cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
El Espejo Del Diablo
Terror |
25.09.15
  • 5
  • 2
  • 876
Sinopsis

muchas veces la vanidad se convierte en nuestra mas dolorosa y tormentosa pesadilla.

                                          

No hay mujer que no posea un espejo, es algo que no puede faltarnos, ya sea en el bolso, maletín bolsillo o en una cartuchera de maquillaje. Pero ¿quién nos asegura que la persona que se refleja en él, somos nosotros realmente?

Existió una mujer Con una desbórdate hermosura, quien  le atraían mucho los espejos. en su casa habían más de 100 de ellos. Pero tenía uno en su poder, este era pequeño y de plata, se podía decir que era su objeto más preciado. Nadie conocía el porqué de su extraña afición por el. Alicia era su nombre, Cuando salía de su morada, Siempre llevaba puesto un fino velo negro de encaje sobre su exquisita faz. Usaba vestidos largos que cubrían por completo su Figura, llevaba consigo una sombrilla para proteger su delicada piel de los rayos del sol.

Todos la miraban con curiosidad, Alicia inspiraba morbo entre los hombres. Mientras que las mujeres deseaban ser como ella. Alicia  toma en sus manos el  cristal. Su belleza irradia atreves de él. Entonces sucede algo extraño; una luz roja resplandece dentro del vidrio dejando ver la cara de un leviatán…

-¿Dónde está la joven que me prometiste Alicia? Le pregunta este engendro del mal.

-  ya te he dado muchas desde que te conocí, Tú sabes que en este pueblo no hay mujeres bonitas, excepto yo.

- trata de conseguirme tan solo una, si no lo logras, olvídate de tener belleza eterna.

Él ser maligno desaparece del cristal. Alicia le entra la preocupación. No sabía qué hacer, el demonio la había puesto entre la espada y la pared.

Muchos años atrás...

Alicia nunca tuvo garbo, su rostro expresaba fealdad, en los chicos solo despertaba miedo y lastima.  En sus cumpleaños número15.  Alicia huyo de su casa, No quería ser objeto de burlas por su horrible vestido rosa y con un exagerado maquillaje que la haría  ver aun más fea de lo que ya era.

Se subió a un árbol muy alto a chillar por el simple hecho de no poseer  gracia ante los ojos de los demás. Anhelaba ser la mujer más hermosa del mundo…

- ¿por qué están llorando doncella? Le pregunta un apuesto hombre de traje blanco y sombrero encintado, desde abajo.

-¿quién es usted? Le pregunta Alicia entre sollozo.

-baja y te mostrare algo maravilloso que guardo en mi bolsillo.

Alicia sintió mucha curiosidad por aquello que tenía ese  hombre en su bolsillo. Ella baja ágilmente del árbol y se para frente a este raro hombre de blanco, De mirada inquietante. Era la primera vez que alguien aparte de sus padres. La miraba sin temor a la cara.

-hoy es tu cumpleaños número 15, por esta razón mi regalo será cumplirte cualquier deseo que tengas.

Él sonríe con picardía, e introduce su mano al bolsillo de su pantalón, saca un pequeño espejo de plata con forma circular. Se lo enseña a Alicia…

-mírate en el, te sorprenderá lo que veras, te lo prometo. Le dice él animado.

Alicia lo toma con algo de miedo, pues ella sabe que lo único que lograra ver, es su horrible cara, pero no, lo que ve es un rostro radiante de una belleza sin igual. No podía creer lo que sus ojos estaban presenciando…

- ¡es un sucio truco!, la del espejo no soy yo, no quieras engañarme. Le dice molesta.

-no es un truco, tu deseo es ser bella y yo lo hare una realidad. Mírate de nuevo en el.

Alicia le obedeció sin chistar, por fin seria hermosa. Después de verse en la luna, se sintió realmente bella. Aquel hombre aprovecha que Alicia esta deslumbrada por su nueva apariencia. Y le arrebata de sus manos el espejo…

-ahora, debes hacer algo por mí, necesito que me traigas a una joven bella. Y la convenzas de mirarse al espejo. De esta forma yo te daré la belleza eterna. Esto será un pacto Entre tu yo. Si lo rompes, te la quitare para siempre.

- antes respóndeme algo ¿que eres tú en realidad? Le pregunta Alicia con expectación.

-¿enserio quieres saberlo? Está bien… pero a cambio debes prometerme que cumplirás con nuestro pacto.

Alice acepto, entonces una nube de humo negro, envuelve al hombre dejando al descubierto su real aspecto, se trataba de un demonio.

Ella le mostro su valentía, aunque no pudo disimular su impresión. Lo único que le importaba era que ese espíritu maligno la había hecho una mujer bellísima.

El diablo le entrego su espejo, y a partir de ese momento Alicia debía hacer lo imposible de convencer a bellas mujeres de versen en el, cuándo hacían esto, el demonio salía, en forma de una niebla espesa cubriendo a la incauta joven, apoderándose de  su alma y de su cuerpo al otro lado del vidrio.  

Alicia ya era una anciana, pero siguió aparentado ser una joven muy guapa, provocativa y enérgica. A pesar de ser una mujer vieja de 80 años. Las semanas pasaban y no obtenía resultados, su miedo a envejecer se estaba convirtiendo en una pesadilla sin salida. Cuando el miedo aparecía, lo tomaba y se observaba horas y horas en el. Se estaba obsesionando  por su físico. Una mañana, Alicia se levanto y corrió a verse en uno de los cristales de su cuarto, y detallo que su bello y glamuroso cuerpo estaba envejeciendo. Busco el espejo de plata, pero en él también se veía igual de anciana. Iba de una esquina a la otra, estaba intranquila. Ella sabía muy bien que el demonio la estaba intimidando para que ella cediera a sus deseos. Se decía así misma, Que esto sería algo pasajero y terminaría cuando le entregara aquella joven.

Por suerte mientras Alicia caminaba por la calle, vio a una jovencita de unos 14 años, rebosante de inocencia y muy guapa. De mirada dulce y encantadora, una presa fácil. Nunca antes la había visto en el pueblo. Eso quiera  decir que no iba a estar por mucho tiempo, Debía darse prisa.

Ella mando a una de sus sirvientas a averiguar donde vivía la adolescente. Logrando su cometido. Comenzó a visitar a la jovencita. Le llevaba lindos vestidos, y deliciosas golosinas, para ganarse su confianza poco a poco. La muchachita se fue encariñando con Alicia, el tiempo no daba espera era ahora o nunca.

Alicia la invito a su casa a tomar té con galletas. Al terminar con el té, la llevo a su habitación con el pretexto de mostrarle algo interesante y muy bonito. Alicia le echa seguro a la puerta. Y luego saca el espejo de plata de un cofre;  le pide a la niña que se mire en el cristal.

El espejo refleja una encandécete luz. La chiquilla esta hipnotizada por lo que ve en él, Su rostro es más bella y exquisitamente perfecta. El demonio estaba encantado de tal belleza que no se podía espera a ser suya aquella joven, pero esta afanosa acción, hizo que el plan saliera mal. El reflejo de La faz de la muchacha se fue transformando en aquel horrible demonio. Logrando que la joven se llevara un gran susto, provocando que ella lanzara con fuerza el espejo contra la pared quebrándolo en mil pedazos.

-¡NOOOOOOOOO!, grita Alicia

Ahora estaba en su estado original, en una fea y espantosa anciana. Ella desesperada toma los trozos de vidrio del espejo plateado, tratando de unirlos sobre el piso, pero su esfuerzo fue inútil, Su cuerpo se comenzó a derretir como una figura de cera en el fuego. Era espelúznate ver cómo una bella y esbelta mujer, se reducía a un montón de basura incinerada.

La Chica logro escapar por la ventana, estaba atónita de lo que había visto esa tarde. Nunca dijo nada a nadie de lo que paso. En esa oscura habitación.

El alma de Alicia quedo atrapada en los espejos de su casa, decían quienes la vieron. Que su feo y ajado rostro se reflejaba en todos ellos. La casa de Alicia estuvo deshabitada por muchos años. Nadie quería vivir  en ese lugar, donde el alma atormentada de Alicia aun no encontraba la paz eterna, así como tampoco pudo retener la belleza eterna.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Es triste saber que alguien se empeña en apagar tu luz mientras tú solo deseas que el sol brille todos los días para ese alguien.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta