cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
El Lago de Cristal (1)
Reflexiones |
16.07.15
  • 0
  • 0
  • 249
Sinopsis

Cuando el mundo deja ver sus caras, tristezas y amores pueden visualizarse desde lo alto del lago de cristal.

Esta fue mi primer (y muy corta) historia. Decidi publicarla tambien como mi primer historia en la página.  

____________________________________________________________________________ 

Mis parpados y mis sentidos se elevan a la paz del sol, no recuerdo donde estoy, ni quién soy, nada. Me siento nervioso y tranquilo a la vez, eso es, este jardín me tranquiliza. es hermoso, cálido. 
Desde mi mente oigo otras voces, muchas, miles... pero las escucho a todas y a cada una de ellas con claridad en partitura con algunas gotas de lluvia cayendo sobre los arboles. 

me pregunto lo mismo que ayer, y que antes de ayer... ¿Quién soy?, ¿Por qué estoy aquí?. Entonces, logro distinguir entre la alegría y los lamentos de mi cabeza, una palabra uniforme, un factor común que se repite en todas y cada una de las oraciones... 
<<Dios>> 
Verde, suave y magnifico. Mis manos apoyadas en el pasto me ayudan a levantarme en mi pequeña utopía, donde solo me encuentro yo, mis pensamientos y la naturaleza. 

El lago que esta a mis pies es extenso y cristalino. Veo allí, pero no hallo a mi persona reflejada. en el, se desfila el mundo y todas sus historias, quien ahora se posa ante mis curiosos ojos, que desean saber todo lo que ahí ocurre. 

Y entre desnudarse y girar en sí mismo, el mundo dejo a la vista una de sus caras. 




Sucesos: 

La noche tapaba aquella ciudad, y las luces de la tecnología luchaban contra su manto. Pero entre viento y viento, un grito que solo llegaba al oído del atento irrumpió la falsa paz. 
Bajo el concreto de un puente, acorralado se encontraba aquél hombre con traje, contra la pared. Y dando explicaciones aceleradas de por que no tenía dinero, de por que se retraso, de por que no debería ser despojado de su tesoro mas grande, fue golpeado. 

Recorrió por mi cuerpo la urgente idea de ayudarlo, pero recordé que no tenía acción sobre el humano. Siempre me había limitado a observarlos desde arriba, mientras soporto sus infinitas plegarias. 

¿El humano se rinde a la avaricia, por que el más vale más que la vida? 
Entonces... ¿Aquella vida los acercaba más a la vida?
 

Y en el transcurso de la paliza, la persona se dio cuenta de que era muda, pues sus palabras ya no servían para aquellas personas, ni para nadie de su alrededor. 
Mas no era manco, pues él seguía esperando un milagro que diera fin a su tortura. 
Pero el tiempo paso, y entre golpe y golpe, sollozo y recuerdo, fue rindiéndose a la serenata de la muerte, y dándose cuenta de tantas cosas que le faltaron por hacer, de tantas cosas que le faltaron por sentir, logro apreciar al fin el otro camino, el que estaba alejado de la codicia, y aunque no podía ver en el, sabía que era mejor que aquél destino que estaba sufriendo. 
Rogando por su vida ante oídos sordos, cayó deslizado por la pared 
¿Acaso solo apreciamos “Lo otro” al final? ¿O tal vez el que no se hunde ahí, es porque lo aprecia? O por que quiere más, a costa de los demás... 

 



El estallido de un revolver dio fin a su sufrimiento. 
Usando su libertad para quitar libertad, usando su creatividad para asesinar. Si la pistola tuviera vida, seria la víctima. 

Mudo y manco al fin, cedió ante la muerte, largando su último suspiro. 
El del arrepentimiento. Fue despojado de su verdadero tesoro, de su vida. 

No sé si es furia, tristeza o indiferencia lo que siento, no identifico si aun me afectan estos actos. Tal vez así, yo sea más inhumano que ellos. Tal vez así, no deba mirar más aquel lago. 
<<Lo de siempre>>. 




Las aguas del lago, turbulentas, deshicieron aquella imagen del hombre en el suelo, y cuando se agotaron los movimientos, dio lugar a otra situación. 
Penas y sollozos. Un pueblo en sequía se poso ante mis ojos, no con más de 20 o 30 casas, las familias vivían en su día a día la escasez de agua y olvidados totalmente, sostenían una dieta efímera tanto en alimento como en líquidos. 

¿Por qué nadie ayuda? 
Todos defienden la “Libertad Global” y la vida digna. Pocos ayudan a su existencia. 
Tal vez solo cuando lo sentimos en piel propia, abrimos los ojos realmente. 


Y la muerte se camuflaba en ese pueblo, y cenaba en tu misma mesa, y dormía a tu lado, y te invitaba a pasar tu vida con él, prometiéndote algo mejor. 
Y pensé que en efecto, sería mejor… 
Pero como la esperanza es lo último que se pierde, muy pocos cedían realmente a sus peticiones, aunque en cama estaban y la muerte moraba por su lado (y bien lo sabían) 
Muchos piensan que es más difícil morir y abandonarlo todo, que vivir y cargar con ello. 
Luego de unas horas de observar aquél lugar, el cielo empezó a teñirse de negro, cubriéndose como si del despertar del Gaya se tratara, las nubes que en la ciudad son fastidiosas, allí es la alegría más sincera. Innumerables gotas cubrieron cielo y tierra de aquel pueblo durante horas. 

Mucha gente pensó que aquello era un milagro… 
Yo también lo creo 
Cuando el agua se vuelve oro y el oro cenizas, se nota la importancia de lo básico. 

 

 

Nota del autor:

Segun como le vaya a este relato pienso continuarlo con varias partes y mas historias.

Saludos,.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Cuando el mundo deja ver sus caras, tristezas y amores pueden visualizarse desde lo alto del lago de cristal.

Escribiendo en el momento adecuado. Las historias ya existen, nosotros solo las desenterramos.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta