cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
EL EROTISMO
Reflexiones |
20.01.21
  • 5
  • 20
  • 657
Sinopsis

Una visión sobre este aspecto lúdico del ser humano.

Un sábado por la noche del mes de mayo de un año cualquiera, una pareja de mediana edad salió del teatro después de haber visto una buena obra musical y se dirigió en coche a su hogar que era una magnífica torre de planta baja que estaba rodeada por un cuidado jardín, la cual estaba ubicada en Pedralbes que es una de las zonas más señoriales de la ciudad.

Cuando llegaron a su destino el hombre le dijo a su esposa llamada Rosalía Busquets que era una hermosa dama alta; de cabello castaño y ojos del mismo color:

- Ve ahora a la habitación que enseguida iré yo.

-¡Ah! Ya veo lo que quieres hacer. Eres tremendo Gustavo - le respondió ella con una significativa sonrisa y adivinándole su pensamiento.

Rosalía se adentró en aquella dependencia de la vivienda que tenía unos grandes ventanales con unas cortinas blancas que ocultaban su interior; las corrió a un lado dejando al descubierto una parte del jardín con la convicción de que alguien la estaba espiando desde algún rincón del mismo; pero no le importó en absoluto y a continuación procedió a desnudarse con parsimonia.

Efectivamente este "alguien" era el propio Gustavo que estaba escondido detrás de un ciprés viendo desde el exterior cómo su mujer se desnudaba en la habitación. Aunque él la había visto un montón de veces tal como había venido al mundo, lo que al dueño de la torre le emocionaba en grado sumo; de un modo muy visceral era tener la agradable sensación por muy simulada que fuera aquella situación, de que a ella le robaba un momento de su intimidad; que era lo mismo que decir que tenía más morbo la preparación, el camino del acto amoroso que el hecho en sí.

Siguiendo con aquella farsa Gustavo que se sentía plenamente excitado por el cuerpo desnudo de su mujer, abrió uno de aquellos ventanales y se coló en el interior de la habitación. Entonces Rosalía fingiendo estar sorprendida por aquella intrusión se dejó caer en la mullida cama mientras que su cónyuge se situó a su lado y se acariciaron mutuamente con frenesí las zonas erógenas de su cuerpo, a la vez que se besaban con pasión en la boca,y terminaron copulando con un inusitado vigor.

Pienso que hay una gran confusión entre los vocablos pornografía y erotismo, cuando a mi juicio son dos cosas completamente diferentes; aunque las separa una línea muy fina. Esta confusión viene dada a partir de que el tema del sexo ha sido durante muchos años tabú. En un ayer no tan lejano dicho tema no se abordaba con franqueza y para referirse a este aspecto de la vida se usaban eufemismos; se le mencionaba de una forma indirecta, por lo que cualquier fantasía erótica recibía el despectivo y genérico adjetivo de pornográfico o de perversión sexual. No cabe duda que este prejuicio hacia  este lado vital del ser humano venía de un cerrado puritanismo eclesiástico y por extensión político sea del color azul o rojo que ha sido durante muchas décadas asumido por la misma sociedad sin discusión alguna, en razón del principio de autoridad que la institución oficial desprendía. Y claro, este mismo puritanismo no ha dejado de ser el gran acicate que aún ha avivado más el ansia de erotismo sobre todo en las clases populares.

Sólo en la medida en que este sistema político se ha ido haciendo más permisivo, más abierto y que por tanto al igual que el anterior pero en sentido inverso también ha ido influenciando en las costumbres de la sociedad dichas fantasías eróticas de estar consideradas como malas perversiones sexuales, ahora se las denomina "variaciones sexuales".

La pornografía es el acto sexual duro, agresivo y subliminado a un extremo de un modo totalmente mecánico y carente de alma, que no tiene nada que ver con la realidad de las personas corrientes, y por tanto es sumamente aburrido; mientras que el erotismo es lo que rodea al sexo; lo que le da su razón de ser. A muchos de nosotros nos puede gustar comer un solomillo pero sabe mejor si éste tiene guarnición. Unos preferirán que esté acompañado de papas fritas, o de coles de Bruselas, o de guisantes. Por eso el erotismo está completamente vinculado a la subjetividad del sujeto, el cual se articula a través de la complejidad del lenguaje sensitivo de este. Hay tantos erotismos como seres humanos pueblan este mundo.

Mas en muchos casos este qué erótico tan singular que nos motiva sexualmente; que no nos deja dormir y que nos arrebata sin más pude ser una fijación mental que se ha quedado impresa en nuestra sensibilidad desde una temprana edad.

Es muy posible que el ejemplo del matrimonio descrito más arriba que vive una escena de puro erotismo, Gustavo de adolescente haya espiado a alguna mujer joven de su familia- la tía Enriqueta, la primita María- al desnudarse en una habitación sin que ella se diera cuenta, y él se sintiese excitado. Pero al no poder llevar a cabo el acto sexual con aquella fémina ahora éste quiera consumar dicho acto a lo largo de su vida reviviendo aquel mágico momento.

A Gustavo que es un hombre muy sutil y muy sofisticado -un triquiñuelas dirán algunos-. le encanta hacer el amor a su mujer sobre todo cuando ella viste un elegante traje de noche. En ocasiones cuando la pareja está a solas él la echa en la cama o en el sofá y le desliza la mano por debajo de la falda y le acaricia la tersa piel de los muslos hasta que juguetea con su ropa interior culminando el juego como no podía ser de otro modo con el acto sexual, o con una soberbia felación. En estos casos es como si Gustavo cortejara a una princesa de un cuento de hadas y se acostara con ella. Porque el erotismo es esencialmente IMAGINACIÓN.

Sin embargo también es posible que un día Gustavo vaya a pasar un día en el campo y conozca a una guapa y lozana campesina que se levanta la falda hasta más allá de las rodillas para mojase los pies en un río. Y este acto espontáneo asimismo suscita en nuestro hombre un primitivo erotismo que puede dar lugar a que entre ellos se encienda la mecha del deseo.

Si esto llega a ocurrir es que el erotismo humano se enmarca en unos contextos muy específicos. Hay el erotismo sofisticado, sugerente de la gran urbe y el más directo y visceral del ámbito rural.

Como es de suponer dentro de cada contexto social caben los fetichismos y los voyerismos. Pues todos somos algo fetichistas y nos atraen por la connotación erótica que tienen algunos elementos. La ropa interior con sus correspondientes colores puede ser una llamada a nuestra sensibilidad erótica. Por otra parte también somos bastantes mirones como es Gustavo al contemplar a su mujer mientras se desnuda en la habitación. No hay que olvidar que la buena comida entra por la vista. A unos les fascinan los pechos femeninos, y a otros los muslos y el trasero. Hay mujeres que se excitan al ver a un hombre que lleve una ropa similar a la de su padre. Y es que puede ser que el inconfesado complejo de Electra juegue un papel muy importante en el erotismo femenino.

Lo que ni al señor Gustavo ni a un servidor no nos hace ninguna gracia es el sadomasoqquismo. No nos atrae el sufrimiento de nadie.Aunque ya sabemos que hay parejas que funcionan muy bien en la cama tras una fuerte riña con insultos y toda suerte de agresiones. Un aspecto del sadomasoquismo también se puede deber a una fijación psicológica de la infancia. Yo conocí a un buen hombre que en la adolescencia los compañeros del Instituto lo ataron a un árbol del patio y le azotaron con los cinturones dando lugar a que él tuviera una erección. Desde entonces este sujeto quiere que las mujeres le azoten con un látigo y le insulten para poder cohabitar con ellas. Muchas personas que practican esta clase de erotismo dicen que el dolor y el placer van de la mano; que no hay blanco sin negro.

Desde mi punto de vista el mejor erotismo es el del ámbito domestico. Es aquel que surge de improviso; cuando uno menos se lo espera. En cambio el erotismo planificado, estereotipado de los "Music- halls", o de las salas de Strep-tasse que está animado por la luz roja que es el símbolo de una pasión gregaria, adocenada aún me parece que es  contraproducente y hace que me retraiga más.

Un contexto que no tiene nada que ver con el erotismo, aunque mucha gente lo malinterpreta es el de las playas nudistas.Yo he frecuentado una de estas playas en una preciosa cala situada en la Costa Brava, la cual está rodeada de montañas sembradas de pinos cuyas hojas se reflejan en la cristalina agua del mar prestándole un tono verde-esmeralda. En estos lugares el cuerpo desnudo de las personas es como si fuese un "vestido" aséptico de las mismas, con lo que se pone de manifiesto que el erotismo propiamente dicho depende más de una actitud que de una simple apariencia. Pues en realidad estos paradisiacos rincones son donde uno toma plena conciencia de que forma parte de la madre Nauraleza.

Otra estupenda variante del erotismo bien entendido es cuando la mujer disfruta viendo cómo se excita su compañero. Es en estos casos cuando se produce el verdadero diálogo de los sentidos entre dos amantes.

En suma. El erotismo también forma parte de la famosa frase que estaba inscrita en la entrada del templo de Delfos en la antigua Grecia que decía: CONÓCETE A TI MISMO, pero que en este caso es a un nivel sensorial..

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • franesc, siempre eres tan acertado, no solo concuerdo contigo en el análisis y la reflexión, sino que además creo que es sano plantear este tipo de temas como algo cotidiano y normal , la sexualidad forma parte de la personalidad de cada uno y en ese ámbito tan privado cada quien debe adecuar la forma en que se sienta cómodo y satisfecho, mi madre decía que en el dormitorio no hay limites , mas que los impuestos por los acuerdos tácitos o explícitos de cada pareja, que busca la manera conjunta de desarrollarse , complementarse y experimentar de acuerdo a sus códigos ; éticos, sociales, religiosos o de la índole que le parezca adecuado.
    Hola, Francesc. Es tema delicado. Y más ahora que se ha inventado el cibersexo, que supongo que es una variante de lo que dices del voyeur. Y tu relato está bien ordenado: de la anécdota a la reflexión sobre la anécdota.
    francesc, el erotismo tiene relación con la sensualidad, la sexualidad y la atracción entre personas. Es la actividad en pareja o individual, dónde se experimentan diferentes emociones, sentimientos o actitudes que conllevan al orgasmo placentero. En la pornografía existe erotismo en el cual se muestra con detalle escenas de carácter sexual para excitación de quien las contempla, bien con fines comerciales, terapéuticos o de otra naturaleza. Gustavo buscaba una forma forma de estimular su erotismo. Saludos
    Hoy en día todo lo que nos rodea está marcado por el erotismo y la forma de llamar nuestra atención en ese sentido un saludo
    Hoy en día todo lo que nos rodea está marcado por el erotismo y la forma de llamar nuestra atención en ese sentido un saludo
    Hoy en día, la visión del mundo, la forma de vestir las redes sociales etc juegan con el erotismo y la manera de llamar nuestra atención, un saludo
    Hoy en día, la visión del mundo, la forma de vestir las redes sociales etc juegan con el erotismo y la manera de llamar nuestra atención, un saludo
    Hoy en día, la visión del mundo, la forma de vestir las redes sociales etc juegan con el erotismo y la manera de llamar nuestra atención, un saludo
    Interesante y teniendo en cuenta que hablas de erotismo,quizás algo racional. Yo revindicaría también la pornografia....Saludos
  • Una joven mujer, tras un desengaño sentimental va en busca de una pareja para poder ser amada.

    Un diálogo entre dos amigos en el que se intenta reinvindicar de la naturaleza del alma humana. Es un relato dedicado a Ana Pirela, y a todos los autores emocionalmente inteligentes de esta página.

    Hoy en día todavía pervive el espíritu quijotesco en algunas personas, aunque por supuesto con un ropaje cultural muy diferente al de la época de Cervantes.

    Dos amigos discuten sobre una forma de enfocar la vida, desde tiempos ancestrales.

    Este es mi segundo relato arreglado, ya que el anterior quedó desenfocado debido a errores técnicos. El protagonista no soy yo. "Un hombre conoce a una mujer que cree que es especial, y su vidaa da un vuelco radical".

    Los bufones y los humoristas son los que revelan las verdades.

    Un hombre se enamora de una mujer exótica, pero se ve envuelto en una familia muy singular.

  • 144
  • 4.48
  • 336

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta