todos!

    "Entre la hojarasca / el pecho de la ardilla / se llena de luz." -Haiku de Otoño-

    “El espectáculo es imponente. Todas aquellas negras murallas de la gran caldera, con sus crestas, que parecen almenas, con sus roques enhiestos, ofrecen el aspecto de una visión dantesca. No otra cosa pueden ser las calderas del Infierno que visitó el florentino. Es una tremenda conmoción de las entrañas de la tierra; parece todo una tempestad petrificada, pero una tempestad de fuego, de lava, más que de agua." - Miguel de Unamuno-

  • 105
  • 4.76
  • 9

Lectora compulsiva. Aprendiz de escritora en mis ratos libres. Enamorada de la naturaleza. Desencantada con el egolatrismo de la sociedad. No conozco mejor forma de organizar mis pensamientos que plasmarlos en papel.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta