cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
El curso de acción al verdadero tú
Reflexiones |
04.12.14
  • 0
  • 0
  • 341
Sinopsis

Los pasos hacia la meta solo podemos darlos nosotros mismos y de ti depende que tu curso de acción sea el espejismo de tus sueños, el preludio de tu futuro o el consuelo de tu presente al haber transitado por el “camino del otro”. ¿Por qué basamos nuestra felicidad en "el qué dirán"? ¿Por qué no ser únicos y auténticos?

El curso de acción al verdadero tú

 

Traza un curso de acción donde la reacción sea el espejismo de tus sueños, donde tu decisión para ser, tener y hacer sea en base de lo que tu interior y tu Yo quiera verdaderamente expresar. El ser humano per se requiere, para un buen desenvolvimiento, de la capacidad de cuestionamiento pues sino nos cuestionáramos nos sería imposible adaptarnos al medio y a lo que la vida nos fuera situando. Durante el proceso de desenvolvimiento dentro del curso de acción de nuestro trazo tenemos que plantearnos un proyecto de vida el cual pueda ser capaz de solventar y de sosegar a nuestro verdadero Yo y a sus potencialidades. El proyecto de vida debe estar basado en principios e ideales consustanciales a nuestra personalidad y talante.

La personalidad es inherente a la persona; por lo cual, es única, intrínseca e irrepetible. Me pregunto: ¿por qué basamos nuestra seguridad mediante el “camino del otro” y los gustos estandarizados? ¿Acaso hallaremos nuestra felicidad transitando un camino ajeno?

Es difícil diferir en una sociedad imponente, en una sociedad donde las normas sociales se han vuelo de cajón, dificultando así la facultad de disentir y discrepar ante las normas moralmente interpuestas por una sociedad, por mucho,  fragmentada. El diferir se ha vuelto una prisión para muchos y el disentir se ha vuelto inadmisible. En nuestra sociedad, como en muchos otros lados del mundo, me atrevo a decir que: 1“Las relaciones humanas son esencialmente autómatas enajenados, en las que uno basa su seguridad en mantenerse cerca del rebaño”, y que mucho depende de la fuerza de voluntad anidada en ti para que los profundos sentimientos de inseguridad, agónicos y de culpa no te invadan al atreverte a no formar parte de esa norma, al tratar de mostrar tú personalidad tal cual y al querer superar esa separatividad humana.

La situación que atañe a nuestra sociedad hoy en día es el miedo abismal que implica la confrontación de nuestra soledad, implicando “un paso” enorme para lograr la separatividad humana; en el sentido, de no querer mostrarnos únicos ante el mundo.

 Al no querer ser tan diferentes a la norma, nuestras formas de pensar y de actuar se ven obstaculizadas, viendo así impedido nuestro curso de acción y amainando lo que sería nuestros sueños. Ahora, ¿por qué dentro de la cultura occidental se ha infundado la creencia de que la soledad es en un alto grado maligna? Difícil pregunta a la que no se podría responder de forma certera y única, debido a la ambigüedad y al vetusto origen de esa creencia. Pero si existen varios posibles factores, entre ellos: la moda, las costumbres, el capitalismo, el gobierno, la cultura, etcétera, básicamente; lo que se nos es transmitido de generación en generación. Dentro de mí punto de vista, lo transmitido no debería de volverse un patrón, sino sólo una opción que se pueda ajustar a lo que realmente quieres y necesitas, en el aquí y en el ahora.

No por moda o cultura dejes de ser auténtico. Al dejar de ser auténtico se pierde la integridad y al perder la integridad se pierde nuestra libertad y en específico nuestra capacidad de elección. No por “el qué dirán” pierdas tu integridad y tu camino. No trates que “lo formalmente bien visto” y los patrones sean tu ejemplo a seguir porque estos determinarán de sobremanera tu actitud y tu desenvolvimiento ante la vida.

El miedo a la soledad se debe en gran parte a nuestra condición humana pero está en ti el cuanto valor y peso le das. No por el temor a la soledad te pongas parapetos para tu autenticidad. La soledad es una circunstancia natural de la existencia en la que nacemos y morimos solos. No por la soledad y por las normas morales interpuestas busques refugiarte en la sociedad y en sus condiciones para pertenecer a ella. No busques en la sociedad un ejemplo a seguir para que te pueda conducir a la felicidad, sólo observa y toma ciertas cosas que te gusten de ellas pero no construyas todo tú camino de lo perteneciente a otro.

No busques un ejemplo a seguir, sé tú mismo tu propio ejemplo a seguir. No puedes buscar ser como alguien más porque tienes rasgos, gustos y dotes únicos consustanciales a lo que es tu personalidad y tu Yo. No busques hacer de tu camino el camino de alguien más. Lucha por lo que te llena y quieres hacer de tu vida; recuerda que la vida es corta y que desperdiciar tu camino haciendo lo que le compete otra persona no es justo para ti.

Los pasos hacia la meta solo podemos darlos nosotros mismos y de ti depende que tu curso de acción sea el espejismo de tus sueños, el preludio de tu futuro o el consuelo de tu presente al haber transitado por el “camino del otro”.

“Haz de tu experiencia, conocimiento. Haz de conocimiento, sabiduría. Haz de la sabiduría, virtudes” Leandro Taub

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Los pasos hacia la meta solo podemos darlos nosotros mismos y de ti depende que tu curso de acción sea el espejismo de tus sueños, el preludio de tu futuro o el consuelo de tu presente al haber transitado por el “camino del otro”. ¿Por qué basamos nuestra felicidad en "el qué dirán"? ¿Por qué no ser únicos y auténticos?

    Les dejó un breve análisis en donde relaciono el existencialismo ateo de Sartre y la película hispano-argentina "El secreto de sus ojos", película dirigida por Juan José Campanella (2009).

    La existencia es un libro. La vida es una dedicatoria. La persona es un ensayo. Los años son capítulos. Los meses son párrafos. Los días son versos. Tú una portada y tu portada un sentido. Te has planteado alguna vez: ¿si vale más la pena vivir en un libro que vivir en carne propia? Inspirada en la obra "El entenado" de Juan José Saer. (1983)

    Siempre se piensa que lo último que se pierde es la esperanza cuando, en realidad, lo último que se pierde es el tiempo.

  • 4
  • 4.0
  • -

Alma libre en cuyas letras refleja sus alas.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta