cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El joven del banco
Drama |
08.03.15
  • 5
  • 3
  • 545
Sinopsis

No te levantes aún. Espera un poco más. Solo un poco.

Cada día, al salir del edificio de oficinas donde trabajaba, Toni se encontraba con la misma mirada. Un chaval, que debía rondar los veinte años, le esperaba sentado en el banco que estaba justo enfrente, y le miraba sin ningún tipo de reparo, rozando el descaro. El le devolvía la mirada, pero el otro no se la apartaba nunca. "¿Pero qué...?", era el pensamiento que siempre le venia a la mente cuando lo veía.

Un día se canso y decidió que al día siguiente se acercaría al chaval y le preguntaría que problema tenia. "Sí, eso haré. Ya verá el niñato este."

Al día siguiente, el chaval seguía ahí, así que decidió acercarse y aclarar este asunto de una vez por todas:

- ¡Eh! ¡Tú! ¿A ti que cojones te pasa? ¿Me estas vacilando?

El joven aparto la mirada avergonzado y rápidamente se levantó del banco con intención de irse de allí, pero antes que pudiera escapar, Toni lo cogió del brazo y lo detuvo en seco. Fue entonces cuando pudo ver el rostro del joven de cerca.

- Tu cara me suena - dijo un Toni confuso.

El chaval guardó silencio. Su respiración agitada y sus ojos llorosos le hacían parecen aún más joven de lo que ya era. Toni, viendo la mirada inocente de lo que ahora ya le parecía solo un niño, le soltó el brazo sin abrir la boca. Sentía una mezcla de pena, confusión y miedo, pero no sabia muy bien por qué.

Cuando el chaval se vio liberado del brazo opresor, salio corriendo calle abajo. Tal era el miedo que sentía, que no vio el semáforo en rojo, ni tampoco el autobús que acabaría con su vida. Toni fue de los primeros en llegar a la escena del accidente. Fue el que llamó al 112, pero ya era demasiado tarde, el cuello del joven estaba completamente retorcido. Unas pequeñas lágrimas poblaban su rostro.

Poco después de que se marchara la ambulancia con el cadáver, aún conmocionado por lo que acababa de pasar, Toni se dirigió hacia el banco y se sentó. Llevaría más de una hora sentado cuando una mujer de avanzada edad se sentó a su lado.

Durante unos segundos se miraron sin decir palabra. Ambos con expresión pesarosa. Finalmente la mujer hablo:

- Qué triste ¿verdad?

- ¿El qué?

- El alma, cuando la juventud la abandona.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 99
  • 4.55
  • 333

Estudiante de Filosofia con aspiraciones literarias. Más relatos y pensamientos en mi blog: http://sinpalabras.ghost.io/

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta