cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El derrumbe.
Reales |
19.08.15
  • 4
  • 8
  • 1469
Sinopsis

Una palabra, un segundo, una persona... pueden trastocar un mundo entero.

Fue tan solo un momento, unas palabras, una llamada… la que marcarían a fuego el cambio radical de una vida. Después de tres tonos de espera, a 500 kms de distancia, mi interlocutor descolgó el teléfono y tan solo pude oír el más vacuo silencio sepulcral, la confirmación de mis mayores temores hechos realidad. No hizo falta más que un par de frases para aniquilar las esperanzas depositadas a lo largo de los más de 100 kms de viaje, cargado de promesas, que se dinamitaron en pedazos al llegar al destino. Ahí, en el antiguamente conocido como punto final del mundo, me vi romperme a mi misma en segundos. Nada tenía sentido, nada importaba, nada… el olor marino se entremezclaba con la sal de mis propias lágrimas, imposibles de ahuyentar, poblando mis mejillas con ríos caudalosos. Parecía que hubiera estado reteniendo aquel llanto durante toda una vida, para soltarlo en aquel preciso instante. ¿Y qué podía hacer yo ante la recepción de ese mensaje devastador? ¿Asumirlo y llorar? Era más de lo que estaba dispuesta a aceptar a esas alturas de la historia.

El tiempo se detuvo para muchas personas aquella mañana de finales de julio, a partir de entonces, todo sería como una prueba a contrarreloj, cada minuto iba a ser significativo, iba a jugar en nuestra contra; pero, sin embargo, la desesperanza e impotencia se adueñaron de mi juicio, y tan solo fui capaz de buscar una vía rápida para atajar esos 502km que me separaban de mi interlocutor. Debía reunirme con premura con la causa de mi amargura y mi salvación. Y tras 5 horas de reflexión y sosiego, llegué a la tierra que me vio nacer. Más calmada; igual de hundida en la miseria y el dolor.

¡Qué cruel es el mundo a veces, golpea fuerte cuando menos te lo esperas y no da tregua a los más débiles!

Poco a poco los llantos se fueron amortiguando por la falsa idea de mejoría a largo plazo. Aprendí a convivir con la incertidumbre, esperando una llamada redentora (con mejor pronóstico que su predecesora), aprendí a normalizar la angustia, a incluirla en mi día a día junto con la tristeza y el pesar, aprendí a abrazar el miedo y robarle el sueño a mis noches. Todo eso aprendí las semanas siguientes al derrumbe.

Con el paso de los días, el dolor resultaba menos hiriente, y la fortaleza hacía su presencia entre mis sentimientos. Una vaga idea se apoderó de mi mente: ¿Puede el estado de ánimo influir en procesos somáticos? Definitivamente debía intentarlo, no perdía nada por cambiar mi actitud si con ello podía influir en el devenir de los acontecimientos. Y así hice, comencé a cambiar la negatividad por ideas positivas, por esperanzas, por ilusiones, por lucha… quizá no consiguiera nada, al fin y al cabo, no era mi cuerpo el que se consumía entre replicaciones; pero valía la pena intentarlo. Alguien debía exorcizar la casa de los demonios de la muerte.

Ahora, la situación no ha evolucionado, seguimos esperando, pero más armados, más fuertes, y con un lema por bandera: Has elegido mal huésped donde quedarte a vivir, te vamos a desahuciar por las buenas o por las malas, tú verás… 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias por los ánimos y la comprensión =). Hay días malos y días buenos, pero siempre se mantiene el optimismo como bandera- Un saludo!
    Un mensaje lleno de esperanza y optimismo ante una situación dura. Hay que intentar mantener una actitud positiva para luchar contra las adversidades. Un abrazo
    Como persona enferma a la que la negatividad le afecta (y mucho), tu texto me ha llegado. Cuentas la experiencia con claridad y sin aspavientos. Me ha gustado, Shiva.
    Qué bueno el último párrafo. Se fue acostumbrando, y eso en parte es como un veneno.
    Está bien hilvanado el exorcismo de un sentimiento tan fuerte y demoledor como el despecho, cuando a lo quinceañeros, nos enamoramos y creemos que se nos derrumba el mundo. La vida sigue con su garrote y zanahoria.
    Es duro, realista y esperanzador el relato.Como la vida misma.Saludos Shiva
    La vida esta conformada de buenas y malas noticias, el resultado final de este problema suele dar como resultado la felicidad o la infelicidad, pero somos humanos y como tales la logica no suele acompañar nuestras decisiones pues ¿quien que es la felicidad, para otorgarlas a unos u a otros?
    Espléndido mensaje, Shiva. Es verdad que cambiando nuestras ideas negativas por otras positivas logramos cambiar nuestro estado de ánimo y nuestra manera de ver la vida
  • Remonto después del veranito... espero estar más activa con el frío =).

    "Su piel posee un característica llamada dermografismo, que consiste en que cualquier contacto le deja una marca que tarda un rato en borrarse [...] Si la piel es sensible, ¿qué no dejará marca en el alma?" -Marwan-

    Amapolas.

    "Cando penso que te fuches, negra sombra que me asombras, ó pé dos meus cabezales tornas facéndome mofa." -Rosalia de Castro-

    Unas zapatillas, voluntad y ganas de olvidar.

    Micropoesía en colaboración con el paisano BLUESS. Gracias por todo =).

    Vuelvo a las andadas tras una temporada perdida por la realidad del trajín diario, pido perdón por la ausencia, aunque esté justificada... Os deseo feliz año a todos!

    "Entre la hojarasca / el pecho de la ardilla / se llena de luz." -Haiku de Otoño-

    “El espectáculo es imponente. Todas aquellas negras murallas de la gran caldera, con sus crestas, que parecen almenas, con sus roques enhiestos, ofrecen el aspecto de una visión dantesca. No otra cosa pueden ser las calderas del Infierno que visitó el florentino. Es una tremenda conmoción de las entrañas de la tierra; parece todo una tempestad petrificada, pero una tempestad de fuego, de lava, más que de agua." - Miguel de Unamuno-

  • 105
  • 4.73
  • 18

Lectora compulsiva. Aprendiz de escritora en mis ratos libres. Enamorada de la naturaleza. Desencantada con el egolatrismo de la sociedad. No conozco mejor forma de organizar mis pensamientos que plasmarlos en papel.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta