cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
El intercambio
Suspense |
11.04.13
  • 4
  • 5
  • 1557
Sinopsis

Comunicación/Incomunicación

Cuando Daniel regresó a casa, tras más de dos meses de estancia en Inglaterra gracias al programa de intercambio, sus padres, siempre tan cariñosos, no pudieron evitar abrazarlo con la tensión que se mantiene en el cuerpo al saludar a un desconocido. Desde su atalaya, los dos eran de considerable estatura, fuera del campo de visión de su hijo adolescente, intercambiaron miradas de incógnita, extrañeza, incertidumbre y cierto desasosiego. El chaval ajeno a todo ello, se limitó a seguir mirando al suelo y, visiblemente cansado por el viaje, soltar en medio del recibidor los bártulos, la maleta y la mochila.

La madre que ya tenía preparada la cena de bienvenida, prefirió hacerse la atareada dando los últimos toques a los platos y al postre; el padre a solas con el chaval, fingió interesarse por el telediario en la televisión del salón, que permanecía encendida, y el chico se dejó caer en el sofá con cara de fastidio, tecleando rápidamente en su móvil.

Durante la cena, los padres, por momentos cada vez más contrariados, con forzadas bromas e inicios de conversación, interrogatorios mal disimulados, intentaban sonsacar alguna confidencia a su hijo, más sólo le arrancaban monosílabos y alguna que otra frase corta, pronunciada con desgana. Se acostó pronto, más que de costumbre, alegando falta de sueño acumulado, rehusando que su madre lo acompañara hasta su habitación, tal como hasta hace nada era su costumbre, pues la oscuridad del pasillo siempre le había infundido un temor infantil, contrarrestado por las caricias y el arropo de ella. Sus padres intentaron, una vez a solas, comprender: ‘Parece que está más alto’, decía uno de ellos, ‘sí, está cambiado. Creo que incluso le asoma un incipiente bigotillo en la comisura de los labios’, ‘vaya, puede que en éstos meses se haya hecho mayor, así, de golpe’, ‘está muy cansado, mañana será el mismo de siempre’.

Al día siguiente, Daniel se levantó temprano, desayunó sólo antes que sus padres y volvió a su habitación, se conectó a internet y así estuvo toda la mañana, jugando ‘on line’ y chateando. A la hora de la comida, se repitió la misma situación que la noche anterior, inclusive mantenía el móvil por debajo de la mesa y, entre bocado y bocado, tecleaba rápidamente, con su mirada fija y perdida a intervalos en la pantalla de la televisión, siempre en marcha.

Sus padres desistieron de cualquier atisbo de comunicación con él, se limitaban a observarlo, a hurtadillas. Por la tarde, la madre, exasperada, habló con su marido y le comunicó su intención de entablar una conversación los tres juntos. Se dirigió iracunda a la habitación, del ya visiblemente adolescente, taconeando con violencia frente a la puerta que permanecía cerrada, cuando siempre la había dejado abierta de par en par; antes de entrar, se detuvo un momento con la mano en el pomo, la voz de su hijo se oía alto, y otra voz, casi infantil, de una joven, se oía ahogada, lejana, con claro acento inglés: ‘vamos, los dos al tiempo, si no no funciona’, ‘cuando cuente tres, uno, dos… y tres, ya’. En ese instante la mujer abrió de golpe, esperando encontrar a su hijo de espaldas sentado frente a la pantalla de su ordenador, … pero en su lugar, el vacío de la silla y la luminosidad de la pantalla, con brillantes figuras que volaban, se estrellaban y batían en batallas espaciales, la cegó por un instante. Miró a la cama deshecha, creyendo que allí lo encontraría, incluso se agachó a mirar bajo la misma, con la perdida ilusión de que todo fuera un juego infantil y como de pequeño, se hubiera escondido a la espera de que lo echaran de menos. Se incorporó rápidamente, el salvapantallas se había activado, inundando la penumbra de la estancia con una explosión de colores psicodélicos, un escalofrío premonitorio enfrío su cuerpo, helando sus manos, consecuencia física del estallido de su intuición que había ascendido rauda desde el rincón de su alma donde yacía dormida y, volviendo al salón, le dijo a su marido: ‘Daniel ha desaparecido. No, no llames a la policía, no nos creerán, la puerta de la entrada sigue cerrada con llave, de casa no ha salido, está en otro lugar pero… aquí mismo’.

Su marido no entendía nada, trató de calmarla, pues había roto a llorar desconsoladamente. Se encaminó a la habitación de Daniel, rebuscando entre sus cosas, en los cajones del escritorio y en las maletas, algún indicio, alguna pista de su incomprensible comportamiento, una nota, un diario, una fotografía, lo que fuera. Encontró un poema, algo insólito en él, un poema de amor, con un nombre femenino, en inglés, algo así como Catalina, escrito con su letra repetidamente en los márgenes de la hoja. El padre empezó a comprender, buscó su agenda, donde había anotado los teléfonos de los padres responsables de su hijo durante el intercambio, aunque no se manejaba muy bien con el inglés, podría chapurrear algo. La señora que descolgó al otro lado del océano, después de oír su marcado acento español, comenzó a hablar sin parar, hablaba tan rápido que dificultaba enormemente el entendimiento de su pobre conocimiento del idioma, pero captó su nerviosismo y su angustia, así como algunas frases cortas que no cesaba de repetir: ‘ha desaparecido’, ’no sé dónde está mi hija’, ‘ayúdeme, quizás haya tomado un avión hacia su país’.

La conversación con Inglaterra, lo sumió entonces, en la misma desesperación que a su mujer y a la señora del teléfono. Se sentó en el sofá, su mujer estaba como catatónica, con la mirada extraviada,  cuando… en el telediario informaron de la misteriosa desaparición de una mujer, que desde hacía tiempo, mantenía una relación por internet con su novio, al que todavía no conocía en persona…, con el mando a distancia cambió de canal para buscar información ampliada de la noticia, en otro programa de actualidad informaban de la desaparición en unas oficinas del centro de la ciudad de un técnico informático que trabajaba en un complicado programa…, en otra cadena alertaban de la desaparición en un locutorio de un trabajador extranjero mientras realizaba una llamada vía Skype a sus allegados en el otro continente… Su mujer comenzó a incorporarse, poniendo todos sus sentidos en acción, así como sus músculos, que la sostuvieron de nuevo en posición erguida y atenta, se miraron… y comprendieron… ‘tenemos que hacerlo’, ellos nunca habían sido partidarios de las nuevas tecnologías, habían intentado mantenerse al margen, no ‘contaminarse’, seguir con su vida cotidiana y sus trabajos, realizándolos como siempre… pero ahora… era ineludible, era una situación de extrema necesidad, así que encendieron el ordenador de su hijo, establecieron acceso a internet, abrieron sendas cuentas, una para cada uno, en un programa al azar de los muchos que mostraba el escritorio... se abrazaron tiernamente, mientras iban evaporándose lentamente, convirtiéndose en un haz de luz que se fundía con los colores que bailaban en el salvapantallas del ordenador hasta desaparecer definitivamente… de ésta dimensión de la realidad y se conectaron al fin, con su hijo …

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Es un relato ingenioso y bien estructurado. Mantiene la intriga hasta el final. Un saludo.
    Está genial el relato. Lo he devorado ansiando saber qué pasaba. Un día seré absorbida por Internet de todas las horas que paso.
    Muy buena la historia. A veces dan ganas de hacerlo.
    Es simplemente fantástico
    Asunta, este pequeño relato me ha gustado mucho. El misterio va in crescendo hasta estallar. Muy bien, ¡Enhorabuena!
  • Comunicación/Incomunicación

    ...los instantes más apasionantes son aquellos en que giran como un tornado, arrastrando mis neuronas, en que el ojo de la forma pugna por salir arrebolado por la punta de mis dedos...

  • 2
  • 4.58
  • -

'... Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia.'

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta