cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
El club de los memorables
Amor |
13.01.15
  • 0
  • 0
  • 754
Sinopsis

Un grupo de estudiantes se reúnen a relajarse después de los exámenes.

El Club de memorables

Desde la tarde de los viernes ya nos empezaba a puyar la espinita. Si,  el ajetreo de la semana, estudiando intensamente todos los días con sus prolongadas noches, a veces tomando anfetaminas para no sucumbir ante el demoledor sueño, asistiendo a  prácticas de laboratorio, los de primeros semestres y a rotes en el hospital, los que habían superado el  sexto, exigían un descanso… un destrabe, como decía el flaco Rodríguez y ahí, en la cueva del viejo Buenaventura, desde que caían las tardes de los viernes, íbamos llegando con cara de sonrisa desbordándose en los labios y de pronto, aparecía Nostradamus con aire de -¿Qué vamos a hacer?... Y ahí les  dejo billete para el primer botello  de guaro que más tarde traigo la marihuanita y espérenme que ya vengo- y más tarde arrimaba el paisa Atehortúa, trayéndose la primera media de aguardiente y la Montaña Mágica de Tomas Mann, que quedó de prestarme y al rato se aparecía el viejo  Rosas, con el cuento de que -un paisano que fábrica esa huevonada, le había regalado una bolsita con basuco del puro-, del que deja los cueros mantequillosos, sin revueltos de ladrillos, harina y otros polvos y que les serviría para fumárselos más tarde, revuelto con virusa de cigarrillo o armando un ‘maduro con queso’, rociado sobre marihuana, para pasmarles la borrachera, cuando empezaran a doblarse, después del océano de guaro que esperaban beberse esa noche, porque acababan de superar la segunda tanda de exámenes parciales y eso había que celebrarlo, trago por trago, fumando, mientras hablaban mierda de la buena y oyendo musiquita variada…Si, recuerdo esos tiempos, antes y después del terremoto, cuando éramos estudiantes  aventajados y avejentados en estudio y vagancia de tanto trasnochar por ambas causas y la mayoría  ya nos habíamos desvinculado de los grupos de estudio de diferentes tendencias de izquierda, a los que pertenecimos cuando de primiparos nos metimos en ellos, sin saber que iban a joder tanto por la ‘disciplina y moral revolucionaria’ y además nos obligaban a ir, precisamente, en las noches de viernes y sábados, a larguísimas reuniones de análisis de trabajo político en las facultades y a leer textos de Marta Harnecker, Nikitín, Lenín, Stalin y Mao, mientras el resto de compañeros se iban de rumba a las discotecas. 

Ya  a las nueve de la noche estábamos la mayoría del combo, en medio de la densa atmosfera de humo y conversaciones y anécdotas, a veces, para que escucharan todos y a ratos aisladas y de la casetera fluía la música…casi siempre salsa de La Fania All Stars, “La selección Mundial de la Salsa” con todos los virtuosos de los instrumentos y los mejores cantantes alternándose en temas memorables que marcaron toda una época y varias generaciones, aunque también tenían cabida, boleros antillanos, tangos,  baladas, los Beatles, los Rollings Stones, el grupo Abba y hasta los Bee Gees, que estaban de moda.

-Muchachos les recomiendo la película “Novescento”, que este fin de semana están proyectando en el cine club, decía el cinéfilo Peralta, - Es por el estilo de “Lo que el viento se llevo”, que se refiere a la guerra de Secesión, en los Estados Unidos, cuando los yanquis industrializados del norte, vencieron a los esclavistas del sur, muy parecidos en ideas, romanticismo, orgullo  y costumbres a los que existieron pasando por México, Centroamérica y Suramérica, antes que los criollos vencedores de los españoles decretaran la libertad de los esclavos. Tiene una fotografía como de pinturas del Renacimiento y también es larga, porque dura, como 6 horas y por eso la presentan en dos tandas, pero que se la vea, el que quiera aprender historia de Europa e Italia, desde que como país, la integró Garibaldi, a mediados del siglo XIX, pasando por las luchas campesinas, el ascenso del movimiento socialista, en el campo y  las principales ciudades que se empezaban a industrializar y las luchas en las primeras décadas del siglo XX, que ganó el fascismo de Mussolini,  llevándolos al matadero de la Segunda Mundial, aliado con su discípulo Hitler- -Cómo que es de Bertolucci, el mismo director de “La luna”, esa película tan brava sobre el incesto, que pasaron hace como un mes-, agregaba el Griego.    

-Flaco, léase la Montaña Mágica, que ese man de Tomas, si es escritor de los buenos y algo le va a enseñar, porque yo se que te gusta la buena literatura y de pronto algún día te da por escribir algo...Ahí en el sanatorio para tuberculosos ubicado en algún rincón de Los Alpes, se encuentran los más variados personajes, la mayoría girando alrededor de una hembra que los tiene embobados y dos de ellos trenzados en tenaces charlas y discusiones, sobre el sentido de la vida, el ser o no ser, el futuro de la humanidad, la trascendencia del espíritu y los nobles ideales, sobre las causas vulgares que nos mueven a la mayoría de los hombres, la filosofía materialista e idealista, sobre  literatura y diversos temas que son una delicia y muchos pensamientos elevados que les fluían  con la guadañosa encima, pues en ese tiempo la gente se moría de tuberculosis y no de Sida, como ahora ….léaselo flaco para aprenda – le decía el paisa Atehortúa, mientras el  viejo Rosas protestaba, -No joda, ya van a empezar con la huevonada de hablar de filosofía, política y literatura, cuando estamos saturados del estudio, de lo serio…clavados en los libros toda la semana, día y noche acosados por la cercanía del examen, para que ustedes sigan en los mismos temas….No, par de bolsones, aquí venimos a relajarnos…pasarla bien, mamando gallo, hablando mierda, a reírnos un rato a escuchar musiquita, como esos solos de órgano y violín y esa orquestación de sinfónica que está sonando en “El periódico de ayer”,  interpretado por  La Fania…afinen el oído, sollensenla… ábranse a otras sensaciones…despierten otros lóbulos cerebrales y no continúen en lo mismo...y así por el estilo transcurrían los encuentros de desfogue de la rutina de los fines de semana superados los exámenes, entre charlas alternadas con el paisa, el viejo Rosas, el Griego, el caleño sobrino del cura y uno que otro loco y amiga que curiosa y atraída por el Griego, Buenaventura, o el hijo del cura, que eran los más pintosos, se arrimaba en medio de los tragos, el humo y la botadera de corriente a reírse, pegarse unos bombazos de marihuana, tomarse unos tragos, bailar por ratos y soportar el asedio de alguno de los borrachos al que se le alborotaba la libido…hasta que después de una par de horas, sentado en un rincón de la habitación, o desmadejado en una silla, el primero que clavaba pico era el flaco Rodríguez, que empezaba a cabecear y quedarse aletargado antes de babear recostado sobre el pecho y el viejo Rosas, decía –ármenle un basuco para que se despierte- y el viejo Buenaventura, respondía –Déjenlo dormir que ese bolsón se vuelve muy cansón cuando se emborracha-y así en medio de la atmosfera de humo, vapores etílicos, vocinglería de ebrios hablando todos al mismo tiempo y notas de la Fania, Los Matamoros, Richie Ray, tangos de Gardel y Discepolo, boleros antillanos, uno que otro rock de los Beatles, los Stone y baladas de Nicola de Bari, Adamo, Domenico Modugno y José Feliciano, trascurrían los destrabes de los estudiantes de medicina, hasta cuando los que resistían la avalancha de trago, marihuana y basuco, a la madrugada, salían para sus residencias caminando y el resto amanecíamos desgualangados y unos roncando a pulmón tendido, en sillas, al borde de la cama o sentados en un rincón de la habitación del viejo Buenaventura.       

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
  • 209
  • 4.6
  • 266

Escribo por necesidad de expresar lo que no puedo hablar con mis conocidos y otras personas que nos limitan con su presencia y nuestros temores y prejuicios. El papel nos permite contar historias sin las limitaciones de tener alguien al frente. Me ha gustado leer desde la niñez y empecé a intentar con la narrativa a mediados de la década del 70 del siglo pasado.Soy columnista de algunos periódicos regionales en Locombia. Publiqué mi primer libro "Relatos en busca de Título" en 2011 .

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta