cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El hombre mudo
Reales |
04.06.07
  • 3
  • 3
  • 2446
Sinopsis

El hombre mudo encantaba a todas las mujeres y era el mejor amigo de infinidad de hombres.

El hombre mudo provenía de una buena familia y tenía ahorrado mucho dinero. Siempre se mostraba generoso e insistente para invitar a sus allegados a una ronda más de lo que se terciase.

El hombre mudo era un galán joven, un tipo hermosísimo y un atento compañero que siempre encontraba un momento para escuchar lo que los demás tuvieran que decir.

El hombre mudo era comprensivo, sabía escuchar, nunca metía la gamba con una frase inoportuna. Poseía una paciencia eterna rematada con una sincera sonrisa perenne.

El hombre mudo siempre contaba hasta cien antes de decir algo de lo que después pudiera arrepentirse. Después volvía a contar hasta cien y así sucesivamente.

El hombre mudo rara vez encolerizaba y si excepcionalmente le ocurría, jamás perdía el control. Se limitaba a enrojecer de ira contenida y después respiraba hondamente hasta calmarse.

El hombre mudo era un hombre discreto. Le habían traicionado varias mujeres y jamás alentó rumores difamantes para ensuciar el buen nombre de sus antiguas parejas. Tampoco se plantó frente a los tipos con los que ellas se fueron para decirles cuatro cosas bien dichas. Por supuesto no les amenazó verbalmente.

Un fenómeno, este hombre mudo. Era imposible odiarle. Todos le querían.


------------------------------------------------------------------------------------------------


Entonces ocurrió el milagro. Una severa afección de tiroides produjo una extraña reacción en sus cautivas cuerdas vocales y entonces consiguió por primera vez en la vida liberarlas y producir sonidos. El hombre mudo ya no sería nunca más un hombre mudo. Eso le dijeron los especialistas. Desde ese día todo cambió.

Acudió tenazmente al foníatra, a clases de dicción y al otorrinolaringólogo. Después de varios años de duros esfuerzos consiguió recuperar el tiempo perdido: Al fin podía hablar.

Algunas chicas que no se habían acercado al hombre mudo en el pasado por reticencias personales le preguntaron cuál había sido su secreto para atraer a un número tan grande de hermosas mujeres mientras fue mudo. Él fue sincero. A unas les contestó que porque era un gran comedor de chirlas. A otras porque a sus conquistas, en sus citas, siempre ofrecía de postre un enorme brazo de gitano relleno de una crema pastelera densa y jugosa de producción casera.

El ex hombre mudo dejó de encantar a todas las mujeres. “Estaba más guapo callado”- comentaban.

Infinidad de hombres que con anterioridad habían sido grandes amigos de nuestro ex hombre mudo dejaron de lado su amistad cuando éste comenzó a preguntarles acerca del color de las aureolas de los pezones de sus novias. Cuando les dijo lo cachondo que le ponían sus escotes y sus figuras. Montaron en cólera cuando éste les interrogó acerca de si sus hermanas eran mayores de edad para que la monta no fuera delito y acabaron por zurrarle cuando le encontraron a hurtadillas pidiendo el número de teléfono a sus madres.

El ex hombre mudo dejó de ser el mejor amigo de infinidad de hombres. “Estaba más guapo con dientes”- comentaban entre risas crueles los hombres.

El ex hombre mudo se puso fundas en las encías con dientes nuevos tallados en marfil.

El ex hombre mudo dejó de tener ahorrado tanto dinero y de mostrarse generoso e insistente para invitar a lo que se terciase.

El ex hombre mudo continuaba siendo un galán j
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 120
  • 4.09
  • 688

Músico y Cuentista

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta