cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
EL DESPRECIO MATEMATICAMENTE
Drama |
20.10.12
  • 5
  • 5
  • 9590
Sinopsis

Y SI, ES CIERTO QUE ALGO FALTA...

Si tienes la suerte de divisarlo en la lejanía, cuando el sol apunta alto y sus focos deslumbran tu mirada, te sorprenderá la apariencia de que divisas un fiero espejismo: aparentemente sólo verás media persona; una perfecta línea vertical lo separa desde la cabeza hasta la entrepierna, limitando en su borde la carne humana con el vacio. Cuando los destinos contrapuestos, el tuyo recto y firme, tambaleante y frágil el suyo, se acerquen a pocos metros, aquel feroz espejismo se convertirá en la feliz realidad que demuestre que no deliras, realmente sólo es media persona, es decir, es la mitad que cualquiera. Que le falte medio cuerpo no es óbice para que la vide continúe. Ni la suya ni la nuestra. De echo si os cruzáis significa que existen destinos, tal vez incluso sea el mismo y pero utilicéis diferentes caminos, simplemente se trata de llegar y nadie impone la forma de realizarlo. La existencia continúa tal como la conocemos, con sus miserias y despropósitos, alimentando la única verdad capaz de definirla por completo. La vida es una gran mentira, nuestra vida entera es mentira y, su vida también es mentira, aunque solo sea media persona. "Nació así por una cesárea mal practicada y, además, su madre murió en la operación, fue en un brutal accidente múltiple en el que milagrosamente sólo sobrevivió él, tuvo una enfermedad extraña y así lograron salvarle la vida o es progresivo y cada día (¿es qué no lo ves?) va menguando un poco más".... Nadie sabe la razón de su peculiaridad, de echo son sólo las probabilidades más comentadas de una larga lista, a cuál más imaginativa. Y la imaginación subjetiva causa daño, menosprecio. Son muchas las habladurías y las mentiras, tan sólo en una cuestión todos coinciden. Cuando se les pregunta si esa respuesta ha salido de su propia boca, nadie es capaz de confirmarlo. "Es lo que se comenta, me lo ha dicho una persona que lo conoce bien o es la verdad, confía en mí"... son las respuestas a la pregunta. Crueles falacias que otorga el afanoso don de la fama y cree instalarse en la cima social. Cuándo él se pregunta por el motivo de nuestro miserable silencio y sólo una contestación le aparece en la mente, asola la figura, desencadena decaimiento y terror y dudas. La respuesta es lógica según él, y el espejo no sólo confirma la realidad, la suya y la nuestra; invisibles detalles asolan por completo su medio cuerpo, que no por invisibles él cejara en su existencia, arrasando su alma y destrozando un herido corazón que es mucho, si por densidad catastrófica se trata. Matemáticamente su desolación, su dolor y la incertidumbre son los mismos, no la mitad pero, son el doble de poderosas, sufre el mismo destrozo en la mitad de superficie, siente el doble de presión, sus sentimientos son dos veces más vivos que los nuestros. Meditabundo, cree que en alguna parte de su distorsión aparecen nuevas desproporciones que superan las inexistentes, aquellas que mentalmente han ido encontrando tras inagotables sesiones simétricas, catapultando su miedo por el cambio que nunca sucede, alimentando el nuestro. Inconfundible el caminar, apoyado completamente en su mitad humana y confiando en la fortaleza de un simple bastón metálico, cortos pasos avanzan en el duro camino de la existencia y, si para nosotros son tambaleantes, él cree en la sinceridad de su esfuerzo por progresar, convirtiéndolos a su parecer, en afortunados y seguros. Después de alejar minimamente el báculo, con un pequeño salto acerca su medio cuerpo y mitad visible a la altura del hierro, para después ondular sutilmente el cuerpo y aparentar que cae al suelo mientras ovala la acción y deposita de nuevo su sustento unos centímetros delante suyo. Pura perfección, delicadeza, seguridad, confianza. No dar la importancia y sólo excusarse cuando humanos de verdad, con dos piernas y cuerpo entero besan estrepitosamente el suelo, una y otra vez, otorga el don de la exquisitez y el premio del esfuerzo. Las gentes, nosotros, los demás humanos, normales para él y para nosotros, la gente corriente deambula absortos hasta que en la cercanía el silencio se apodera de la calle, y allá en lo cercano, dónde solo cabezas divisamos porque corazón es inexistente y espíritu hiberna, se abre mansamente a su espalda como agua partida en el rio. Los que lo ven acercarse de frente agachan la cabeza creyendo que así acentúan su inserción, confirman su normalidad dentro de las leyes de quienes las escribieron, sin pensar minimamente de que este leve ademán podría significar la más horrible de las penas, la demostración de que el calvario realmente existe y la gente normal es incapaz de afrontarlo. Sólo se apartan lentamente de su camino sin levantar la mirada de la vergüenza, para dejar paso al incompleto, al que algo debe faltarle para poder agachar la mirada con tanta condescendencia como lo hacemos nosotros. Con tanta clase y sabiduría, con tanto perdón. Si fuera capaz de girarse con tanta virulencia como quedamos parados en su lenta estela podría observar el agua del rio, que aún por decidida y brava, capaz de arrollar lo que por delante osara obstaculizarla siempre será dividida por simple, pequeña e inmóvil piedra. El líquido queda helado a sus espaldas, herido, mudo, y la vista ahora alza y observa completamente la mitad de lo dantesco, lo grotesco y horrendo que supone una vida a medias, un espíritu partido por alguna sinrazón, la humillación completa de quien se sabe incapaz de completarse como persona e igualarse a quien le observa. Observa el agua que se abre lentamente, agachada y avergonzada, antes de que aquella mitad se cruce en su camino. Observa como se giran cuando les ha cruzado, sin dejarse rozar por supuesto, y rápidamente levantan aquella inquisidora mirada para juzgar como lo hace el que ya dicta veredicto. Cuando lentamente gira y desaparece por una esquina, las gentes normales vuelven a su curso, y en el incomprendido cauce todo vuelve, como siempre, a la normalidad.

-Y si, es cierto que algo falta... pero aún no sé si es a mí o a los demás.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • impresionante!!! muy bueno
    Escribe tus comentarios...
    Excelente, Eduardo, y si, muchas veces no se sabe si es nosotros los que estamos mal o los demas estan equivocados...
    Es intenso, denso y hasta asfixiante en algún momento. Transmite perfectamente la "incomodidad" de la imperfección.
    Escribe tus comentarios...Excelente reflexión, eres un libro abierto y aciertas en el análisis que haces de esas situaciones específicas. Bien sé lo duro que resulta. También entiendo la respuesta que normalmente se le da y ese regreso a la normalidad al girar la esquina
  • Es tan grande la imaginación del deseo que al sufrir la herida de la realidad, directa y rápida, el osado aliento capaz de explicar tal sentimiento sólo será escuchado lastimosamente.

    Después de un año, y para ponerme las pilas, sencillo relato. Para Clody, sé que andas cerca...

    Es como el eco, no hace falta que estés delante de mí para recordarte.

    He nacido para equilibrar el mundo...

    SIGNIFICADO DEL NOMBRE SONIA: VARIANTE ESLAVA DE ORIGEN GRIEGO DEL NOMBRE SOFIA, LA QUE TIENE SABIDURIA. AMABLE, RACIONAL, DULCE, GENEROSA... ESTO ES PARA TI, TOYITA.

    LA MEMORIA NO ENTIENDE EL PASO DEL TIEMPO, Y ANCLADA NOS RECUERDA CON LATIGAZOS LA CULPABILIDAD O LA COBARDIA

    EN EL FONDO, LA VIDA SE DISIPA RÁPIDO, COMO EL HUMO.

    MI RECUERDO TRAZA IMAGEN DE SU ESPALDA A CADA CENTIMETRO QUE AVANZA POR SU PIEL...

    SOÑANDO UN JUICIO EN EL QUE JUEZ, JURADO Y TESTIGOS ES LA MISMA PERSONA, LA MISMA MUJER, ESE AMOR JAMÁS CORRESPONDIDO...

    Y SI, ES CIERTO QUE ALGO FALTA...

  • 47
  • 4.54
  • 156

ir descalzo, café y cigarro, el frio abrigado, la lluvia, la mirada, otro café con cigarrillo por favor, los gatos y en especial las gatas aunque renieguen de serlo, los folios nuevos,

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta