cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
El Crimen de la Escalera
Suspense |
31.01.21
  • 5
  • 3
  • 371
Sinopsis

Un hombre aparece muerto, aparentemente, por un accidente. La investigación del Inspector Pelly descubre mucho más.

                       EL CRIMEN DE LA ESCALERA

 

 

El cuerpo de Emiliano Montero se encontraba boca arriba encima de un montón de hierros viejos de los cuales, dos cabillas oxidadas, le atravesaban el cuerpo. Sus manos aferradas a una escalera de aluminio situada a lo largo de su cuerpo. Todo indicaba que había sido un accidente. Sin embargo, después de que el Inspector Pelly observó toda la escena detalladamente, sospechó que había sido un asesinato. Preguntó la posible hora de la muerte al forense y le indicó a los técnicos los lugares donde necesitaba que buscaran huellas.

La hija de la víctima, Sonia, se encontraba dentro de la casa llorando.

– Señora, la acompaño en los sentimientos. Siento tener que hacer algunas preguntas ahora, pero es necesario.

– ¿No fue  un accidente? Se lo decía siempre, “papá no te subas encima de la caseta”. Era muy testarudo.

– Sí, parece un accidente, pero tenemos que confirmarlo. ¿Qué hacía su padre encima de la caseta?

– Él guardaba cosas viejas que se encontraba en la calle. Decía que en cualquier momento eran necesarias.

– ¿Cómo encontró a su padre?

– Me llamó a la oficina y me dijo que viniera cuando terminara que tenía que decirme algo. Lo encontré ahí dónde usted lo ve – dijo sollozando

– ¿Cuándo llamó?

– Como a las nueve. Estaba merendando.

– Gracias.

 Se fue para la oficina y esperó que los integrantes de su equipo le trajeran lo que había pedido. Mientras, revisaba sus anotaciones sobre la escena. Sabía que no era un accidente. Por las marcas de la escalera en la tierra, se podía calcular el ángulo con respecto a la pared y de acuerdo a ése ángulo era imposible que cayera hacia atrás. Algo o alguien, lo empujó. Tenía que seguir averiguando.

El señor Montero había fallecido a las doce del día aproximadamente. La muerte instantánea se produjo por la perforación de un pulmón y el corazón. La escalera fue empujada de manera que cayera encima de los hierros. El asesino planeó todo para que pareciera un accidente. ¿Quién deseaba su muerte? Su hijo Robin estaba enfadado y distanciado de él. Eduardo su socio en la Empresa, había discutido fuertemente cuando cerró el negocio, por no estar conforme con la división de valores, y su ex yerno lo culpaba a él de su divorcio y el despido de su Empresa. Sin embargo, se encontraron unas huellas en la escalera que no era de ninguno de ellos ni tampoco aparecía en la base de datos.

Todos los sospechosos, incluyendo a Sonia, fueron entrevistados y todos tenían coartadas. No obstante, el Inspector pensó que alguno de los sospechosos contrató a alguien para cometer el crimen.

Se revisaron todas las llamadas realizadas y recibidas por los sospechosos, por la señora Sonia y por el señor Montero. También los movimientos bancarios y las empresas del señor Montero y la de su hija Sonia respectivamente. Producto de toda esa investigación, se llegó a la conclusión que había otro sospechoso no identificado y que había que detenerlo para ser interrogado. El mismo fue localizado gracias a entrevistas con trabajadores de la Empresa de Sonia Montero.

 

– Señor Contreras, dígame su relación con Emiliano Montero y Sonia Montero.

– Ninguna.

– Sin embargo usted habló con la  Sonia Montero, cinco veces y dos veces con su padre, el señor Montero.

– Es que soy cacharrero. La señora me llamó para que fuera a su casa a recoger algunos hierros que su padre tenía.

– ¿Por qué la señora Sonia Montero quería que usted asesinara a su padre? ¿Cuánto le dio?

– No he matado a nadie. Solo fui a buscar la chatarra.

– Usted está ilegal. No tiene documentación y sabemos que es difícil para un indocumentado sobrevivir en este País. Es capaz de hacer cualquier cosa porque tiene una familia que mantener.

– Sí, pero no maté a nadie.

– La señora Sonia habló con usted para que ejecutara el crimen, pero todo debía aparecer como un accidente. Tenía que presentarse en su casa y decir a lo que iba. El señor Montero llamó a su hija para preguntarle si era cierto que usted iba recomendado por ella. Sin que se diera cuenta usted iba colando las cabillas entre los hierros que iban recolectando de manera que fuera mortal. Usted se subió al techo de la caseta y le dijo al señor Montero que subiera para que le indicara los que iba a bajar. Cuando iba por la mitad, usted rápidamente empujó la escalera con una viga, para que cayera justo encima de los hierros. La señora Sonia ha confesado. Dijo que lo contrató con ese fin y hasta le dio la idea –mintió el Inspector.

– Sí, es cierto. Había pedido un préstamo a la Empresa donde ella trabaja y no tenía como pagarlo. Se estaba venciendo el plazo dado de seis meses. Entonces me propuso eso. No quería hacerlo, pero me anulaba el préstamo y además me pagaba  cinco mil dólares.

 

– Señora Sonia Montero, está arrestada por el asesinato de su padre. El señor Contreras ha confesado.

– ¿Le va usted hacer caso a ese pordiosero y delincuente? ¿Cómo se le ocurre que yo mate a mi propio padre?

– Su Empresa en realidad es una tapadera que se dedica al lavado de dinero. Su padre la descubrió y amenazó con denunciarla si no cerrabas la Empresa. No podías permitir que eso sucediera .Usted tiene varios indocumentados trabajando. Uno de ellos habló para que le diera un préstamo a su amigo Contreras y usted, se lo dio con la condición que tenía que pagarlo en menos de seis meses de lo contrario lo enviaría a los Federales. Cuando su padre lo llamó para decirle que te iba a denunciar, recurriste rápidamente a Contreras. No podías permitir que tu padre te arruinara tu “negocio”. Estabas segura de que no podías ser sospechosa, pero calculaste mal.

 

Pcfa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Obrero del transporte vinculado a la literatura a través de obras escritas de teatro para colectivos obreros. Ha escrito tres libros: "Amor entre Azahares", Cuentos y Poesías de Celestino y La Sangre que Regresa (titulo anterior: El Leon Rojo Memorias de un Combatiente) .Actualmente está jubilado.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta