cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El destructor de recuerdos.
Varios |
01.09.15
  • 5
  • 1
  • 989
Sinopsis

Entro en la ferretería del pueblo, en la única que había quedado tras la crisis económica. Me da un destructor de recuerdos, le pidió al dependiente.

Entro en la ferretería del pueblo, en la única que había quedado tras la crisis económica.

  • Me da un destructor de recuerdos, le pidió al dependiente.
  • ¿Cómo?, respondió esté pensando que aquel tipo estaba loco.
  • ¡Perdón! Una maza, rectifico el cliente, pensando que no debía de pensar en voz alta ya que esto le traería un problema un día de estos.

Tras pagar la maza hecho esta en el coche y se dirigió a su chalet.

Paro en la puerta mientras abría la puerta de la finca donde se encontró y saludo a  su vecino que se disponía a sacar al perro, metió el coche y tras sacar la maza subió al tejado por medio de la escalera de mano de 18 peldaños.

Con el primer mazazo el tejado retumbo empezando a desprenderse las primeras tejas; entonces el vecino regreso de sacar el perro alertado por los golpes.

  • ¿Qué estás haciendo?, pregunto el vecino.
  • Tengo muy malos recuerdo de este chalet, así que los he metido todos entre estas cuatro paredes y los estoy haciendo desaparecer.
  • ¿Y no sería más fácil hacerlo con una excavadora? Volvió a preguntar el vecino.
  • Para un trabajo tan difícil tiene uno que hacerlo con esfuerzo ya que es la única manera de que funcione, respondió el hombre sin dejar de dar mazazos sobre el tejado.
  • ¿Y que harás después?
  • Tirar los escombros en una escombrera y construir un nuevo chalet donde pueda albergar nuevos y bueno recuerdos.

El vecino volvió a su chalet pensando que aquel hombre estaba totalmente loco, metió la llave en la cerradura y abrió la puerta, entonces entro en el salón y los malos recuerdos de aquel lugar le asaltaron durante los primeros instantes de su entrada como lo hacían siempre, así que salió de la casa, cogió su coche y se dirigió a la ferretería del pueblo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy a tu estilo Cometa felicidades y sigue así.
  • Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

  • 1043
  • 4.67
  • 182

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta