cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El despertar I
Suspense |
16.06.19
  • 4
  • 4
  • 387
Sinopsis

La noche era húmeda. Había llovido pero el olor a tierra mojada me reconfortaba. Destellos luminosos se reflejaban en la gris acera por la cual paseaba absorto en mis pensamientos, mientras el cansino taconeo de mi andar rebotaba con fuerza en la calle que me encontraba. Me hallaba solo y embutido en mi grueso abrigo, las manos heladas, jugando con un juego de llaves que pertenecía a mi moto en uno de los bolsillos. Me alegraba de llevar puesto el cálido protector contra el frío, me ayudaba a repelar las ocasionales ráfagas de viento.

Mi otra mano recorría las rectangulares formas de un paquete de tabaco que no recordaba haber depositado ahí. Lo saqué con pasividad y extraje un cigarrillo, haciéndolo llegar hasta mis labios.

Rebusqué ávidamente en todos los rincones de la ropa el encendedor. No lo encontré y solté una maldición. Lancé el cigarrillo a un sucio charco de la calzada. No había probado bocado desde el día anterior y mi estómago me pedía algo para calmar el hambre, pero la verdad es que no podía hacerle caso, no sabía como llenar el vacío que Eva había dejado en mi vida.

Lo último que recordaba de ella eran un puñado de palabras que resonaron con rabia y crueldad entre las ruinas de nuestro dormitorio, aquellas que acabaron con nuestra relación. "Me marcho, pero espero no encontrarte ni a ti ni a él cuando regrese"

Han transcurrido casi veinticuatro horas desde entonces. A mi me han parecido una eternidad. Eva gritó mi nombre y me suplicó que la escuchara. No lo hice.

El impetuoso y repentino ladrido de un perro me sobresaltó, apartándome de mis pensamientos. Aligeré el paso para dejar atrás aquel animal furioso. Me hallaba cansado de deambular sin rumbo, confuso. Y las preguntas sin respuesta ya no cabían en mi cabeza. Estaba tan seguro de mi mujer que no me dí cuenta de lo que realmente no le daba: dedicarle mas tiempo. ¿Qué otra razón tuvo para engañarme con otro hombre? Los golpes de aire gélido se estrellaban contra mi dolorido rostro y las escasas lágrimas cortaban como finas cuchillas la piel de mis mejillas, muriendo en la barbilla. Encogí el cuello intentando cobijar mis orejas congeladas y continué caminando achicando el reguero cristalino con la manga del abrigo. Mi orgullo dolido rechazaba la idea de regresar a casa, pero iba siendo hora de enfrentarme a la realidad y deseaba obtener una respuesta a su conducta impropia.

Apreté la marcha e imágenes del pasado se adueñaron de mi.

Durante más de dos años Eva me regaló el triunfo de recorrer con mis manos cada poro de su delicada y blanca piel, saturar de sedientos besos su inigualable cuerpo, sentir el candor de nuestro placer arder de pasión, caer torturado bajo sus generosos pechos. Pero todo aquello había concluido definitivamente para mí. Se me hacía una montaña volver a mirar sus preciosos ojos marinos y tener que olvidar las noches que, desvelado, deslizaba con mimo y cuidado mis dedos por sus dorados cabellos. Finalmente aquello no debió ser suficiente porque no le supe dedicar más tiempo a hacerla sentir que la quería. Lo que realmente me dolió es que usara nuestra casa, nuestra cama para pegar polvos. No tuvo la mínima decencia para evitar que la descubriera. Tal vez quería hacerme daño. Tal vez quería darme un motivo para que la olvidara.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 154
  • 4.59
  • 49

Comparto lo que siempre quise ser, lo que soy, lo que nunca seré.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta