cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
El Edificio
Varios |
05.12.14
  • 0
  • 0
  • 1752
Sinopsis

Filosofando a lo moderno.

Me encuentro rodeado, colocado en fila por algún motivo. Es entonces que caigo en otro detalle: puedo salir de la formación. Al hacerlo descubro a gente posicionada una al lado de la otra espalda contra la pared. Llevan los ojos vendados... ¿por qué yo no? No tardo en descubrir en el suelo la venda caída.

Mis ojos tardan en acostumbrarse; acabo de descubrir que tienen tal función. Creía que todo era negro, pero resulta que la realidad, aun oscura, tiene un atisbo que la forma. Es difícil de definir y comprender, y me duele la cabeza conforme lo analizo. Con la venda veía a trasluz, y me preocupaba menos. Mucho menos. La luz sigue estando, pero me ataca a los ojos. ¿Por qué? Me enseñaron que da vida y guía, ¿por qué esa enorme esfera del centro me ofende? No parece importarle nada... asomo por el hueco de la escalera.

Vivimos en pisos. Hacia abajo no veo límite, sólo plantas donde intuyo a más gente. Miro arriba y es la misma deducción o intuición en imagen inversa. Compruebo hacia un lado escaleras descendiendo y al otro lado unas que ascienden, tan lleno todo de piezas humanas colocadas a la perfección. Creo que debo tomar una decisión. Lo hago y me muevo dirección en ascender las escaleras, pues algo me dice que es la dirección menos errónea.

Conforme subo, me mareo con la simetría repetitiva de las personas contra la pared. Desvió la mirada y me dejo cortejar por la luz de la enorme esfera que no sé si flota o cuelga. Si es lo primero, es el sol, si no... encuentro una diferencia entre la gente: una persona sin venda. Está espalda colocada, cuerpo firme y respiración tranquila. Parece haberme visto. Me paro y le miro a los ojos. Sus verdes parecen más curtidos que los míos; las cejas fruncidas como si tuviese una herida. Lo saludo. Nada. Lo vuelvo a hacer e intento tocar su hombro. Tras apartarme la mano, me pongo a la defensiva al igual que él. Discutimos y me dice que no salga de la formación, que por mi culpa se ha roto el equilibrio. Nadie me ha hablado de eso, ¿él que sabe? Me agrede. Intento defenderme hasta que decido correr.

Sigo subiendo cada vez más deprisa. Escucho el eco adelantarme desde la voz de mi perseguidor. Creo que se ha detenido, pero su voz me sigue acompañando. Noto la vibración contra la pared y la carne; el cristal del sol y el hueso de mi cráneo. Me dan ganas de reír y la mueca se convierte en miedo. No hay límite ni motivo, sigo subiendo hasta que me canso.

Encontré a otro ser humano sin venda y me quiso cortar el paso. Parece entre envidioso y ofendido de que huya de la nada. Comprendo en sus palabras que no debo seguir subiendo. En un despiste, lo esquivo y vuelvo a correr. No me persigue ni medio paso, y eso me provoca un escalofrío. Me parece intuir proviniendo del hueco central la voz del primer entrometido. Su eco débil es suficiente, una energía que se eleva aplicada en similitud de mis pasos.

El sol es colgante, un enorme cable de acero lo sujeta desde lo alto como no podía ser de otra forma. Siento cierta decepción, pero eso no quita que siga siendo fascinante mirarlo sin tiempo ni razón. Tras tanta oscuridad, la variedad se agradece... ¿por qué me duele entonces el corazón? Escucho en mi propia mente cómo me insulto y me río. Quiero llorar pero no sé cómo. Recuerdo que hace tiempo supe, aunque el motivo quedó enterrado. Sigo caminando y esquivo más gente sin vendas, mucho más astutos y centrados que los anteriores. Éstos no funcionan por agresividad, y me identifico con ellos.

Conforme asciendo hay menos gente custodiando en vano el yeso y la pintura de la pared. Sí, he descubierto el material del mundo, ¿eso me da ventaja sobre ellos? No... ni una pared ni una escalera significan nada. Un puño me vuelve a acometer. Continuo el camino tras volver a matar.

La enorme esfera ha quedado baja y la oscuridad ha regresado. No es la misma negrura, hay una sutil diferencia que me hace dudar si seguir el camino que tomé sin mas. ¿Qué debería hacer? Jamás me había torturado con preguntas. Quien las inventara fue el ser más cruel.

He vuelto al principio. El camino me ha parecido un circuito cerrado hasta regresar a la misma oscuridad. La diferencia radica en que el ambiente no está invadido de respiraciones. Eso me hace sentir incómodo. He aprendido que todo tiene sus consecuencias, ya sea bueno o malo. Ahora que lo sé, dudo si saltar por el hueco de la escalera y quebrarme junto al sol o seguir subiendo por y con pura intuición.

Mis pasos, acostumbrados al recorrido, continúan caminando sin equivocarse en cada tramo y escalón. No sé si hay gente contra la pared, pero quiero creer que sí. Temo alargar la mano y descubrir que no es así. Mejor no comprobarlo.

Sigo caminando hasta entrever un punto en el cielo...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 372
  • 4.77
  • 3

Músico, escritor y guionista de cómics. Y, por fin, con primera novela: http://bit.ly/UnDiaPerfectoparaElis

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta