cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Dolor de espalda
Reales |
03.03.12
  • 3
  • 4
  • 1274
Sinopsis

No hay nada peor como un terrible dolor de espalda.

 

DOLOR DE ESPALDA

-Doctor, de nuevo tengo ese insoportable dolor de espalda. Justo aquí  -dijo Juan tocándose la zona lumbar.

El doctor sentado en su sillón de piel, con gesto incrédulo, lo miró. Sacó una pluma del bolsillo de su bata blanca y cogió el recetario.

-Bien, y… ¿no le ha hecho efecto el tratamiento que le ordené la última vez que vino? A ver…. –dijo mientras buscaba en el ordenador- Sí, aquí está, vino usted hace diez días. Veo también que se encuentra usted de baja laboral por culpa de ese insoportable dolor…

-Pues sí, verá….esas pastillas que me mandó no me hacen nada de efecto. Me cuesta mucho el simple hecho de caminar, y cuando estoy sentado el dolor es terrible. –dijo Juan con gesto afligido.

-Las radiografías que se hizo demuestran que no tiene usted ninguna lesión. Solo es una lumbalgia. Le recetaré algo más fuerte a ver si así… mejora su espalda. En cuanto a la baja, creo que le vendría bien ir a trabajar, así hace un poco de ejercicio que es buenísimo para el lumbago.

-Doctor, ¿usted me ha escuchado? El dolor es terrible, es…., insoportable. Así no puedo ir a trabajar –dijo alzando más el tono de voz y levantándose de un brinco de la silla.

Juan, con el rostro compungido, se tocaba la zona afectada por el terrible dolor y soltaba improperios: ¡mierda! ¡Maldita espalda! Me cago en tó lo que se menea. ¿Está usted ciego? ¿Y me quiere usted mandar a trabajar?

El sudor en la frente del doctor comenzó a aflorar. Con gesto serio ordenó al paciente que se sentara y comenzó a extenderle un nuevo parte de baja.

-Muchas gracias doctor. Es usted un buen profesional. –dijo Juan mientras agarraba el ansiado parte de baja.

El doctor bebió ávidamente agua de un botellín y observó con exasperación como se marchaba el paciente.

En la puerta del centro de salud, en el interior de un coche, estaban esperando un par de amigos de Juan.

- ¿Cómo ha ido?

-Bingo. Lo tengo –dijo Juan mostrando a sus colegas el parte de baja.

-Eres un monstruo Juan –dijo uno de los ocupantes del vehículo lanzando una bocanada de humo.

-Eso huele que alimenta –dijo Juan-. Vámonos al paseo marítimo a tomarnos unas cervezas.

FIN

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta