cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El armario.
Reales |
23.08.15
  • 4
  • 3
  • 645
Sinopsis

Samuel acaba de mudarse, dejó su vieja vida y tendrá que aceptar su nueva vida. ¿O no?

La última vez que Samuel se sintió realmente feliz fue cuando estaba en su hogar. Ahora se encuentra en su nuevo "Hogar". Se había mudado.

Samuel mira su casa con disgusto. Observa su habitación. tiene bonitos muebles pero no vale nada si su dueño no se siente cómodo ahí.

En su habitación había una puerta que era un armario pequeño. Cuando Samuel entra a su nueva habitación la puerta suena, no habla. Suena cómo si alguien la tocara. Samuel revisa dentro, no hay nada.

Samuel duerme después de un largo día desenpacando, finalmente llega la hora de dormir. Tranquilo y sereno, Samuel cierra los ojos.
No pasó mucho desde que se propuso dormir tranquilamente hasta que el armario le despertase de nuevo.

Samuel, con miedo y el cuerpo temblando se acerca. Abre la puerta y en la penumbra logra distinguir una silueta. La luz se enciende de parte de Samuel y entonces lo vió claro. Un niño estaba escondido en posición fetal en la esquina del armario.

-¿De qué te escondes?- Pregunta Samuel.

-De los monstruos, entra aquí antes de que te atrapen.- Responde el niño.

-Aquí no hay monstruos.

-Hay monstruos.

-Muestramelos.

-No necesito mostrartelos. Están en ti ahora mismo.

-¿En mi? ¿De qué hablas?

-No hay monstruos físicos. No necesariamente.

-No te entiendo.

-Puede haber monstruos físicos pero no son trols. Tambien puede haber "Monstruos" por así decirlo, que habitan en tí.

-¿Soy malo o algo así entonces?

-Claro que no. Tú no. Hay monstruos en tí pero no te hacen malo. Son monstruos especiales, monstruos que de una u otra forma te cambian, cambian tu personalidad.

-Pero soy el mismo de siempre.

-¿Lo eres? ¿Cual fue tu último cambio?

-Me mudé aquí.

-Exacto. Eso te cambió ¿No? Estás inseguro, con miedo y enojado. No quieres este lugar. ¿Ese eres tú? Quizá los monstruos en ti no sean de los que te hacen malo. Pero sí te hacen diferente. La única forma en la que puedes deshacerte de ellos es aceptando tu vida. Hazlo.

Samuel casi cedió a la idea, pero antes de que pudiera aceptar su nueva vida, hizo algo que le cambiaría para siempre.

Samuel apretó el gatillo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias por puntuar y comentar. Intentaré mejorar mi narrativa. Gracias.
    Tu cuento me dejo dando vuelta algunas cosas.
    Tal vez la narrativa no me terminó de convencer, pero hay algo en la historia que me llegó. Hay mucho más. Me gustó. Gracias por compartir.
  • Las burbujas se elevan por encima de mí, puedo sentirlas.

    Este es un relato que escribí basandome en una experiencia que tuve una noche,la noche en que tuve más miedo en toda mi vida. Quería compartirlo en forma de relato. Mi mente me jugó una trampa y creí que moriría por situaciones ficticias que no tenía claras. Me mostró que mi peor pesadilla no es otra persona más que yo mismo.

    El escritor desesperado aguardaba en su habitación esperando la inspiración inmediata sin obtener frutos de su escasa paciencia. Eligió el camino infeliz y ahora se encuentra preso en su propia mente.

    Samuel acaba de mudarse, dejó su vieja vida y tendrá que aceptar su nueva vida. ¿O no?

    Una oscuridad espesa envolvía el entorno, hasta que despertó. Jesse era una chica promedio que vivía una vida normal, hasta que un día, antes de dormir es transportada misteriosamente a un cuarto blanco con una multitud de gente normal cómo ella.

    Víctor es un hombre que adora a los niños, aunque no puede estar con ellos. Un domingo escuchó sobre un supuesto río que cumple deseos. Víctor acompañado de su único amigo, Joseph, se embarcará en un viaje en busca del río celestial, con el objetivo de cumplir el deseo de Víctor: Poder estar con los niños de una vez por todas.

Una persona que un día decidió escribir, cayó en la tentación y no pudo salir.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta