cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

8 min
El Incidente
Amor |
31.03.15
  • 0
  • 0
  • 295
Sinopsis

Una serie de sucesos inesperados les suceden a nuestras dos protagonistas. Lo que ambas no saben es que se verán involucradas en algo mucho más grande de lo que jamás se hubieran imaginado. (Chica x Chica)

Capítulo 1:”Nuevas caras, te y confesiones”

 

La morena había visto aquella tarde camiones de mudanza en la casa de al lado, en aquel barrio tranquilo cualquier suceso fuera de lo normal era tema de conversación al día siguiente, sabía que los rumores corrían como la espuma, y ella lo había aprendido a las malas.

 

Cualquier suceso que la sacara de su monótona vida de universitaria le parecía la idea más atractiva del mundo, y el darle la bienvenida al barrio a quien quiera que se hubiera mudado a aquella casa, le atraía más que el tener que estudiarse las lecciones de anatomía para el examen de dentro de dos semanas. La morena suspiro, no le gustaba la medicina, pero haría cualquier cosa para volver a ganarse la confianza de su madre, aunque eso significara dedicarse toda su vida a algo que odiaba.

 

Tal y cómo habían hecho los vecinos del barrio con ella, Claudia, decidió llevarle una bolsa llena de Alfajores que su abuela le había enseñado a hacer cuando era pequeña. La recordaba con añoranza, ella había sido una de las pocas personas que no la habían culpado por lo que había hecho.

 

Veinte minutos más tarde ya estaba en el portal de la casa, unas pocas cajas que todavía quedaban por desembalar estaban al lado de la puerta. Un pensamiento cruzó la mente de Claudia mientras llamaba al timbre: “Mmmh me pregunto si estará en casa, no me había parado a pensar si-”, fue sacada de sus pensamientos y se sorprendió de lo poco que habían tardado en abrirle la puerta.

 

-H-hola, ¿qué deseas?-dijo con voz entrecortada una rubia de nombre Elena.

-¡Buenas! Soy Claudia, tu vecina, te he preparado unos dulces, espero que los aceptes, también he venido a darte la bienvenida al barrio-. Le contestó Claudia mientras se fijaba en la pálida y aparentemente suave tez de Elena.

-Gracias, no tenías por qué-. Respondió Elena. No es que no le gustaran los detalles, es más,  le encantaban, pero no estaba acostumbrada a tal calidez, y menos si provenía de un extraño. Años y años trabajando en los laboratorios de Siberia hacían a las personas un tanto fría.

 

Levanto la vista de la bolsa, y se fijó en la joven que la sostenía. La chica era bastante alta, debería rondar los 21. Tenía pelo liso, castaño y oscuro atado con una coleta. La piel morena, una sonrisa radiante, y unos brillantes y vivaces ojos verdes.

 

Elena soltó un suspiro, no recordaba la última vez que había hablado con alguien sin tocar temas de trabajo, por lo que no sabía cómo continuar con la conversación.

-Eh…si molesto puedo irme, vivo aquí en frente-. Dijo un tanto incomoda Claudia.

-¡No!-. Exclamó Elena.-E-es solo que… ¿quieres pasar a tomar algo?-

-Si no es molestia- . Respondió Claudia un tanto sorprendida por la propuesta de la rubia.

 

Ambas se adentraron por el enorme pasillo del bungaló, hacia el salón. A Claudia la casa le parecía fría, sin vida, como si nadie viviera en ella. Además Claudia se percató de un pequeño detalle.

No había ni una sola foto, algo muy extraño, ya que lo normal es tenerlas de tu familia, o de algún acontecimiento especial.

 

-Bueno, ¿te apetece un poco de té?-. La invitó Elena intentando romper el incómodo silencio.

-¡Claro!-. Contestó la morena con una sonrisa de lado a lado.

Desde luego, Elena se fijaba más de lo normal en aquella chica, le parecía un tanto peculiar.

 -Por cierto no eres de por aquí, ¿verdad?- preguntó con curiosidad Claudia.

-No, lo cierto es que soy de Rusia. ¿Se me nota?-.

-La verdad es que si, bastante-.

 

Desde luego, Elena no podía ocultarlo. Era de una estatura normal, un poco más baja que Claudia. Sus ojos azules como el mar la delataban, y esa mirada tan fría, justo como en Rusia, por no hablar de su larga melena rubia.

 

Claudia se sentó en el sillón acre de aquel enorme salón, y observó como la rubia se dirigía a lo que suponía sería la cocina. Se quedó sola. Silencio. Jamás le había gustado. Cuando era pequeña solía vivir en un piso pequeño con sus padres y sus dos hermanos mayores que ella, con los que compartía habitación. Siempre había sido la oveja negra de la familia, después de aquella decisión, le gustaba pensar que era su vida y podía hacer lo que quisiera con ella, pero las miradas que le dirigía su madre después de aquella charla 4 años atrás podían con ella.

 

Entonces su mirada recayó sobre el único cuadro que había en el salón, y en toda la casa. En él, había dos chicas, una más adulta, la cuál debería rondar los 25-30 años, rubia de pelo largo, suelto, y unos hermosos ojos azules. La más joven estaba en una silla de ruedas, se parecía mucho a la adulta, pelo rubio aunque cortado a la altura de los hombros y ojos claros. Salvo que, al contrario que la mayor, parecía mucho más alegre y vivaz.

 

-Gracias por el detalle de los dulces, toma es un té colombiano. Espero que te guste-.

Claudia dio un respingo, no tenía que meterse en los asuntos de los demás, además tenia que irse pronto a casa, Marta iba a venir esta noche a cenar y quería intentar arreglar las cosas con ella.

Aunque el tiempo apremiaba, Claudia no podía retener su curiosidad.

 

-Perdona por ser cotilla, pero, ¿quienes son esas dos chicas de la foto?-. Preguntó Claudia mientras soplaba el té.

-¿Mmmh?... ¡Oh!, veo que te has fijado-. Dijo Elena cabizbaja.

-Lo siento no era mi inten-

-Es mi madre-contestó tajante, dejando a medias a Claudia.

-La que esta en silla de ruedas, era mi mejor amiga, Kristina. Me pregunto que será de ella…-

-¿Habéis perdido el contacto?-

-Así es, ella vive en Moscú, y como sabes la comunicación entre países está prohibida-. A Elena no le gustaba el rumbo que estaba tomando la conversación.

-Lose, estúpida Inquisición…-. Claudia apretó fuertemente la taza de té. Una chispa de rabia se encendió en sus ojos. Observando la reacción de sorpresa que su comportamiento había causado en su compañera, Claudia se vio obligada a cambiar de tema.

 

-Perdona de nuevo mi curiosidad, pero, ¿porqué te mudaste a París?-

-Bueno, necesitaba ser feliz, el trabajo en el laboratorio me tenía deprimida, menos mal que me mude antes de que ocurriera ‘El Incidente’-

-¿Qué investigabais?-.

-Intentábamos desarrollar una máquina purificadora de oxígeno, para que el aire del planeta volviera a ser mínimamente limpio, pero resultó imposible debido a la falta de recursos, y a la prohibición de la investigación. Lo pararon en seco, solo buscábamos una manera de frenar las consecuencias de ‘El Incidente, pero no fuimos capaces…-.

 

Claudia quedo estupefacta al escuchar aquello, no podía creerlo, el corazón se le aceleraba a mil por hora cada vez que escuchaba aquellas palabras.-‘El Incidente’-. Murmuró absorta en sus pensamientos.

 

‘El Incidente’, aquel apocalipsis que tiempo atrás había acabado con la vida de tantas personas.

 

El tiempo se vino encima, ya eran las ocho de la noche.

-Parece que ya ha anochecido-.

-¿¡Cómo!?-se sobresaltó Claudia. Elena se asustó por la reacción de la morena. -Se me hace tarde, tengo que irme, gracias por el té-. Claudia se levantó del sofá a toda prisa y antes de salir corriendo por el pasillo dirigió su mirada a los ojos de la rubia. - Espero que nos veamos otra vez-.

-Cl-claro-se sonrojó Elena disimuladamente.

 

Le gustaba Claudia, parecía buena chica, amable, simpática, llena de energía, pero… Tenía que tener cuidado, no quería volver a pasar por lo mismo que aquella vez.

Claudia salió corriendo calle arriba hacia su casa, Marta aún no había llegado, suspiro tranquila estaba a salvo.

 

***********************************************************************************************************

Nota de autores;

Hola lectores! Aquí After-Lupus y Just-mbm, es nuestro primer relato esperamos haber cumplido vuestras expectativas. A ambos nos gustaría que nos comentarais que os parece, y si nos sugerís algo, ¡Intentaremos llevar este relato de la manera más profesional posible! (recordad; comentar salva gatitos y da helado gratis; aunque lo último no está asegurado del todo). Los capítulos los subiremos cada semana, intentaremos ser todo lo puntuales posible, incluso en época de exámenes.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Una serie de sucesos inesperados les suceden a nuestras dos protagonistas. Lo que ambas no saben es que se verán involucradas en algo mucho más grande de lo que jamás se hubieran imaginado. (Chica x Chica)

    Una serie de sucesos inesperados les suceden a nuestras dos protagonistas. Lo que ambas no saben es que se verán involucradas en algo mucho más grande de lo que jamás se hubieran imaginado. (Chica x Chica)

  • 2
  • 0.0
  • -

¡Hola! Bienvenido a nuestro perfil. Somos dos amigos a los que les encanta leer fanfictions -ejem-. Esperamos que disfrutéis de nuestros relatos y recordad; comentar salva gatitos.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta