cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
DOMINGO
Humor |
07.07.15
  • 4
  • 1
  • 525
Sinopsis

A veces el sol nos mira mal. Pero él solo pone la luz, a ratos, el calor. Nosotros ponemos todo lo demás.

Aquella mañana parecía diferente. El sol, que entraba por el ventanal, ya me miró mal. No fue todo. Al salir de la cama, mi pie se enredó con la sabana y fui a parar, con huesos y todo, contra la cómoda que, a la vista del golpe que me pegué, de cómoda no tenía nada. A lo que voy. Caí yo y cayeron del mueble los dos cuadritos y todos los frascos de perfumes y afeites de mi señora esposa que se desparramaron por el suelo, por la sábana y por mi piel. ¡Menos mal que olían bien! Al estrépito se despertó mi mujer con cara de susto que, naturalmente y al ver la escena, cambió a la hilaridad absoluta mientras estiraba de la sábana. -¡Oye! ¡No estires! jooooo... -Pero es que, ja ja ja, me quiero tapar. -¿Taparte? ¡Como si no te hubiese visto nunca las tetas! -¡Vaya! Yo lo hacía por ti. Para que no te "animases" ¡Animarme dice! Estoy hecho un cuatro entre la cama y la cómoda. El pie enredado en la sábana, no se cuántos frascos de colonia derramándose sobre mi piel y un golpe que me duele ni se donde !Para animarme estoy yo! La miro. Está guapa a la luz del sol. La boca abierta por la risa, los ojos brillantes, el pelo alborotado. Sus pechos se balancean al ritmo de la risa... glub!! -Ven -le digo- Ayudame ¿no? Se mueve hacia el borde de la cama y baja muy lentamente mirando donde pone los pies para no mojárselos con la colonia, hasta quedar de pie frente a mi, cubierta solo por el pequeño triángulo de tela de sus bragas. Se inclina, coge mi mano y en ese momento, yo me dejo caer hasta tumbarme en el suelo arrastrándola conmigo. -¡Agggggg...esto está helado! -Pero huele muy bien -bromeo colocándola debajo mío y besando sus labios con pasión. -Ufffffffff... Veo que mucho daño no te has hecho. Espera. Creo que un frasco me está apretando en la tripa. -Lo se. No importa. No es de cristal. Arrastramos con nosotros la totalidad de la sábana. Apartamos cuadros, frascos... y allí mismo, en el suelo, impregnándonos la piel de los aromas de aquella mezcla de perfumes, hicimos el amor apasionadamente. Pasado un tiempo, ya relajada, dio un salto. -¡Me toca! -dijo- Recoge todo esto. Y de una carrera entró en el baño corriendo el pestillo. Salió con el pelo húmedo pero ya vestida. -Duchate mientras preparo el desayuno. Por cierto, no tienes paté. ¡Vaya! Me encanta desayunar paté pero ¡qué le vamos a hacer! Entré en el baño. Me afeité, me puse bajo la ducha, me enjaboné... ¿quééééé? ¡joder! !se ha apagado la caldera! Me quité el jabón con agua fría. Me seque friccionando bien fuerte para recuperar el calor, me vestí y con una sonrisa, viendo el desaguisado de sábanas, ropa interior y botes revueltos, bajé a desayunar. -Ya estoy -dije. -¡Ah cariño! ¿Sabes quién ha llamado? Mi madre. Que viene a comer. ¡Estupendo! El día, precioso, cálido, lleno de luz, de color, seguía arreglándose. Salí al patio. El astro, superados ya los montes, seguía mirándome con, diría yo, una sonrisa burlona. Pero no. ¡Esto no va a quedar así! ¡¡Feliz domingo!! ©Dorvas
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un tituló muy inocente,podrían. Verlo los menores de edad .XD lol. Pero ami gusto esta vien. Toda la histora. Pero pon, +18. s: .
  • A veces el sol nos mira mal. Pero él solo pone la luz, a ratos, el calor. Nosotros ponemos todo lo demás.

    La vida es un caminar hacia el inexorable destino...

    Hay veces que no se acierta. Avanzar es casi imposible, pero desistir...

    Los escritores tienen el mundo, mil mundos, en sus manos...

    Hay sueños que, aunque peligrosos, son la razón de vivir si antes nos han quitado la esperanza...

    Un recuerdo. La pasión...

    Apenas la conocía. Sin embargo, esa situación iba a cambiar inesperadamente...

    Nunca sabemos realmente como somos hasta que la vida se nos rompe. Aún así, la enfrentamos, la gozamos y quizá, sólo quizá, seguimos sin saber qué somos...

    Hay veces que la vida nos lo pone tan fácil...

    Verano. El tórrido calor invita a tardes de siesta. De siesta o...

  • 12
  • 4.4
  • -

Me gusta entretenerme creando historias y leyendo las de los demás

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta