cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El cajón
Reflexiones |
11.05.18
  • 4
  • 2
  • 839
Sinopsis

Breve relato.

Hoy desperté y busque en mi lo que había perdido, lo que deje sin querer en algún lugar.  Encontré muchas cosas que había dejado por miedo a que me lo saquen o tal vez por la inseguridad a mí misma.

Caminé hasta ese cajón, sí, ese el que estaba ahí en el medio de la nada. Apenas lo vi, fui a buscarlo y allí había tantas cosas que no supe que agarrar primero y entonces comencé a separar lo que necesitaba y lo que no hasta el momento.

Empecé a separar algunas cosas, algunas las descarté, a otras las guardé y a las demás simplemente las llevé.

Me costó mucho poder diferenciar aquello que realmente necesitaba, aquello que me serviría para poder comenzar de nuevo, pero finalmente pude y entonces me dije así misma - ¿Qué necesito? ¿necesito amor? ¿esperanza? ¿valor? ¿paciencia? ¿bienes materiales? y así tantas preguntas que me había hecho.

Un nuevo recorrido comenzaba, de todas formas, debía salir de ese hoyo en que me encontraba.  Yo necesitaba instrumentos, y entonces, lo primero que agarre fue a el valor, para salir debía tenerlo y esa era el arma principal.

Me apoderé de ese valor y seguí buscando…

y dije- ahora quiero al amor

y luego también dije- Tomaré a la paciencia para poder llevarme a la esperanza.

Con esos instrumentos comencé mi recorrido de este tiempo, siempre algo nuevo encuentro en ese cajón y siempre saqué aquello que no me servía.

Con el valor salí, con el amor comprendí, la paciencia me dio esperanza y la esperanza paciencia. Largos caminos pasé, pero me han permitido tomar decisiones que tal vez no han sido las mejores, pero si las correctas.

Todavía recuerdo esa noche donde no tenía nada, o al menos eso creía. Pero si buscas bien, si insistes, ese cajón aparecerá.

Todos tenemos un cajón donde tenemos elementos que poder usar, instrumentos porque luchar. La humanidad estaría perdida sino tuviese algo porque luchar, porque vivir.

Si el ser humano existiera solo para respirar, entonces ¿de que serviría?

El ser humano es totalmente inútil sino tiene algo porque creer, porque empezar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 51
  • 4.54
  • 267

No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria; trabaja, aspira, tiende siempre hacia la altura

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta