cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El juicio
Terror |
20.09.11
  • 4
  • 7
  • 1589
Sinopsis

dedicado a Gretel...

Ha llegado la hora del juicio final. Miró en derredor, asustado, y solo vio caras y más caras, todas de diferente gesto: risas, lloros, asombro, temor ... pero todas con el mismo nexo, ojos hacia él. Se sintió como un imán ante alfileres.

Calma, calma...se repetía a si mismo, como quien reza un salmo en sus últimos momentos, en la hora de la verdad, con el miedo en la sangre.

Una luz, que parecía provenir de un techo inexistente (¿donde estaba?), iluminó la estancia como con algo de sorna. La hilera de caras se asomaban desde un gran estrado, como jurado burlesco, y le miraban de tal forma que se sentía diminuto, pequeño. Y un dolor punzante lo inundaba todo, como de hueso molido, y un olor a metal amenazador...

Entonces hizo presencia el honorable juez, con una bata blanca, escondiendo su mirada de ironía tras unas diminutas gafas.

- Te lo advertimos. Te advertimos que esto te pasaría. Sólo esperamos que la próxima vez tengas mas cuidado.

 

Temoroso, casi al borde de un infarto, sintiose como asomado a un abismo de horror, de absoluto dolor. Intentó no temblar, pero su cuerpo no le respondía. Intentó postrarse y rogar ante aquellas infinitas caras algo de compasión, pero aquellas se confundían en una sombra tumultuosa, confusa, entre gritos y lloros que parecían infernales, y sintió que no podía moverse.

Y fue entonces cuando aquella luz, suspendida de un techo inexistente o muy lejano se acercó, intentando cegarle en su resplandor. Y el gran juez tomó su martillo de veredicto, le miró con gran atención, mas cerca se hizo la luz.... cerró los ojos ante lo inevitable, sintió un punzante dolor, y al abrirlos allí estaba aquel viejo macabro con la muela ensangrentada, levantandola como un trofeo y sonriendo, exclamó:

 

- Si sigues comiendo tantans chucherias, tendremos que hacer esto más seguido!

 

Era la última vez que permitía que entrasen los becarios. La próxima vez....

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1
  • 4.14
  • -

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta