cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El descenso
Drama |
30.06.15
  • 4
  • 3
  • 770
Sinopsis

Llega el tiempo de conocer todas las caras de la existencia.

El descenso sólo confirmó que aún restaba lo peor de aquella aventura improvisada que los dos amigos decidieron hacer realidad de una vez por todas. Los puntos de anclajes respondían a la perfección quitándoles así otra preocupación, las fuertes rachas de viento no estaban dispuestas a darles una tregua, con lo que sus cuerpos se balanceaban ligeramente suspendidos sobre el vacío. En su sala de estar, ella, tan menuda a pesar de parecer tener más edad, le rodeaba con sus brazos mientras lloraba en su hombro rogándole frenar sus pasos. Sentía que esta vez ese viaje que estaba a punto de emprender no lo traería de vuelta, a lo que él buscaba las palabras que mejor pudieran consolarla en esos  momentos que ya conocía muy bien. Lo normal era que pasaran la tarde juntos intentando traer al presente todos los planes que aún les quedaban por hacer, una hija que protegía lo que más quería con palabras de serenidad y afecto. Su hija siempre fue su punto de unión con los pasos que dibujaban su existencia, ella le hacía sentir mejor persona, alguien con un peso en este mundo de perplejidades y sombras.

La ventisca era de una crueldad inusitada, apenas podía visualizar la posición de su compañero ni sabia su estado. Ernesto era mucho más joven que él, pero su determinación hacia olvidar cualquier duda sobre su valía, no era la primera vez que había disipado las dudas de sus compañeros de escalada debido a su pericia e iniciativa. Más de una vez había sacado a sus compañeros de una muerte segura. Para Ernesto su compañero le había enseñado lo poco o mucho que pudiera saber, lo había tratado como el hijo que no tuvo. Creía en él, en tantas ocasiones antes sus miedos siempre él colocaba su mano izquierda sobre su hombro para repetir esas palabras “tú no lo sabes pero puedes hacer lo que te propongas, creo en ti Ernesto”. 


No pasaron diez minutos y sintió el crujido de la cuerda que sostenía el cuerpo de Ernesto, la situación era crítica y la tormenta no cedía. Le llegó un grito desconsolado desde más abajo, y luego sintió una serie de golpes repetidos y discontinuos que sólo podían indicar que su amigo caía al vacío sin remedio, sin ninguna clemencia, sin poder agarrar su mano aunque solo hubiesen sido unos instantes. Justo entonces, y no antes, sintió como se desgarraba en su interior una seguridad que ya no podía mantener, Ernesto ya no estaba, no estaba. En cambio su propia respiración le confirmaba su presencia, atropellada y desvalida en medio de una nube blanca de polvo que lo volvía todo turbio y blanquecino, ya no era fácil encontrarse  bien.


Quizás nadie hallaría su posición nunca, aunque en esos momentos esa preocupación ya no cobraba fuerza. Conoció a Ernesto por casualidad, como tantas cosas que pasan en la vida, que un poco más tarde hacen que esa coincidencia tiña ese encuentro fortuito de un halo especial.  Esa misma mañana mientras revisaban el equipo de descenso Ernesto se ofreció para emplear en esta ocasión las cuerdas más gastadas, sabiendo que su compañero se negaría en redondo objetó que su peso era menor y su agilidad suplía esa ligera desventaja. Todo funcionó como un reloj. Tras contemplar juntos las  cumbres, que su situación privilegiada les permitía avistar, sin mediar palabra como era ya parte de ese proceso, comenzaban esa sucesión casi hipnótica de actos que iban encaminados a un fin. Al otro lado, todo esperaba, pero esta vez se cerraban poco a poco las puertas para ellos. Ernesto no encontró una salida en medio de ese vendaval y su compañero no quería soltar la mano que lo unía a todos aquellos  que muy lejos de allí podían a la vez calentar su corazón en tan dura y difícil situación.  


No transcurrió mucho tiempo. Ese polvo blanco y opaco se fue tragando toda la ladera.
    

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 45
  • 4.52
  • 351

Escribo para interpretar de alguna manera lo inexpresable, con la ayuda de esto y aquello.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta