cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El chicle
Infantiles |
03.09.16
  • 4
  • 14
  • 2313
Sinopsis

Golosina hecha de una goma elástica y sustancias para darle sabor y color al relato.

Lo repetí muchas veces ante aquellas vocecitas…

-Otra vez mamá.- Cuéntalo de nuevo por favor-. Se acomodaron absortas.

…Érase una vez una niña que se levantó un día con ganas de llorar. Su angustia y  pena iban en aumento. Se secaba los mocos con la camiseta del pijama. Perezosa no quería salir a la calle.

El llanto del bebé y la voz de su mamá acudiendo al reclamo, le hizo afligir.

-¿Por qué llora tanto ese estúpido renacuajo? – Pensó en silencio.

 Abrazada a sus rodillas se quitó las pelusas del pijama que caían al suelo aumentando su grosor rociadas por las lágrimas.

- ¿Es que nadie entendía su sentir?- Reclamó la niña.

 Con su cabello despeinado descalza como estaba tuvo ganas de buscar sus zapatillas y arrojarlas a la cuna.

- Si al menos se callase- Pensó en voz alta.

En la habitación olía a talco y a colonia fresca. Ahí estaba mirándola con desafío ganando la batalla. Su hermano calló al arrullo de su madre, el susurro de la nana lo adormeció.

-Mira qué listo se ha calmado, mamá es mía también- Alzó la voz retumbando en el silencio de la estancia.

Su madre atenta al momento puesta en situación dejó a Martín en la cuna, invitándola a acercarse. Sin conocimiento de su malestar fue rápida a los brazos de ella.

 – Ahora me toca a mí, ¿Qué te creías que sólo iba a ser tuya?- Dijo cerca de la cuna.

 Su madre le acarició la carita. El cálido mimo le hizo bien.

-¿Quieres que bajemos a dar un paseo Marta?- Ven cariño que te ayudo con la ropa, yo te quiero mucho y para mí eres igual de importante- Asintió su mamá.

La coleta se movía graciosamente con el lazo azul acorde al vestido de flores. Pasearon por el parque mientras su hermano estaba dormido.

Le gustaba mucho el chicle de fresa, disfrutando con las pompas y el sonido peculiar al explotar en su cara.  

Una cajita redonda de plástico contenía una cinta de chicle enrollado, aroma y sabor del kilométrico Boomer que desaparecía con rapidez. Tiró del hiladillo rosa saboreándolo con placer. Tanto masticó que la bola se hizo más grande, incapaz de controlar su dilatación. Sus pies empezaron a elevarse. Su cuerpo despegó hacia arriba en segundos. A medida que ascendía la distancia entre su familia era mayor.

 Desde el aire observó como un grupo de personas estaban alrededor del cochecito y su mamá. Dulces Lamentos empañaban su semblante. En su mano derecha sostenía con fuerza su cajita.

Mamá- quiso gritar, pero sus labios pegajosos adheridos a la goma de mascar le impedían pedir auxilio.

Tuvo una idea, como aún tenía chicle y la pompa era extensa construiría una escalera para bajar en diección al césped así no se haría daño. Con cuidado fue deshaciendo el grosor del globo, y con la golosina sobrante construyó uno a uno los peldaños. Desde arriba percibía los vítores de la gente y el llanto de su hermano. Los brazos de su madre implorando su descenso.

-Marta baja con cuidado- Gritaba excitada.

-Ánimo tú puedes- Comentaban con aplausos los allí presentes.

Con fatiga y apenas masticable dio el último empuje ya casi estaba. El escalón que le acercaría a la sonrisa de su mamá que tanto daba sin pedir nada a cambio. Al lamento en tono de súplica reclamando su osito preferido. A entender que le guste estar abrigado y calentito, que tenga hambre, fatiga, dolor, deseo de atención. Y a dejarle paladear un poco de su piruleta.

-Pero también a veces tiene que tranquilizarse solo-.Dijo al poner los pies en el suelo.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

-Jo mamá otro-…

 

Y.M.G.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy extrovertida. Me gusta la naturaleza, leer, escribir. A través de los relatos expreso mis emociones.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta