cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El día que descubrí a Joe "Smokin" Frazier
Reales |
17.05.15
  • 5
  • 2
  • 610
Sinopsis

“Nadie olvidará jamás lo que habéis hecho hoy aquí”

Era una tarde de domingo. Estaba en casa aburrido y como casi siempre que no tengo nada que hacer encendí mi portátil y busqué por Youtube algún buen combate de boxeo. Esa tarde quería algo delicado, un estilista fino, no se me ocurrió otro mejor que el “más grande” así que tecleé  “Muhammad Ali” en el buscador y me dispuse a ver un combate cualquiera.

El azar hizo que pinchara sobre el Alí vs Frazier del 8 de marzo de 1971. Yo al igual que Alí aquel día, no sabía lo que estaba a punto de ver. Soy un amante del boxeo; pero no me avergüenza reconocer que por aquel entonces no tenía ni idea de quién era Joe Frazier.

Empecé viendo el combate tumbado sobre mi cama, disfrutando de los desplazamientos mágicos de Alí, viendo como sacaba esas combinaciones explosivas buscando el mentón de un rival que se movía de una manera extraña, se cubría de una forma poco ortodoxa y boxeaba de una manera que nunca había visto antes.

Recuerdo que pensé que el pobre desgraciado no pasaría del tercero. Se cubría con los brazos paralelos al suelo y se movía pendularmente haciendo esquivas sin parar. El jab de Alí le entraba continuamente al mentón; pero el tío se metía al cuerpo a cuerpo como un asno salvaje intentando llegarle con crochets de izquierda. Un par llegaron a la barbilla de Alí; pero éste se reía de su rival negando con la cabeza y humillándolo sin parar. El segundo asalto fue más de lo mismo, un Alí socarrón combinaba sin parar mientras su rival esquivaba a toda velocidad e intentaba entrar en su guardia.

En el tercero la cosa cambió. Nada más comenzar el asalto el extraño boxeador se metió en el cuerpo a cuerpo y castigo a Alí con varios ganchos durísimos al cuerpo.  Fue en este asalto cuando vi por primera vez la terrible arma de Joe Frazier: su brutal volado de izquierda. Esquivaba sin parar los jabs de Alí y entraba en su guardia fintando y soltando aquellos durísimos izquierdazos que hacían temblar al “más grande”. Al final del tercer round Alí ya no se reía y yo me había levantado de la cama y observaba el combate pegado a la pantalla de mi ordenador.

Fue uno de los mejores combates que he visto en mi vida, con razón la llamaron “la pelea del siglo”. Alí tuvo que emplearse al máximo sacando su mejor boxeo contra aquel tipo de movimientos extraños y aun así no pudo con él.

El gran Joe Frazier envió a la lona a Muhammad Alí en el decimoquinto asalto con un brutal volado de izquierda y escribió con letras de oro su nombre en la historia del boxeo. Ganó el combate por decisión unánime y comenzó una serie de peleas épicas que culminaron cuatro años después en el mítico “thrilla in Manila” considerado por los expertos en boxeo el mejor combate del siglo XX. Quizá algún día escriba algo sobre ese combate.

Joe Frazier pasó los últimos días de su vida sólo en Filadelfia viviendo en un pequeño apartamento que uno de sus admiradores le dejaba a cambio de nada. Debajo tenía un gimnasio donde entrenaba a jóvenes boxeadores. Murió hace unos pocos años en un hospital para enfermos terminales, dicen que sólo y olvidado. No sé si moriría sólo, pero desde luego no murió olvidado, y de eso dan fe las palabras que Eddie Futch le dirigió tras su último combate con Muhammad Alí en Manila:

“Nadie olvidará jamás lo que habéis hecho hoy aquí”

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 36
  • 4.68
  • 152

Me gusta contar historias.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta