cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El Dios devorador
Terror |
05.06.15
  • 4
  • 5
  • 728
Sinopsis

Microrrelato de terror. Solo literatura.

El Dios devorador por Karlos Dearma

Soy un esclavo y tu (lector) puedes liberarme de los horrores que he vivido. Me explicaré. Fui atrapado por los engaños de un dios pérfido e innombrable (me da vergüenza admitir los motivos por los cuales caí en sus garras aunque en esto puedes creerme: Ya pague mí pecado con creces) He sufrido todas las vejaciones imaginables, más de las que cualquier ser humano soportaría; vivo en eterno sufrimiento, penando como un ánima, encadenado a su furia, soportando todas sus bajezas, sirviéndole. Cuando envalentonado quise alzar mi voz para insultarle, el maldito devoró mi lengua. Cuando, mudo y altanero, le mire con resentimiento y odio, me arranco los ojos y para su sola diversión también mi sexo, que luego arrojo a sus perros.

Antes que me quite las manos o el corazón o acabe transformado en una parodia enloquecida de hombre, te escribo estas palabras que debes leer con atención pues así consumaras mi acto de liberación.

Recuerda este nombre: -¡Senath Valpurgis!

Repítelo conmigo dos veces: -¡Senath Valpurgis! ¡Senath Valpurgis!

Dilo una vez más: -¡Senath Valpurgis!

Si seguiste al pie de la letra mis instrucciones, ha llegado el momento de darte las gracias: Pronunciando uno de sus mil infames nombres lo has invocado y llegado el  momento irá por ti. Eso es lo que me prometió pues ya está harto de mí y, si debo creerle, busca una nueva víctima. La única esperanza que tienes es que las puertas estén bien cerradas y tú casa bendecida porque el maligno te acecha; tal vez y solo tal vez te salves pues suele perdonar a los locos y réprobos y quiero desearte algo, suerte. Trata de entenderme y no me odies por echar sobre tus espaldas esta maldición. Podría decirte lo siento pero no es así. Soy un cobarde y seré feliz cuando sea libre y haya escapado de sus abominaciones. Si puedes perdonarme, hazlo.

Y si no puedes, maldíceme.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Saludos Umbrío, muy bueno que te haya gustado (y no te haya asustado je) Un abrazo y gracias por comentar.
    Interesante el recurso de dirigirse directamente al lector para hacerlo personaje del relato. Y sí muy válido la segunda persona para transmitir miedo. Un abrazo.
    Gracias por sus comentarios, saludos.
    El tema quizás no me diga mucho, pero buena redacción.
    Gracias Fénix, saludos cordiales.
  • Microrrelato de terror. Solo literatura.

    Policial negro. Un homenaje al cine noir.

    El Infierno es una empresa como cualquier otra. Todos los años hace su correspondiente balance y Satanás convoca a sus esbirros a una nueva reunión, esta vez con resultados inesperados.

    La humanidad llega a su fin. Un sobreviviente inicia la odisea de perpetuar la especie con resultados inesperados. Relato de ciencia-ficción.

    Relato fantástico. La historia de un hombre bueno y su némesis.

    Relato corto de amor no correspondido. Genero fantástico.

    Cuento histórico basado en una frase de autor. Este microrrelato participó del concurso FRASELETREANDO de la comunidad "Almas de bibliotecas y cines. "La frase de la consigna es “En ese estado hipnótico mi mente no paraba de pensar y me di cuenta de que…” de la novela “El diario de un hombre decepcionado” de W.N.P. Barbellion

    Un hombre enfermo espera a su amada en la soledad de su habitación.

    Para este relato sirvió, como fuente de inspiración, una leyenda indígena de mi país. Con condimentos literarios propios, Gualichú es un espíritu maligno que se corporiza para materializar su venganza.

    Cuento de terror clásico. La fuente de inspiración fue el saqueo del museo de Bagdad durante la Guerra del Golfo.

  • 14
  • 4.58
  • 282

Profesor en Historia, radialista y escritor.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta