cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El atracador
Suspense |
28.11.08
  • 4
  • 5
  • 5685
Sinopsis

- Ahora, señor míreme atentamente

      (su influjo empezaba a cobrar su efecto en él)
      la boca entreabierta y la expresión propia de alguien que está
      viendo algo que no puede creer.

- Tiene usted un arma terríblemente preciosa, señor. El cañón cromado y con sus iniciales en el mango, ahora cubiertas por el sudor y la sombra de la palma de su mano.

      El arma, antes firmemente sujeta, comienza a temblar a escasos
      milímetros de lanariz del que está hablando.

- Bonito regalo de su tío John... ¿su padrino tal vez?. Muy adecuado para el día de su graduación. Pero hijo, ¿que es lo que pasó?, ¿como se encuentra en esta situación?, déjeme ayudarle. Míreme a los ojos de nuevo. Atienda , esto será su salvación.

      Con los ojos imparpadeantes, secos, el que empuña el arma
      asiente como un niño que va a recibir su recompensa.

- Abra usted la boca hijo, como si le fuera a ver el médico cuando le duele la garganta.

      Boca abierta con una expresión bobalicona.

- Se va a tomar usted la medicina que le recomenaré, eso le curará, hijo.

      Asentimiento.

- Pero... déjeme su precioso revólver, amigo, que empieza el tratamiento. Relájese.

Deposita suavemente el arma en la mano del viejo. Y éste agarra firmemente el revólver y descarga todas sus balas en la otra mano. Seguidamente introduce las balas en la boca del atracador y le ordena que se las trague, una a una. Cuando ha terminado le devuelve el arma y le recomienda que vaya al hospital. Tal vez necesite un lavado de estómago. Ha sido indulgente, la medicina podría haber sido más drástica, pero hoy la función había ido bien y estaba de buen humor. Además, un viejo mago como él no necesitaba mancharse las manos de sangre a esas alturas de la vida, ¿para que complicarse? la hipnosis ya le había sacado de atolladeros más difíciles que ese, siempre era una solución cómoda para pequeños percances de ese tipo.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 173
  • 3.9
  • -

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta