cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

11 min
El amor se desvaneció
Amor |
03.10.15
  • 0
  • 0
  • 257
Sinopsis

A quien no le gustaría tener una historia de amor perfecta , su propio cuento de hadas.No todo lo que empieza bien termina bien.

La peor parte de todo siempre es el fin, fuimos una historia breve pero hermosa, fuiste algo lindo que me paso después de mucho tiempo. Aunque nunca fuimos nada me duele decir que te extraño y que tú, probablemente, ni te acuerdes de mí.

Empezaría narrando como to conocí pero sería aburrido primero fuimos amigos, diría que luego nos gustamos y fuimos enamorados pero eso no paso, solo éramos amigos, siempre lo fuimos y con fe lo seguiremos siendo aún.

Hasta ahora me pregunto que hubiera sido de nosotros si no hubiera salido esa noche, me hubiera ahorrado tantas cosas, tantas lágrimas, tantos momentos tristes aunque ,por raro que suene, no me arrepiento , también pase momentos lindos contigo , me sentí querida después de mucho tiempo , te miraba llegar y sonreía ahí fue cuando supe que estaba jodida por ti , a pesar que todo empezó solo como un juego un simple beso ,solo seriamos agarres nada más pero déjame decirte que eres el peor en eso , un agarre no se preocupa por ti , no te espera y lo más importante no te dice te quiero , jamás lo dice.

En una de las pocas salidas que tuvimos con nuestros amigos me lo dijiste:

-Te estoy agarrando cariño y eso no está bien.

-¿Por qué?- te pregunte, confundida y en parte feliz por haber escuchado eso.

-Porque te lastimare – me respondiste

-No lo creo – dije firmemente, aunque si me hiciste llorar un par de veces no me lastimaste, bueno si pero soy demasiado orgullosa para aceptarlo.

Me llevaste a mi casa y seguimos hablando por whatsapp esa noche, bueno madrugada, decidimos que íbamos a dejar todo ahí solo ser amigos, pero no nos funcionó, y las lágrimas empezaron a correr  pero me las seque de inmediato, el orgullo no me dejaba llorar ya que ese significaría que me importabas, que sentía algo por ti y no lo quería aceptar aunque era lo obvio. Nos quedamos hablando hasta que amaneció, arreglamos las cosas tú me querías y yo te quería, me preguntaste si estaba enojada y ahora te puedo decir que si lo estaba y mucho, enojada y dolida pero por alguna razón no te lo quería decir.

Me encantaba despertar y lo primero que veía en mi celular era un mensaje tuyo y al dormir lo último que leía era el “te quiero” que me escribías para despedirte. No podía dejar de sonreír cuando hablaba contigo , después de tanto tiempo me seguías poniendo nerviosa cuando te me acercabas para besarme , jamás sentí las mariposas en el estómago así que supongo que jamás estuve enamorada de ti , solo sentía una gran atracción hacia ti aunque mis amigos me decían que ya me habían perdido porque estaba enamorada , no me enamore solo me gustaba pasar el tiempo contigo y sentirte cerca de mí , sentir tu respiración , tus besos , con solo verte me era suficiente.

Los dos acordamos que no seriamos enamorados , al menos formalmente , porque teníamos que pasar por una prueba , no vernos todos los días sería difícil y queríamos ver cómo nos iba , no nos fue para nada bien , después de que pasara una de las mejores noches junto a ti vino una de las peores .

Tu indecisión me mataba, yo sabía lo que quería, te quería a ti, pero tú tristemente no lo sabias, las lágrimas empezaron a correr y esta vez no las contuve deje que siguieran su camino natural desde mis ojos hasta mis mejillas, esta vez estaba segura que si sería el fin, me dolía es saber que tú también estabas triste, creo que lo mejor hubiera sido despedirnos esa noche, aunque lo hicimos no fue un adiós definitivo.

Me desperté y estaba decidida a no hablarte, estaba en clases cuando vibro mi celular y eras tú saludándome como si nada hubiera pasado, estaba triste pero no iba a dejar que lo notaras. Mi plan era ser fría y cortante y me estaba funcionado bien, me dijiste para vernos esa tarde y te dije que si aunque no debí, en el fondo no quería perderte y perder “eso” que teníamos.

Nos encontramos en la tarde ese día, falte a clases para verte me acuerdo claramente, no podía estar como si nada hubiera pasado ya que no estabas seguro si me querías o no, hoy me podías querer pero mañana ya no, estaba confundida.

-¿Estas bien?- no dejabas de preguntarme.

-Si – te respondía con una sonrisa fingida.

-No quiero que estés triste y menos por mi culpa – me repetías una y otra vez.

-Estoy bien, enserio no pasa nada- ni él ni yo nos creíamos eso.

Te empezaste a acercar a mí para besarme, no debí dejar que lo hicieras pero simplemente no podía resistirme a tus besos.

-Lo voy a intentar por ti, te quiero gordita, enserio te quiero- me dijiste al odio, mi corazón se quiso alegrar cuando escucho eso pero mi mente no lo dejo, era tiempo de empezar a pensar con la cabeza, a pensar fríamente.

-No sé qué decirte – te respondí

-Ya no estés triste por favor, perdón por haberte hecho llorar

-No estoy triste y enserio ya fue, ya estoy bien – jamás había mentido tanto en tan poco tiempo.

-Respóndeme algo por favor – me pediste - ¿Quieres estar conmigo?

No sabía que decir, me quede helada y solo pensaba si tan solo me hubiera preguntando eso antes, no ahora, ahora cuando estaba tan confundida.

-En serio no lo sé, no sé si vas a querer ser mí enamorado hoy y mañana ya no, entiéndeme por favor.

-Te entiendo, las fregué y comprendo que tengas dudas, pero en serio lo voy a intentar por ti.

No quería que lo intentes por mí, quería que lo hagas por ti, por nosotros. Sentía que solo me habías preguntado eso para arreglar lo que habías roto la noche anterior.

-No te puedo responder ahora, tú estabas confundido y ahora yo lo estoy – le respondí

-Te entiendo, pero prométeme que lo vas a pensar- me pidió.

-Lo hare – le dije intentando sonreír y me beso otra vez, sus besos eran la cura para todo y la tristeza y el enojo se empezaron a ir poco a poco.

-Me encanta verte sonreír – me dijiste son una sonrisa en tu rostro y yo no podía parar de reír.

Aunque no haberle contestado en ese momento fue lo mejor que pude hacer dentro mío sentía que había perdido la única oportunidad de estar contigo de ser tu enamorada, y me duele decir que así fue, me jodia tener la razón. Esa noche me fui a dormir feliz y triste a la vez.

Las cosas estuvieron bien por un tiempo, todo era perfecto, vivía en mi propio cuento de hadas pero como todo cuento tiene un nudo y un desenlace solo que en el mío habían muchos nudos.

Otra vez tú y tu indecisión atacaron y fue otra estocada directa al corazón, ahora me pongo a pensar que esas eran señales que no quería ver, decidimos quedar como amigos otra vez .No te vi por varios días hasta que nuestros amigos salieron y me dijiste que solo irías por mí , yo lleve a una amiga para sentirme apoyada cuando te vea , llegaste y la tensión entre los 2 se sentía ,era evidente que algo había pasado , yo solo quería hablar contigo para aclarar las cosas de  una vez y probablemente terminar con “eso” que teníamos pero otra vez tus besos pudieron más que mi razón.

Estuvimos en constantes idas y venidas por bastante tiempo hasta que tu decidiste terminar con nosotros, sin previo aviso solo me dijiste que ya fue, que esto se terminó, que solo amigos. Jamás había sentido eso, sentí que mi corazón se partía en miles de pedazos pero hice como si nada pasara y solo te dije está bien. No negare que estuve triste por eso borre mi foto y mi estado, estaba escuchando música cuando me hablaste.

-Por tu foto y tu estado sé que estas deprimida y si me dices que no, no te creo – me dijiste , no tenía ganas de responderte , me arrepentí de haberte leído.

-No, nada que ver todo bien – te mentí de la manera más descarada posible.

-Me siento culpable que estés así, siento que estas así por mi culpa porque estábamos en algo y ahora no.

-No estoy así por tu culpa , estoy triste pero  no es por ti  o por lo que pudo o no haber pasado-le seguía mintiendo , esa noche me fume casi una cajetilla grande de cigarros y decidida a ya no seguir fumando me despedí-Ya dormiré o me terminare la cajetilla de cigarros-te dije en broma.

-¿Estas fumando?- pude sentir tu enojo por mi celular.

-Sí, eso hago cuando me pongo ansiosa – te respondí.

-Eso no se hace, cuando te vea te cuadrare-me dijiste

-Felizmente ya no nos veremos – quería ser lo más cortante posible contigo, quería que sientas algo de lo que yo estaba sintiendo.

-¿Por qué ya no nos veremos? ¿Por qué estás tan idiota?- me preguntaste y yo solo pensaba ¿En serio me preguntas porque estoy así?

-Por nada, ya dormiré adiós-sentí que ese fue mi adiós definitivo, que puse punto final a nuestro cuento de hadas que no tuvo un final feliz.

-Espero que se te pase pronto, cuídate-también te despediste.

Estaba triste, me puse a leer toda nuestra conversación por el chat y me dolía ver como pasamos de querernos tanto a esto, pero ya pasaría, no me duraría mucho porque ya no hablaríamos y me olvidaría rápido de ti y de todo lo que paso.

Mi plan estaba funcionando a la perfección hasta que una madrugada decidiste hablarme y por alguna loca razón te respondí. Hablamos un par de horas, nada interesante hasta que nos quedamos dormidos. No entendía porque lo habías hecho pero bueno por algo pasan las cosas.

En el tiempo que estuvimos distanciados otro chico apareció y estuvimos hablando, me invito a salir y acepte, creo que solo lo hice para que veas que ya te había superado.

Me seguiste hablando un par de semanas más hasta que las cosas se empezaron a sentir forzadas, ya casi incomodo, no podíamos forzar una amistad después de todo lo que habíamos pasado juntos, siempre te quejabas de que tú eras el único que me hablaba, que si tú no me hablabas yo jamás lo haría, así que decidí tragarme mi orgullo y hablarte pero jamás me respondiste. Otra vez decidiste terminar las cosas solo que esta vez terminaste con lo único que nos quedaba, una “amistad”, fue el punto final de nuestra historia, el adiós definitivo.

No sé si leer nuestra conversación una vez más antes de borrarla del chat o solo borrarla y hacer como si nunca hubiera pasado nada, no sé si mandarte esto para que sepas como me sentía en verdad o solo guardarlo en algún rincón de mi laptop para leerlo cuando quiera borrar algún archivo.

Espero que estés bien, que te vaya bien en lo que decidas hacer y si algún día te veo te saludare como 2 personas que fueron amigas alguna vez, no hare que sea raro lo prometo, cuando  me propongo olvidar a alguien lo hago y no guardo rencor, quizá, quien sabe con el tiempo volvamos a ser amigos otra vez, dejémoslo al destino. Gracias por ser algo que me alegro los días y me hacías sonreír a diario pero ya termino, ya no eres más la razón de mi sonrisa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta