cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El ángel de la guarda
Terror |
27.09.15
  • 4
  • 3
  • 767
Sinopsis

Todos hemos oído hablar de los ángeles de la guarda, pero el de Travis era algo diferente...

Dicen que por las noches, cuando dormimos, todos tenemos un ángel de la guarda. Un ángel que permanece inmóvil, en nuestra habitación, asegurándose de que nuestros sueños sean placenteros. Un ángel invisible que vigila que no nos ocurra nada malo, ya que en la profundidad de nuestro coma somos incapaces de cuidar de nosotros mismos.
Y dicen también, que más de una y de dos personas, en la oscuridad de la noche, han podido contemplar la silueta de ese ángel por un momento mientras yacían insomnes en la cama. Avistamiento que al parecer solo dura escasos segundos, pues poco después de que los ojos perciban la figura y antes de que el cerebro pueda analizarla, el individuo cae en un profundo y feliz sueño del que no despertará hasta el nuevo día.

Travis había leído bastante acerca de estas historias. Todas las versiones eran tan inquietantes y parecidas entre sí…
Solía ser bastante escéptico en cuanto a lo paranormal, pero esta historia le interesaba más de lo común.

Había pasado noches enteras en vela, intentando todo lo posible para lograr tener aquella experiencia. Se hacía el dormido durante horas, mirando por el rabillo del ojo. Ponía la alarma cada cuarenta minutos esperando despertar y encontrarle allí, como si de un niño esperando a los reyes magos se tratase.

Un día cualquiera, sin haberlo buscado, llegó su momento de suerte. El reloj de la mesilla de Travis marcaba las 04:00a.m. Se había acostado a la hora bruja, llevaba cuatro horas exactas en la cama dándole vueltas a varios problemas que tenía por resolver y no era capaz de conciliar el sueño.
Entonces lo vio.
Allí, delante de él, se alzaba una delgada y majestuosa figura.
Su mente lo había imaginado de otra manera, con una túnica blanca, la cara al descubierto y las dos manos mostrando las palmas libres de carga. Sin embargo le resultaba imposible adivinar la cara su ángel, pues llevaba una capucha que, junto con la oscuridad de la habitación, hacía inapreciable cualquier rasgo facial. Además parecía sostener algo en su mano derecha, y la manga izquierda le cubría el brazo entero.

Notó algo diferente con respecto a las historias contadas por los otros afortunados…
Su cerebro trabajaba a mil por hora, y en los tres segundos que duró la visión le dio tiempo a comprender que, aunque jamás iba a descansar mejor que aquella noche, aquel no era su ángel de la guarda.

Con esta última conclusión Travis se durmió. Y no volvió a despertar, nunca más.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta