cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El ejecutor
Varios |
26.03.07
  • 3
  • 1
  • 1638
Sinopsis

A cierta distancia, para no levantar sospecha, esperas a la puerta de la cárcel, dos, tres cigarrillos, ése que sale es funcionario, su soltura lo confirma, un cigarro más y sale otro, ése si que puede ser uno de ellos, su mirar a todos los lados lo delatan, no hay duda, ahora es cuestión de no perderle de vista en su primer paseo en libertad, todos hacen lo mismo, dar un paseo si no hay nadie esperándoles, o al menos eso creen, nadie esperándoles, y tú a cierta distancia aguardando una oportunidad favorable, antes que le dé por coger un taxi y desaparecer, entonces, en un parque o en otro lugar poco transitado, te acercas con un pitillo apagado en la boca, para disimular pidiéndole fuego si acaso se da la vuelta antes, sacas la navaja y sin darle tiempo a nada el corte en la garganta, la huida sin perder los nervios, dejando atrás la sangre, las convulsiones y ese silbido del aire entrando por la herida que tan desagradable te resulta, ya está, luego los periódicos suelen decir que pudo deberse aun ajuste de cuentas, claro que a un ajuste de cuentas, te dices riendo, luego piensas que todo sería más sencillo si estuviera instaurada la pena capital, como en otros países, pero no, prefieren ser blandos y perdonar, es una vergüenza, lo has oído mil veces en el bar, en la calle, en el trabajo, no hay derecho, por una puerta entran y por otra salen, a esos había que matarlos, por eso tú los has sabido entender y eres su brazo ejecutor, ése que echan en falta, por eso ellos te aclamarían, te querrían como a un hijo, si supieran que cuatro veces al año, siempre en ciudades distantes, realizas su voluntad, abnegadamente, sin nada personal contra el condenado, no importa a quién le toque, todos son escoria, asesinos, terroristas, estafadores, maltratadores, traficantes, drogadictos, la sociedad aplaudiría tu acción, lo has oído mil veces, habría que matarlos, y tú lo haces.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Aficionado a la literatura

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta