cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El cantero de piedra.
Varios |
22.06.20
  • 4
  • 5
  • 417
Sinopsis

A veces no es suficiente una persona para escribir y leer.

Mi padre era un picapedrero al igual que su padre, yo tuve suerte y tras aprender el oficio acabe siendo cantero.

El único pesar que tuve en la vida fue no aprender a escribir y leer, pero para ello tienes que contar con posibles y en mi familia el comer todos los días se antojaba complicado, aprender a escribir era como intentar alcanzar la luna cada noche, alargaba  las manos creyendo que era posible, pero la realidad  me despertaba con el sonido de los primeros golpes sobre la piedra.

Mi única condición para trabajar en dicho oficio fue que ninguna de mis piedras fuese usada para ninguna estructura religiosa, hecho que me canjeo enemigos por allí donde deambulaba, pero también me permitió aprender de aquellos que otros que fueron marginados como yo.

Con el tiempo me di cuenta que si aprendí a escribir y leer, solo que lo hacía a golpe de martillo y cincel; cada una de las piedras que labre guarda un poco de mí, el sudor, la sangre, mi pesar, mis alegrías; todo se haya en el interior de cada una de ellas, haciendo a la vez que cada vez me encuentre más vacío.

Como un tonel de agua del cual se va sacando poco a poco su contenido ya casi no me queda nada que dar; piedras que antes tardaba en labrar minutos se fueron tornando en horas, días….

Pero mientras ello ocurría fue hallando la perfección en mi trabajo; ahora me dedico a crear figuras de piedras, e incluso puedo elegir los trabajos que hacer y cuáles no, como dije antes ninguno servirá a religión alguna pues ningún dios encontré en el interior de las piedras que labre.

Hace tiempo que la vista me abandono, pero ello no es inconveniente para ejercer aquello que tanto me gusta pues cada una de las piedras que labre lo hice con el corazón, por ello dejo de latir hace tanto, por suerte este hecho solo lo conozco yo, y espero algún día amanecer como un sólido bloque de roca, esperando que alguien encuentre  dentro de mi aquello que yo no supe encontrar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1126
  • 4.52
  • 257

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta