cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
El lazo y la gata
Amor |
18.08.15
  • 3
  • 0
  • 510
Sinopsis

Relato de amor entre dos jóvenes, vista desde los ojos de una pequeña felina. Basándome en las leyendas japonesa del hilo rojo y el gato de la fortuna; esta historia trata sobre la promesa de dos amantes que juraron reencontrarse, luego de que las vueltas de la vida los separara.

Había una vez una gatita rabón de color marrón, blanco y negro llamada Mía que vivía junto con su dueña, la joven Carla, en una casita de campo en que cultivaban grandes y hermosos duraznos.

Era época de primavera y las copas de los árboles rebosaban en rosa pálido, sus flores darían pronto duraznos grandes y jugosos como les gustaba a Mía.

La pequeña gatita disfrutaba del espectáculo tendida cómodamente en una de las ramas, los pétalos de duraznos caían armoniosamente sobre su lomo. Mía se estiró aburrida sobre las ramas abriendo su hocico a tal punto que uno de los pétalos término pegándose en la punta de su lengua. Bufó molesta, intentando de quitárselo, y tras muchos intentos, el pequeño pétalo rosa acabo atascado en uno de sus bigotes.

–Mía, ven a comer –le llamó su dueña, a lo que la gata maulló contenta, bajando como un rayo de entre las ramas y entrando como una hoja delicada por la ventana.                    

La pequeña bola de pelos se dirigió gustosa a su rebosante plato, comiendo con apetito hasta que sus redondos ojos jade notaron la permanente peculiaridad en una de las manos de su dueña y amiga.

–Siempre te a gustado este ¿Cierto?–se lo mostró, llamando la atención de Mía, en tanto se saboreaba los restos de comida de su hocico–. Este lazo era más largo ¿Ves?               

La gata olfateó el extremo cortado de tan extraño lazo, recibiendo una caricia de su dueña.

–Era mi lazo de pelo, lo corté para regalarle la otra mitad a un amigo de la infancia. Aún recuerdo la promesa, de mantener cada lazo atado a una muñeca; después de tanto tiempo, no puedo creer que siga con esto. Pero estoy segura que volveré a reecontrarme con él.

Llegó el atardecer y los últimos rayos acariciaban las copas de los árboles, en uno de los cuáles, Mía había vuelto a dormitar amurrada en su rama favorita, y siendo cubierta por los pétalos de durazno.

Cayó la noche, y el cielo comenzaba a oscurecer como una brisa tibia chocaba con el pelaje de la gata, y comenzaban a caer pequeñas gotas, y una de éstas muy helada, aterrizó en su nariz. Mía ronroneó molesta, y en medio de la oscuridad, buscó la pequeña ventana que Carla siempre le dejaba abierta. Dispuesta a regresar al cobijo de su hogar, la gata saltó de rama en rama hasta que una luz proveniente de uno de los senderos llamó su atención.                                                                                                          

 Como todo felino, ella no pudo evitar la curiosidad y trotó para ver de qué se trataba. Resguardándose de la lluvia bajo un árbol, Mía pudo de qué se trataba de un joven, no mayor que su dueña, con su bicicleta y una linterna; claramente para la felina, aquel muchacho estaba perdido.

Entonces los ojos de Mía se abrieron como platos, pudo vislumbrar un lazo rojo, un tanto maltratado, atado a la muñeca del chico. Ella maulló con fuerza y movió una de sus patas para llamar la atención del viajero.

Éste estaba intrigado, ya que juraría que la gata le llamaba con su pata, y al verla seca bajo del árbol, se apresuró a resguardarse junto a ella de la llovizna primaveral.

–Hola bonita ¿También estás pérdida? –Mía se subió a una roca para estar a la altura del lazo del joven– ¿Te gusta? Es la mitad de un lazo que me obsequió una amiga, de hecho estoy aquí para cumplir una promesa, y lo he tenido como amuleto.

Mía dió un gran maullido, y de un mordisco le arrebató el lazo para después correr por el sendero, volteando siempre para asegurarse que el joven viajero le siguiera los pasos con una gran preocupación en el rostro.

Luego de varias piruetas, la gata consiguió entrar a la casa por su ventanilla, seguida por el muchacho casi sin aliento y que golpeaba la puerta con desesperación. El joven viajero fue recibido por una somnolienta Carla, y antes que él le reclamara el lazo de vuelta, se quedó helado al ver que la dueña de casa tenía un lazo rojo idéntico al suyo atado a la muñeca.

Ambos jóvenes se intercambiaron miradas en silencio, en ese momento, Mía subía por el hombro del muchacho para devolverle su lazo rojo.                                                         

–¿Juan? –la pequeña gata le dió unas palmaditas en las mejilla para despabilarlo.

–¡¡Te encontré!! –gritó de felicidad el viajero, abrazando a Carla, en tanto Mía maullaba alegremente.

Seis primaveras transcurrieron desde esa noche, y bajo uno de los árboles de durazno recién florecidos, había una pequeña niña de cuatro años disfrutando de la lluvia armoniosa de pétalos y cuyo cabello estaba amarrado curiosamente con un lazo rojo que tenía un lado más gastado que el otro. Y en su regazo, descansaba plácidamente Mía, que disfrutaba de las caricias de su nueva dueña.

 

Fin.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Relato de amor entre dos jóvenes, vista desde los ojos de una pequeña felina. Basándome en las leyendas japonesa del hilo rojo y el gato de la fortuna; esta historia trata sobre la promesa de dos amantes que juraron reencontrarse, luego de que las vueltas de la vida los separara.

    "Primer relato de suspenso que escribo, la historia trata sobre una mujer que no sabe que hacer con su vida, descuidándose así misma como a su hogar, con un ex marido que la atormenta, con su primo que intenta ayudarla y con su gatita que es su única compañía. Pero todo cambiara cuando herede un extraño vitral que hará salir sus más oscuros pensamientos y tal vez, sea su liberación."

Bajo el seudónimo de; Soledad de Los Ríos, estoy tratando de abrirme paso en el mundo de la literatura, lo que no ha sido fácil pero no significa que me de por vencida. Amo leer y escribir, y espero que las personas puedan disfrutar mis obras.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta