cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El Círculo Vicioso
Fantasía |
19.10.07
  • 4
  • 5
  • 916
Sinopsis

Mi historia, es la historia azarosa de una circunferencia. Como todas las circunferencias, nacemos por amor...y por el giro, a una distancia constante, de un punto alrededor de un centro. Las circunferencias somos, como todo el mundo sabe, figuras de un equilibrio simétrico de reconocido significado simbólico, y nuestra contrastada perfección ha inspirado a teólogos, filósofos y pensadores de toda índole.

      Desde nuestra generación llevamos implícito en nuestro interior un círculo, que no deja de ser, valga la redundancia, un ser parasitario que sin la limitación que le prestamos, se convertiría en una superficie en continua expansión hacia el infinito. Consideraciones anatómicas a parte, siempre existirá un “hecho diferencial” entre los círculos y las circunferencias, que no es otro que nuestro “2r”. No quiero pecar de racista, pero dicha circunstancia marca la pureza de nuestra geometría.

      Antes de proseguir me detendré a aclarar qué es la Geometría. Para nosotras es una religión, en esta creencia nos desarrollamos, y toda figura debe, al menos una vez en la vida, visitar los Santos Lugares Geométricos. La Geometría nos explica, entre otras verdades, la Génesis: “...y GEOM creo el Punto, y como rayos, surgieron los Tres Ejes perpendiculares entre sí, y los llamo X, Y y Z, y se prolongaron hasta el infinito”. GEOM, como deducirás, es nuestro Dios, y Pitágoras su profeta. Nos promete también, que después de las Tres Dimensiones existirá una Cuarta Dimensión, en la que nos haremos eternos en el tiempo. De esta religión nacieron varias escisiones, hoy proscritas, como la Geometría Descriptiva o la Afín.

      Pero no te aburriré más con cuestiones teológicas, y continuaré el relato de mi historia. Desde que mi radio era de dimensiones mínimas, mi única obsesión en la vida, era llegar a ser, con el paso de los años, una colosal esfera, ya que a pesar de la evidente armonía de nuestra configuración, la esfera es una especie superior, que ha avanzado hasta dimensiones para nosotras desconocidas. En este fin empeñe cada uno de los puntos de mi forma, y estudie hasta la extenuación día y noche. Deje pasar alrededor de mi vida, experiencias que jamás volveré a soñar. Y proseguí con este devenir casi asceta, hasta el día de la PRUEBA.

      Y llego la mañana de la Prueba, todos los aspirantes a esfera nos concentramos en el sitio indicado, y allí descubrí la gran verdad de nuestra triste existencia. No se valorarían mis conocimientos sobre intersecciones o Geometría Analítica. La Prueba era un arriesgado ejercicio de equilibrio, fuerza y potencia, que consistía en girar a una velocidad vertiginosa alrededor de un eje, jamás lo conseguiría. Desde muy pequeña fui una circunferencia enfermiza que no cultivó sus propiedades físicas. Y así ocurrió, me agarre con fuerza al eje y no giré más allá de un cuarto de esfera, antes de caer con estrepitoso ruido de radios rotos. Me asustó pensar que se hubiera doblado el plano que me contiene y quedar eternamente deformada, convertida en una figura irregular hasta el día de mi muerte. Afortunadamente mi planeidad quedo intacta, pero mi orgullo totalmente maltrecho.

      Una circunferencia tan sólo tiene miedo a dos cosas: a quedar convertida en una figura irregular, sin ninguna ecuación que la identifi
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Lázaro de Solis, si eres capaz de sacarle tanto partido a una circunferencia, que cosa no harás cuando tengas delante 2 o 3 personajes. Esperamos con ganas más historias tuyas.
    Muy bueno. Gran inicio de un chico nuevo en el barrio. Yo quiese hacer algo parecido, salvando las distancias, en VIvir en los pronombres y El corazón de la MAtemática, pero no me quedó así de "redondo". Te recomiendo la obra del joven autor JMMorales (Prototípico) en la que podrás observar ciertos paralelismos. Vamos a hacer camisetas... ¿Te apuntas? En serio, muy logrado. Cierto que en algunos pasajes la "ciencia" se aposera de la Literatura y se echa de menos algún toque humorístico pero el resultado global es excelente. Ojo con la tercerra persona del singular del pretérito indefinido, amigo científico, y la tilde. Por lo demás, muy bueno. Bienvenido y sigue por aquí.
    A mi me gusta mucho... y le veo su dificultad. Me gustaria leer mas tuyo
    muy original, pese a la propia geometría.
    Me gustó, el principio engancha y resulta interesante hasta para una resignada a huir de las ciencias como yo, pero los parrafos finales se hacen más pesados. Besos, Blanca.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta