cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El corazón mas veloz del oeste... Y de todas partes
Amor |
17.02.14
  • 4
  • 1
  • 966
Sinopsis

Un ejercicio de desahogo, para dos corazones que dificilmente coincidan.

Ya lo ves, una vez más todo se vuelve confuso, tan irónico y a la vez tan estúpido.

La soledad no es una buena consejera cuando de amor se trata. De ella, de esa maldita soledad provienen las ilusiones y los “enamoramientos”. La necesidad se confunde con los sentimientos y termino como el pobre idiota iluso que pone el mundo a tus pies, aun cuando por circunstancias de la vida, ni te he visto en persona. Es extraño, lo sé, pero ni modo que hacer, siempre me sucede lo mismo y aunque se el final de esa situación no puedo evitar deprimirme al ver lo cobarde que esto me vuelve.

Te podría escribir mil cartas y poemas, te podría “recomendar”, cuando lo que deseo es dedicarte miles de canciones, pero jamás entenderías que son para ti, tu eres normal y yo, pues, yo soy el chico raro que habla de cosas raras. Si, esa es la absurda manera que encontré, para decirte que me gustas.

Hay días, te confieso, que no te pienso mucho, pero conforme pasan las horas la necesidad de saber de ti me gana, y así es como empiezo el día prometiéndome no escribirte, ya sabes para no mostrar las ansias, pero en la noche al llegar a casa y al ver toda la amargura y silencio que me rodea, mi viaje mental me lleva a tu lado, allí, estaría seguro y feliz al verte… escucharte, tomar tu mano y a tu lado dibujar lo que nos pesa en el alma, lo que nos aflige, pero es mucho pedir ¿no?, ¿alguien como yo, merece un poco de tu amor? Lo cierto es que termino por hablarte, arriesgándome a parecer un fastidio, o un lastre.

Ese tipo de ilusiones me han acompañado toda mi vida, siempre me ha gustado pensar que la chica más hermosa se enamora de mí. Espero no causarte una mala impresión, no es que me enamore de cualquiera que me muestre afecto. Pero creo en la teoría de los corazones que se conectan, de alguna manera mística y con algún tipo de energía sideral, las personas están destinadas a conocerse, pero muy pocas están destinadas a verse el alma, y eso bonita, es lo que yo deseo en esta vida.

Repentinamente hoy, todas las canciones tienen tu rostro, quizás por eso me parecen más hermosas.

Al ir conociéndote, me entere de que al igual que yo, has sufrido, te han hecho daño y hay situaciones que casi te destruyen la vida. Es algo tonto lo que diré, pero me hubiese encantado conocerte en esos momentos, darte un abrazo cuando el mundo se te puso en contra, invitarte a comer un helado para calmar la rabia y decirte que a pesar de que has comido mucho, te sigues viendo hermosa, que no te preocupes por las apariencias. Aun no entiendo como alguien pudo odiarte, cuando yo, en esta distancia, daría todo por tener la magia de hacerte sonreír, por sanar tu alma, y por construir un corazón para los dos, juntando las piezas restantes del mío, y lo que queda del tuyo.

Lo siento, no es para que te abrumes ni te asustes, esto no lo escribí para declararte amor, sino para desahogarme y expresar lo que reprimo por temor a que no seas realidad. Es probable, que otras ilusiones ocupen tu mente, que otras personas te gusten y que mi existencia sea minimizada por tu pasado. Es probable que aquello que te diga para levantarte el ánimo ya lo hayas escuchado, y no notes la buena intención de mis palabras. Es probable bonita, que jamás llegues a verme de la misma manera que yo a ti. Pero mientras todo cambia, te invito a ir caminando, ¿te apuntas? Quizás yo no sea tu futuro, ni tú el mío, eso nadie lo sabría con exactitud…  Pero ya que te he conocido llegue a la conclusión que la belleza es real, y no es un mito, y que por cierto… tiene tu nombre.

¿Ves las cosas que mi mente, me hace escribir?

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta