cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
EL HOMBRE DEL MÉTODO TRADICIONAL
Varios |
02.01.18
  • 5
  • 5
  • 776
Sinopsis

Cuando la delincuencia crece sin que las autoridades hagan nada, la sociedad empieza a tomar medidas cada vez más arriesgadas.

 

Damas y caballeros, primeramente buenas días, agradeciendo  la amabilidad del señor chofer  y su cobrador que me permiten subir a este medio de transporte. Quien te habla quien te está saludando es un padre de familia que por circunstancias de la vida tiene que ganarse la vida de esta manera para poder  llevar un pan a la mesa de su hogar.

En esta oportunidad, quien te habla, te trae un producto muy útil y práctico para tu vida diaria. Como sabemos, la situación en nuestro país está cada vez más difícil. La delincuencia ha crecido terriblemente. Todos los días vemos  por  televisión, por desgracia también en nuestra vida diaria, situaciones de inseguridad en todas partes. En nuestro centro de labores, en la calle,  cuando salimos a comprar, cuando nos vamos a estudiar. Te arranchan la cartera, el celular. Te bolsiquean  en el carro.  Te abren la mochila si eres estudiante.  Te roban el lap top, la calculadora, que con tanto esfuerzo te has comprado. Y en la policía ni se puede confiar. Te tratan mal.  Te hacen perder tiempo. Y si lo chapan al choro, a las dos horas está afuera riéndose en tu cara, y hasta te roba de nuevo  para que aprendas.

Yo, también como ustedes, he sido víctima de esas circunstancias. Al negocio que tenía lo han asaltado. Nos han dejado sin nada, sólo con deudas. Mi esposa en el hospital. Mi hijita mayor en terapia, la han manoseado … en fin ¿qué podemos hacer ante  esta desgracia? ¿Esperar que los políticos se cansen de pelear y hagan algo? ¿O hacer algo por nosotros mismos? Dios dice en su Santa biblia: cuídate que yo te cuidaré. Y ahí es donde entra el productito que vengo a ofrecerte.

¿Qué es?, dirás tú. Será un candado, será un gas paralizante tal vez. No, señores. Lo que tú vas a ver en este momento es… Un momentito, aquí está.  Esto que tú ves acá en esa cajita tan bonita, ¿lo ves?  No es un collar aunque parezca. Tampoco  es una lombricita de colores.  Esto que tú estás viendo acá en mi mano, es la famosa “colar do diabo“, más conocida como Cobrita del Brasil. Este animalito que tú ves aquí tan lindo, tan manso  que juguetea conmigo como un gatito, y que tú no puedes agarrar porque todavía no has acostumbrado, es un animalito domestico y  territorial. Una vez que tú lo has domesticado, una vez que le has dado su comidita,  lo has acostumbrado a tu cuerpo y a tus olores, lo puedes agarrar como yo, mira ve. Te lo puedes poner en la oreja si quieres, te lo puedes poner en la boca como yo, mira ve, lo puedes usar como pulsera,  metértelo  al bolsillo si quieres y ahí va estar, porque este animalito es muy tranquilo. Completamente manso como puedes ver. Le puedes jalar la colita si quieres y no pasa nada, porque ya se ha acostumbrado a ti y eres parte de su territorio.

Pero, eso sí, si una mano extraña, una mano que ella no conozca entra a donde lo has puesto, este animalito tan bonito y tan manso, se encrespa y defiende su territorio como un león. Hombre desconocido, choro, delincuente, asaltante, que meta la mano donde está, este animalito le da una picada y le inyecta un veneno mortal que en menos de diez segundos le paraliza todos los nervios. Una vez que este animalito lo ha mordido, el hombre siente que todo el cuerpo se le para, las piernas ya no le sostienen,  no puede caminar, no puede correr, no puede hablar, no puede respirar,  cae al suelo y empieza a convulsionar, y   echar espuma por la boca, y a veces hasta se orina. Y si en  los próximos  diez minutos no le dan su antídoto, este hombre muere de un modo terrible sin que nadie pueda hacer nada. Un choro menos en este mundo.

 Por eso este animalito es el que  usan los chunchos  para cuidar sus cosas.  Bolso, cushma, cántaro, puerta, donde hay una cobrita, nadie toca. Tampoco se mueve. Si tú le das su comidita este animalito no tiene porque moverse.  Se queda cuidando donde está, y una vez que lo has domesticado lo puedes poner tranquilamente en tu bolsillo si quieres, lo puedes llevar en tu cartera, en tu mochila, en  tu maletín, en tu bolsa del mercado, en la loncherita de tu hijo,  junto a tu teléfono, como pulserita, como vinchita, y este animalito te va a cuidar como el ángel de la guarda. Choro que viene a robarte, choro que muere.  Y si te asaltan, basta que  le tires este animalito encima, y vas a ver como trabaja  maravillosamente. Mejor que una pistola, más seguro que el gas paralizante.

 Y cuánto te cuesta, cuánto te vale esta maravilla. Menos de lo que te cuesta una botella de cerveza. Dos soles nomás, mi amigo. Dos solcitos que te gastas en cualquier vanidad de la vida.  Con dos solcitos te llevas este animalito, y su frasquito de antidoto por si la moscas. Pero si tú quieres más, si tu eres de los que piensa en la seguridad de toda su familia, por oferta, solamente en esta ocasión y por introducción del producto, te dejo que te  lleves dos cobritas del Brasil, su frasquito de antídoto, y su bolsita de comida para dos semanas, todo por tres nuevos soles. Por tres nuevos soles te llevas la seguridad a toda  tu familia.

Quien desea puede preguntar  sin ningún compromiso.  Cobrita del Brasil por aquí, cobrita mata choros del Brasil por allá, dos solcitos, dos… sí, señor… cobrita mata choros del Brasil…cobrita mata choros ...

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 32
  • 4.56
  • 146

Escribomaníaco

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta