cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

1 min
"El Hombre que se llevó el viento"
Amor |
31.10.14
  • 0
  • 0
  • 371
Sinopsis

En un pueblo vive un hombre que por su edad y enfermedad nadie quiere relacionarse. Lo quieren ver de lejos y si alguna cosa desean saber lo hacen por intermedio de otras personas. No les importa que esté enfermo o que no tenga con quien hablar, ni que sufra ni que su enfermedad no encuentre ningún remedio. Para el pueblo lo único importante es su propio yo y nada más. Es el reflejo de cómo vivimos las comunidades, aunque nos llamemos cristianos, sin que nos preocupemos por el hermano que esté a nuestro lado, solicitando alguna ayuda o una caridad. Ese ser humano tiene que pasar las horas, los días y los años sin que nadie lo haga sentir persona y se sienta importante, así no tenga alguna utilidad por su incapacidad física. No es inverosímil que en esas condiciones el ser humano pierda toda capacidad de hablar, pensar y hasta de vivir, y que el único deseo que le pueda quedar en la vida sea el de morir y dejar este mundo. Una palabra para el hombre enfermo hubiera sido como un regalo mágico que le habría devuelto un poco de fuerza que la afección o la soledad le estaban despojando. Cuántos enfermos esperan una visita de nosotros, para encontrar una palabra, un gesto, una mirada tierna. La caridad nos está esperando, pero desafortunadamente muchos no nos decidimos a dar ese paso en bien del que está a nuestro lado. Es necesario que tengamos el amor de Dios, el mismo que no mira edades, ni dinero ni perfiles sociales. El gran modelo de este tipo de ayuda fue la madre Teresa de Calcuta, en la India. Y que lo haga con la velocidad del viento, como en aquella tarde, cuando quiso contemplar las cometas "bailando" en el firmamento y él se convirtió en otra estrella en el cielo.

Todos sabían dónde vivía y con quién vivía; cuántos años tenía y cuáles eran sus sueños y porqué era un hombre triste, a quien, a propósito, nunca llegaron a ver hablando con un vecino o con cualquiera del pueblo.

Todo lo sabían, como sucede en nuestros pueblos, pero la causa de su terrible enfermedad nadie la pudo conocer: ni los yerbateros, ni los adivinos, ni los rezanderos ni los culebreros.

Todos fueron testigos que el hombre se fue enflaqueciendo minuto a minuto, hasta que perdió la capacidad de hablar y de pensar y cuando a mediados de agosto quiso contemplar las cometas que bailaban en el el cielo, una ráfaga de viento se lo llevó por los aires y nadie volvió a saber de él, excepto que vivía en tal calle, cuántos años tenía y porqué era un hombre triste.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • En un pueblo vive un hombre que por su edad y enfermedad nadie quiere relacionarse. Lo quieren ver de lejos y si alguna cosa desean saber lo hacen por intermedio de otras personas. No les importa que esté enfermo o que no tenga con quien hablar, ni que sufra ni que su enfermedad no encuentre ningún remedio. Para el pueblo lo único importante es su propio yo y nada más. Es el reflejo de cómo vivimos las comunidades, aunque nos llamemos cristianos, sin que nos preocupemos por el hermano que esté a nuestro lado, solicitando alguna ayuda o una caridad. Ese ser humano tiene que pasar las horas, los días y los años sin que nadie lo haga sentir persona y se sienta importante, así no tenga alguna utilidad por su incapacidad física. No es inverosímil que en esas condiciones el ser humano pierda toda capacidad de hablar, pensar y hasta de vivir, y que el único deseo que le pueda quedar en la vida sea el de morir y dejar este mundo. Una palabra para el hombre enfermo hubiera sido como un regalo mágico que le habría devuelto un poco de fuerza que la afección o la soledad le estaban despojando. Cuántos enfermos esperan una visita de nosotros, para encontrar una palabra, un gesto, una mirada tierna. La caridad nos está esperando, pero desafortunadamente muchos no nos decidimos a dar ese paso en bien del que está a nuestro lado. Es necesario que tengamos el amor de Dios, el mismo que no mira edades, ni dinero ni perfiles sociales. El gran modelo de este tipo de ayuda fue la madre Teresa de Calcuta, en la India. Y que lo haga con la velocidad del viento, como en aquella tarde, cuando quiso contemplar las cometas "bailando" en el firmamento y él se convirtió en otra estrella en el cielo.

"El Hombre que se llevó el Viento" Todos sabían dónde vivía y con quién vivía; cuántos años tenía y cuáles eran sus sueños y porqué era un hombre triste, a quien, a propósito, nunca llegaron a ver hablando con un vecino o con cualquiera del pueblo. Todo lo sabían, como sucede en nuestros pueblos, pero la causa de su terrible enfermedad nadie la pudo conocer: ni los médicos, ni los yerbateros, ni los adivinos, ni los rezanderos ni los culebreros. Todos fueron testigos que el hombre se fue enflaqueciendo minuto a minuto, hasta que perdió la capacidad de hablar y de pensar y cuando a mediados de agosto quiso contemplar las cometas que bailaban en el cielo, una ráfaga de viento se lo llevó por los aires y nadie volvió a saber de él, excepto que vivía en tal calle, cuántos años tenía y porqué era un hombre triste.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta