cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
El Genio contra lo Divino (o cómo derrotar a Dios)
Reflexiones |
07.05.15
  • 5
  • 1
  • 1291
Sinopsis

Especie de continuación del anterior relato. Gracias de nuevo, me animasteis a escribir más.

Moriarty alzó el rostro como desaprobación. Su hijo volvía a huir.

–Jamás lo va a lograr.

No es que no tuviera fe por él, era su opinión al nivel de lógica más exacto.

–No seas duro –dijo otra voz–. Su actitud es, cuanto menos, admirable.

–¿Perder sin parar ni posibilidad es admirable?

Moriarty giró hacia su acompañante, el equivalente a Víctor Frankenstein. No era el mismo, puesto que jamás había existido, sino una mezcla del creado con el real que inspiró a la escritora. Pestañeó. ¿Por qué al pensarlo intuyó una rareza en el entorno?

–Disculpa mi impertinencia –el villano se centró y enseguida añadió–: ni muerto se cura el sarcasmo.

Y así estaban, sendas almas observando sin expresión el aburrimiento de los vivos. La muerte, mas que respuestas, brindaba preguntas.

Decidieron marchar. El plan de esa semana había acabado pronto. Esperaron que eso le diera tiempo al hijo de Moriarty a preparar algo más, cuanto menos, entretenido. Moriarty padre recordó y volvió a intentar odiar que el mal no tuviera apenas cabida en la muerte:

–Siquiera Dios la tiene.

No supo si lo dijo en voz alta o su compañero le había adivinado los pensamientos.

–¿Para qué queremos a Dios? –dijo Víctor–. Somos nuestros propios dioses.

El viejo científico extendió la mano e hizo brotar un pequeño tallo de la palma. Quedaron como hipnotizados por lo que iba surgiendo y transformándose. Frankenstein prosiguió:

–Los hombres nacemos para igualar al Creador...

Lo verde entre piel se hizo flor.

–...y superarlo.

La flor se hinchó y creció emitiendo luz. Desapareció de la palma y se formó de aire para ser una gran imagen o concepto. Moriarty ya lo había visto antes. Aquel hombre había sido capaz de crear vida, y cuando tenía la ocasión mostraba esa flor que emitía su propia luz para sobrevivir.

–Esa es nuestra máxima –concluyó.

–Pero ni muertos sabemos si hay un Creador –acusó Moriarty–. Es la ironía definitiva.

–Oh, vamos, James –Víctor se relajó y la luz desapareció–. Algo debe de haber.

–¿Por qué?

–Porque si no, no existiría la existencia.

–La existencia está sobrevalorada.

Moriarty se esforzó por sentir ganas de fumar, por emular a su viejo amigo de riñas mortales. Resultaba curioso que en la otra vida se fuera uno con ropa y no con pipa.

–Dime –inició el villano–, ¿crees que hubo un Creador que hizo al Universo como si de una escultura se tratase?

–¿Por qué no? –asumió el doctor–. A estas alturas me lo creo todo.

–Y al igual que creó, podrá destruir.

–¿Tú destruirías tu obra maestra?

–¿Quién dice que la existencia es la obra maestra de Dios?

–De todos modos, no creo que sea tan sencillo.

–¿Por qué no? A un escultor frustrado sólo le hace falta un martillo o un buen empujón.

–¿Por qué asumimos que es como una escultura? –el tono de Víctor se enalteció un poco–. Podría ser como una melodía –dijo y miró a su amigo–. ¿Tú podrías destruir una canción, James?

–Una vez lanzada al aire y a las mentes, ya es imposible por mucho arrepentimiento que haya. Que se lo digan a cada verano –miró a la nada y guiñó un ojo.

–El Universo puede ser eso mismo, una "Uni-canción" –calló un momento–. Disculpa el intento de juego de palabras. El arte nunca fue lo mío.

–Crear vida es arte, amigo, por eso estamos asumiendo que Dios es artista.

–Y de los buenos.

–Y de los recelosos. Bien se guarda los secretos para él solito.

–Lo estás limitando a como funciona una persona.

–¿No somos su imagen y semejanza?

–Según qué cultura...

–Basta.

Moriarty se frotó las sienes por costumbre. Enseguida regresó a su compañero:

–Si el todo es música, ¿cómo podemos igualarla o superarla? Se puede versionar una canción, pero la esencia original es inimitable. Víctor, con tu poder puedes superarte hasta crear un Universo. Con perfección, podrás igualar a este, pero sólo será una imitación del original. Un espejo es una copia, pero en esencia no se parece en nada a lo que refleja. Es una mentira.

–Con lo que comprobamos que hasta el Universo es subjetivo.

–¿Cómo se podría superar eso? Tu teoría de que los hombres existimos para superar al Creador se hunde en el mar negro como abismo que nos rodea entre cada estrella.

–¿Ves? Tú siempre fuiste más artista.

–Y nunca fue por Sherlock, que quede claro.

Ambos, con apariencia de desanimados, decidieron entonces vagar sin contar al tiempo, otro concepto de tantos que, como ellos, los rodeaban. Durante esos siglos impensables, Víctor decidió crear su propio Universo. Si no probaba a llegar al punto límite, nunca sabría si se podía superar a Dios. Moriarty ya imaginaba las respuestas, pero lo animó y ayudó.

Entre ambos aprendieron a domar la vida, a comprender su esencia y a que las flores crecieran hasta ser una nueva clase de árbol. En su Universo no harían falta estrellas para que los planetas cobijasen vida. Sin embargo, eso no lo hacía mejor que el Universo original. Decidieron poner estrellas.

Pasaron los eones como nuestros segundos para los dos fantasmas-conceptos, inmóviles por su creación que perdió la maravilla cuando fue comparada. Era tan radiante y de tantos colores... ¿por qué no igualaba a la del supuesto Dios?

–Somos meros hijos. ¿Cómo pretender ser padres?

Pero Moriarty desde hacía milenos parecía pensativo en otros asuntos. Víctor se percató, pero su obsesión por mejorarse le había apartado de indagar hasta ese momento.

–James, ¿en qué piensas?

–Dime, Víctor, ¿cómo puedes destruir una canción?

–Intentando imitarla –sonrió con falsa ironía–. Lo hemos comprobado...

–No.

Un eco retumbó en el cosmos.

–¿Qué pasa? –lo que fuese cirujano mostró una emoción. Se sintió extraño y eso lo alarmó. Una emoción llevo a la otra hasta formarse el primer sentimiento posible: el miedo.

–Gracias a que me dijiste que la existencia es una melodía pude entenderlo. Eres un genio, Víctor.

Un paralelismo explotó en lo invisible como una supernova.

–El todo se compone de notas –prosiguió Moriarty. Su aire de misterio brilló sin luz–. Cada elemento es una nota musical que compone una sinfonía existencial. ¿Cómo arruinar de un plumazo hasta la mejor obra de Mozart...? Si lo piensas, hasta un niño es capaz de hacerlo.

–¿Qué te pasa? No sé a qué juegas –pero de nada serviría. Víctor había olvidado hace mucho cómo amenazar o exigir.

–¿Qué es lo que despierta al artista de su sueño? –sin embargo en Moriarty parecían seguir vivas las emociones–. ¿Qué es lo que crea pesadillas en el oyente?

El científico hecho dios pareció entender.

–Disonancia.

–Notas disonantes. Una nota desubicada; una nota enemiga en la obra de Dios. Esa es la forma para que yo gane de una vez.

–¡Detente!

Fue demasiado tarde.

Moriarty había aprendido lo suficiente del don de Víctor. Por eso buscó su amistad poco días después de su muerte como legendario villano. Por eso de su insistencia por aprender de cada molécula que al fantasma de Frankenstein tanto le costó entender. Por eso... ya no importaba. Quedaba ver cómo ganaba al fin el malvado genio.

Un átomo fue mal colocado y eso causó una reacción en cadena que produjo una nada oscura que devoró incluso el negro del espacio. Apenas una décima; un Big-Bang inverso. Lo último fue un intento de impresión en ambos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 395
  • 4.67
  • 81

Músico, escritor y guionista de cómics. Y, por fin, con primera novela: http://bit.ly/UnDiaPerfectoparaElis

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta