cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

7 min
El existencialismo Sartriano
Reflexiones |
10.11.14
  • 4
  • 2
  • 532
Sinopsis

Les dejó un breve análisis en donde relaciono el existencialismo ateo de Sartre y la película hispano-argentina "El secreto de sus ojos", película dirigida por Juan José Campanella (2009).

El existencialismo Sartriano

 

La historia personal forma parte del propio presente. El pasado es una parte de lo que conforma ahora nuestro presente, si nos gusta o no nos gusta es una cuestión que, para el existencialismo ateo de Sartre, solo nosotros teníamos o tenemos la capacidad para construir porque “nosotros” somos los responsables de todo lo que nos sucede y lo que le sucede a los demás, no hay destino divino, circunstancia social y predisposición biológica; es así, como el hombre queda condenado a la libertad de decidir plenamente sobre sus actos y que estos mismos hablen por él.

Expondré 5 planteamientos relevantes para hacer más breve y conciso mi análisis, inmediatamente después de citarlos fundamentaré el por qué su relación con la filosofía Sartriana:

  1. Irene: “Puede ser que este buena la novela, pero no es para mí. Yo tengo que trabajar, yo tengo que vivir con esto que no será <<la>> justicia pero es una justicia, […], mi vida entera es mirar hacia delante, hacía atrás no es mi jurisdicción me declaro incompetente”.

Para Sartre el pasado y el futuro son lugares imposibles. El ser-en-sí es lo que es; por tanto, todo el pasado en el que Irene se declara incompetente no puede causar lo que ahora en adelante haga, porque aunque en cierto sentido influye el pasado lo único que importa para lo que es ahorita, es lo que está realizando en su presente.

  1. Sandoval: “El tipo puede cambiar de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios… pero hay una cosa que no puede cambiar… no puede cambiar de pasión”.

Para Sartre <<El hombre es una pasión inútil>> porque ni el nacer ni el morir tienen sentido. El sujeto es pura nada, es deseo de hacer algo que lo defina como ser. Las pasiones son el motor de las acciones y lo que se realiza es lo que es, es lo que existe en el momento y es lo que nos hace ser lo que somos. Aquí Sandoval le plantea que el único ideal que puede tener son sus acciones (pasiones), que todo lo material y lo de sin sentido no debe de preocuparlo o mortificarlo porque no hará que deje de ser quien es.

  1. Morales: “No le des más vueltas. Va a empezar con que: si hubiera estado, si no hubiera estado… va a tener mil pasados y ningún futuro.”

Para Sartre recurrir a excusas, en este caso a un “hubiera”, es presentar lo querido como inevitable, es estar inquiriendo en la mala fe y es pretender acomodarse al modo de ser propio de las cosas y no al de la conciencia. Es decir, ¿tiene algún valor vivir con un “hubiera” si el pasado es un lugar imposible? Ninguno. El vivir en las excusas es, para Sartre, una vía de escape de la angustia y esto lleva a la autodestrucción pues la mala fe orilla a alejarse de la conciencia.

  1. Romano: “La justicia es una isla en el mundo y este de acá es el mundo”.

Para Sartre <<el infierno es el otro>> en cuestión de que el hombre necesita del otro para su propia realización y para el reconocimiento de sí mismo. En este caso para que Romano alcanzara su objetivo y su proyecto tuvo que sacar de la cárcel al delincuente que violó y mató a una chica con tal de sentirse realizado, utilizando así a Esposito como un vil objeto. Romano es el infierno de Esposito.

  1. Esposito: “¿Cómo se hace para vivir una vida vacía?, ¿cómo se hace para vivir una vida llena de nada?”

Para Sartre la vida es compleja pues se puede manifestar de cualquier y diferente modo, no se tiene una formula exacta con la cual se pueda descifrar un resultado. Es por eso, que no se puede y no se le respondió a Esposito cómo se puede hacer para que pueda vivir una vida vacía. La vida es un camino de libre elección pues estamos arrojados a la totalidad de ello. Para la filosofía de Sartre la “la existencia es elección y la elección es libertad”. Si no se puede con la vida que tú mismo te has creado puedes considerar el suicidio como elección y pues estará bien porque, al final, es lo que estas decidiendo. El modo de elección es el ocupar un papel en el ser-en-el-mundo. 

 "Cuando no se pueden decir las cosas, las miradas se cargan de palabras".

Morales no le respondió a Esposito cómo le hacía él para vivir su vida, porque la venganza fue su única manera de vivir, pues a pesar de que ya habían pasado 25 años del homicidio el sentido de su existencia se encontraba allí; en esa contingencia de venganza. Al final de la película, al ver que Gómez cumplía cadena perpetua ilegalmente bajo las manos de Morales es como Esposito al fin se da cuenta de su significado de la vida, de su ahora, del tiempo. Es cuando se percata que la vida sólo es una y que desgastarlo en un “hubiera” es absurdo.

 

Finalizo con 2 puntos de vista: uno hacía la película y otro a la filosofía de Sartre.

  1. “El secreto de tus ojos” es una película que me fue de sumo agrado debido a la carga reflexiva en sus diálogos. Es una película que, al menos a mí, me dejo unas enseñanzas, entre ellas; el no esperar 25 años para decirle a una persona que la amo. El no dejar pasar el tiempo pensando en que habrá un “momento”, pensando en que en un futuro llegará ese “momento”, pues para mí el “momento” es el presente y es el ahora.
  2. Filosofía de Sartre: Sólo en pequeñas cuestiones coincido (en algunas cosas que cité) pero la verdad es que no me gusta para nada TODA su filosofía, es muy pesimista. No es de mi agrado su filosofía porque es muy nihilista y porque no puedo concebir la idea de que haya llevado al final de su vida toda su creencia atea por el simple hecho de que fue un ser humano y todo ser humano, ateo o religioso, al acercarse a la muerte tiene que tener una creencia para poder dejar atrás el temor a lo desconocido y desprenderse totalmente del mundo físico, y pues debe de ser así porque finalmente somos mundanos y tenemos cuerpo físico y el no concebir tener más ese cuerpo nos orilla a creer en “Algo”. Es por eso que creo que es difícil que un hombre intelectual al final de su vida no haya creído en “Algo”, un “Superior”, un “Universo”, un “Dios” o un “Como le haya querido llamar”.  Sin ambages, indague algo en internet que fundamenta mi punto de vista ya que hace alusión a que sí existió la creencia en “Dios” en los últimos días de su vida. Lo citaré: 1"No me percibo a mí mismo como producto del azar, como una mota de polvo en el universo, sino como alguien que ha sido esperado, preparado, prefigurado. En resumen, como un ser que sólo un Creador pudo colocar aquí, y esta idea de una mano creadora hace referencia a Dios".

 

Finalizo diciendo que mi religión es ser ecléctica pero no concibo dentro de mí eclecticismo lo ateo. Si hablamos de lo agnóstico, es diferente.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias Emanuel. Saludos.
    "Lo bueno, si es breve, es dos veces bueno". Este lema lo has cumplido con creces. Has analizado fragmentos de una gran película y lo has complementado con el siempre complejo pensamiento sartreano (aun no finalizo de leer "El ser y la nada", cada tanto lo analizo). Te felicito, un gran trabajo en mi criterio.
  • Los pasos hacia la meta solo podemos darlos nosotros mismos y de ti depende que tu curso de acción sea el espejismo de tus sueños, el preludio de tu futuro o el consuelo de tu presente al haber transitado por el “camino del otro”. ¿Por qué basamos nuestra felicidad en "el qué dirán"? ¿Por qué no ser únicos y auténticos?

    Les dejó un breve análisis en donde relaciono el existencialismo ateo de Sartre y la película hispano-argentina "El secreto de sus ojos", película dirigida por Juan José Campanella (2009).

    La existencia es un libro. La vida es una dedicatoria. La persona es un ensayo. Los años son capítulos. Los meses son párrafos. Los días son versos. Tú una portada y tu portada un sentido. Te has planteado alguna vez: ¿si vale más la pena vivir en un libro que vivir en carne propia? Inspirada en la obra "El entenado" de Juan José Saer. (1983)

    Siempre se piensa que lo último que se pierde es la esperanza cuando, en realidad, lo último que se pierde es el tiempo.

  • 4
  • 4.0
  • -

Alma libre en cuyas letras refleja sus alas.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta